Saltar a: navegación, buscar

Crudismo

Crudismo
Información sobre la plantilla
Crudismo1.jpg
Concepto:Variante de alimentación que incluye el consumo de productos crudos y generalmente sin procesar sean de origen vegetal o animal

Crudismo (alimentación). Es la práctica de consumir alimentos sin cocinar, no procesados y a menudo orgánicos en un porcentaje bastante alto (60-100%) de la dieta.

Características

El crudismo o alimentación crudista es una tendencia de alimentación derivada de las personas vegetarianas o veganas con variantes que incluyen alimentos de su preferencia a y con diferentes formas de preparación.

Más que una dieta, el crudismo o alimentación crudista (raw food) es un estilo de vida. Sus hábitos alimenticios se fundamentan en el consumo de productos crudos, sin procesar y, por lo general, orgánicos.

Obedeciendo al tipo de estilo de vida y efectos deseados, las dietas crudistas pueden incluir una selección de frutas crudas, frutos secos, semillas (incluyendo germinadas), huevos, pescado (incluyendo sashimi), carne (incluyendo carpaccio) y productos lácteos no pasteurizados o no homogeneizados (como leche fresca, queso fresco y yogurt fresco).

Frecuentemente los crudívoros sustentan que cuanto más crudista sea una dieta, más beneficioso es para la salud.

Esta tendencia afirma que consumir alimentos sin ningún tipo de intervención es más saludable y otorga una energía renovada al cuerpo, pues los productos crudos tienen un valor nutricional mayor que los cocinados a más de 49°C.

Igualmente, al conservar su estado natural, las enzimas que ayudan a la digestión permanecen y regulan el metabolismo, evitando enfermedades crónicas y la obesidad. Una típica dieta crudívera está compuesta por 75% de frutas y vegetales, que se complementa con otro tipo de alimentos como algas marinas, semillas, granos y nueces.

Productos como el alcohol, los azúcares refinados y la cafeína no están permitidos dentro de este régimen alimenticio. Como parte de su rutina diaria, las personas suelen deshidratar los vegetales para otorgarle una textura más chocante. Así mismo lo hacen con las frutas para crear diferentes recetas o para conservar por más tiempo la comida.

Elaboración de los alimentos

Numerosos alimentos de la dieta crudívora son simples de preparar debido a que sobreaslen las frutas, ensaladas, nueces, carne y lácticos que muchos no necesitan tiempo de cocción o elaboración . Otros alimentos requieren ser planificados con antelación para poder ser consumidos. Ciertas legumbres y cereales, requieren ser germinados o remojados durante la noche anterior para poder ser digeridos. Para la preparación de recetas crudívoras más sofisticadas, normalmente se utilizarán batidoras, procesadores de comida, licuadoras y deshidratadores.

Dogmas

Los crudívoros mantienen disimiles creencias relacionadas con esta forma de alimentación propia de las experiencias de muchos y las comparan con los alimentos cocinados tales como: 1. Algunos productos crudos como las frutas y las hortalizas son ricos en antioxidantes y por tanto ayudan a retrasar los signos del envejecimiento.

2. Los alimentos crudos contienen enzimas digestivas (amilasas, proteasas y lipasas) que ayudan a la digestión, significando que las propias enzimas del organismo humano pueden trabajar en impedir la regulación de los procesos de metabolismo del cuerpo humano, y que cocinar alimentos sobrepasando los 40-49 grados centígrados degrada o destruye susodichas enzimas en los alimentos. Consumir alimentos sin enzimas provoca una digestión difícil, lo que puede llevar a una toxicidad en el cuerpo y conllevar a un exceso de consumo de productos alimenticios, obesidad y enfermedades crónicas como el síndrome metabólico.

3. Los alimentos crudos contienen bacterias y otros micro-organismos que afectan al sistema inmunitario poblando el tracto digestivo con flora intestinal.

4. Los alimentos crudos tienen un contenido nutricional mayor que los alimentos cocinados. Esto implica que una dieta crudívora ayuda a la pérdida de peso. Adicionalmente, la comida procesada y la comida rápida muy a menudo contienen excitotoxinas que pueden causar excitotoxicidad. Alimentos que contienen aditivos, conservantes y colorantes no son aceptados por los crudívoros.

5. Comer alimentos cocinados puede conllevar la aparición de acidez.

Opiniones

Las opiniones sobre este tema son diversas. Las investigaciones comprueban que las personas que siguen este régimen tienen bajo el colesterol y los triglicéridos.

Así mismo, los niveles de vitamina A y carotenoides son más saludables, los cuales provienen de los vegetales, las frutas y las nueces, y ayudan a la prevención de enfermedades crónicas.

Estudios han confirmado que este tipo de alimentación reduce el riesgo de padecer cáncer de vejiga, pues al cocinar los vegetales se pierden sus isotiocianatos, agentes que alteran las proteínas en las células cancerígenas. De hecho, está comprobado que pocas porciones al mes de estos vegetales crudos reducen el riesgo.

Sin embargo, muestran una importante deficiencia en la vitamina B12, la cual predomina en productos animales, y es fundamental para el desarrollo de los nervios y los glóbulos rojos, cuya carencia puede conducir a la anemia y al deterioro neurológico.

Y como suelen ser personas delgadas, están en riesgo de padecer de baja masa ósea en la columna lumbar y en la cadera. Queda mucho por estudiar al respecto, pero los suplementos alimenticios siempre son una buena solución para mantener un equilibrio fisiológico.

Entonces, si usted disfruta de una vida sana, prefiere una alimentación equilibrada y no tiene problema con suprimir la mayoría de las carnes y lácteos de su dieta, esta puede ser una alternativa. Pero recuerde que debe suplir las deficiencias de ciertos nutrientes vitales para su desarrollo físico y emocional.

Crudismo y nutrición

A pesar de que esta dieta es rica en nutrientes como la fibra, también es baja en grasa, azúcares y otros elementos importantes para una buena nutrición.

Es por eso que los crudívoros deben asegurarse de complementar su alimentación con vitamina B12, calcio, hierro y omega-3, los cuales, por lo general, se encuentran en productos animales.

Por esta razón, la Asociación de Dietistas de América (ADA) ofrece ciertas recomendaciones al respecto: Comer casi el doble de hierro de lo que consumen los no crudíveros o vegetarianos.

Algunas fuentes de este mineral son tofu, legumbres, almendras y marañones.- Consumir por lo menos ocho porciones de alimentos ricos en calcio como el repollo, los granos de soya, el tempeh y el higo.

Incluir en el desayuno cereales ricos en levadura, acompañados con leche fortificada de soya para absorber la vitamina B12.

También se recomienda tomar suplementos de vitamina B12.- Consumir fuentes de omega-3 como linaza, nueces, canola y Aceite de soya.

Beneficios

Una dieta cruda contiene niveles extremadamente bajos de grasa saturada, colesterol y sodio, y es muy rica en fibra, vitaminas y otros nutrientes importantes como el beta-caroteno. Además, según los crudistas este tipo de dieta reduce la ansiedad, aumenta la felicidad y fomenta los vínculos con la naturaleza y nuestro planeta.

Los alimentos crudos contienen enzimas digestivas que ayudan a la digestión. Consumir alimentos sin enzimas provoca una digestión difícil, lo que puede llevar a una toxicidad en el cuerpo y a un exceso de consumo de productos alimenticios, obesidad y enfermedades crónicas.

Estos alimentos tienen un contenido nutricional mayor que los alimentos cocinados, por lo que ayudan a perder peso y combaten enfermedades como la artritis reumatoide y la fibromialgia.

Algunos productos crudos como las frutas y las hortalizas son ricos en antioxidantes y, por tanto, ayudan a retrasar los signos del envejecimiento.

Consejos

Algunos nutricionistas afirman que el crudismo no es más sano que una dieta normal equilibrada, ponderarse por este tipo de alimentación tiene mucho que ver con una opción sobre nuestro estilo de vida (no se trata, por tanto, de un plan temporal para adelgazar). La dieta crudista es muy extremista en muchos aspectos, y requiere de conocimientos sobre nutrición, mucha fuerza de voluntad y un planning detallado para paliar las posibles carencias. Por eso, hay que estar muy bien informado antes de tomar una decisión. Ser crudista es una opción tan válida como cualquier otra.

Fuentes