Saltar a: navegación, buscar

Conservatorio Amadeo Roldán

Conservatorio Amadeo Roldán
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba,Bandera de Cuba
Conservatorio amadeoroldann.jpg
Conservatorio Amadeo Roldán: una academia que ha mantenido por décadas su imagen y lucha por elevar la calidad de la docencia y sus resultados en sentido general.
Fundación:2 de octubre de 1903
Tipo de unidad:Centro de Enseñanza
Director/a :Roberto Catalá
País:Cuba,Bandera de Cuba
Sede:La Habana,Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Calle Rastro y la Calzada de Belazcoaín, Cuba

Conservatorio Amadeo Roldán. Prestigiosa institución cubana de formación académica de la música. Ha marcado un hito imborrable en el acontecer de un siglo completo en la enseñanza de la música en Cuba y en la práctica musical de compositores, intérpretes, teóricos y pedagogos musicales.

Surgimiento

Según consta en los documentos y en la tarja alegórica que adorna una de las paredes del vestíbulo interior de la escuela, el centro surgió por iniciativas del primer Alcalde con que contó el municipio de La Habana, el doctor en medicina y patriota cubano, Juan Ramón O’Farrill, quien destinó los fondos necesarios para su construcción y decidió además que el edificio albergara a la Banda Municipal de Conciertos, la que era dirigida por entonces por un afamado músico y ferviente seguidor del proyecto el maestro Guillermo Tomás, nombre que ostenta en la actualidad el conservatorio del municipio capitalino de Guanabacoa. El Conservatorio "Amadeo Roldán" fue inaugurado el 2 de octubre de 1903 como Academia musical "Dr. Juan Ramón O´Farril". Varias calles de La Habana alojaron la Institución: Zanja, Escobar, Reina, Virtudes, Morro y San Lázaro. En 1942 se coloca la primera piedra del actual edificio, en lo más céntrico de la Ciudad de La Habana, Rastro No. 1; inaugurándose en 1943 como Conservatorio Municipal de Música de La Habana. En la historia de la Institución se destacan cuatro etapas significativas, cuando asumen la dirección del plantel Guillermo Tomás (1911), Gonzalo Roig (1927), Amadeo Roldán (1936) y Diego Bonilla (1938).

Características de construcción

En su historia se destaca la arquitectura, premio anual (1944). La fachada neo-clásica sobria y maciza, su tejado criollo, el remate triangular del frontispicio coronado por una lira, el escudo de la Ciudad de La Habana, como una ménsula bajo el balcón, el orden corintio de sus columnas, los arcos del dintel plano y de medio punto de sus galerías y vestíbulo, su interior ecléctico, su exterior manierista, son ejemplo de lo universal mágico en un cuerpo de piedra. En el centro del patio una voluminosa paloma tallada en mármol con la efigie de Amadeo en cobre martillado es el símbolo de un salto cualitativo en la historia, imagen que funde el pasado con el futuro en lo Real Maravilloso del presente.

Personalidades que ejercieron su magisterio

Es importante recordar que prominentes personalidades de la música cubana en el siglo XIX ejercieron brillantemente su magisterio, entre ellos: Esteban Salas, Juan París y Laureano Fuentes, en Santiago de Cuba, así como en La Habana, Nicolás Ruiz Espadero y José White, A este último le cabe el mérito de haber sido profesor del Conservatorio de París. En tanto, en 1885, Hubert de Blanck funda el conservatorio de su propio nombre. Posteriormente otros músicos crearon conservatorios privados en la capital y en el interior.

Fueron conocidos los de Peyrellade, Orbón, Carnicer, Mauri, Dulce María Serret, Raventós y tros. Algunas instituciones privadas que funcionaron en ese periodo se permearon de superficialidad y mercantilismo, utilizando métodos de poco valor pedagógico y musical. Sin embargo, es de justicia destacar que varios centros mantuvieron una dignidad pedagógica para su época, entre ellos, el conservatorio Bach, bajo la dirección de María Muñoz de Quevedo; la Escuela Normal de Música, dirigida por César Pérez Sentenat, el Instituto Margot Díaz Dorticós; el Conservatorio de la Orquesta Filarmónica, creado por Amadeo Roldán en 1932, con una vida académica efímera, pues funcionó dos años; el Conservatorio del Instituto Édison, y algunas otras instituciones.

El maestro José Ardévol, eminente compositor, profesor y promotor musical de altísimo nivel y trayectoria en la cultura cubana, también ilustre pedagogo que ejerció su magisterio en el Conservatorio Municipal, antes y después del triunfo de la Revolución, escribió lo siguiente sobre este centro,
" En 1903 se inauguró en La Habana la Academia Municipal de Música, una escuela práctica instrumental para niños de reconocida pobreza, fundada y dirigida por Tomás, quien también dirigía la Banda Municipal, fue, por espacio de casi sesenta años, nuestro único centro oficial de enseñanza de la música."

Es de todos conocido la importancia de los aportes de muchos profesores eminentes a lo largo de la historia del Conservatorio, además de los anteriormente mencionados se recuerda a maestros ilustres como Isaac Incola, Edgardo Martín, Margot Rojas y otros que harían una relación interminable

Transformaciones de la institución

La academia, como resultado de una importante transformación que tiene efecto en 1935, se convierte en el Conservatorio Municipal de La Habana. Se crean cátedras que, como la Armonía y Composición, y la de Historia de la Música y Estética, dan la medida de un nivel más alto que el que hasta ese momento había tenido. Dirigido por Amadeo Roldán desde 1936 hasta 1938, en que su estado de salud le obliga a dejar el cargo y la enseñanza, la seriedad y amplitud de sus planes de estudio y de los programas de algunas asignaturas, establecía fuerte contraste con la mayoría de los conservatorios privados.
De sus aulas surgió la escuela cubana de composición, formada por discípulos de José Ardévol e inicialmente nucleada en el Grupo de Renovación Musical. Además, se publicó una revista que alcanzó prestigio internacional y, en 1945, se crearon la orquesta( a cargo de Harold Gramatges) y el coro (dirigido por Serafín Pro). En 1963 se crea, dirigida por Manuel Ochoa Ochoa, la Escuela de Canto Coral la cual produce varios directores jóvenes, entre ellos, Carmen Collado López, Digna Guerra y Guido López-Gavilán.

Fuentes