Saltar a: navegación, buscar

Cruz Roja ( Pedro Betancourt)

Cruz Roja
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Logo Cruz Roja.JPG
Fundación:1943
Tipo de unidad:Salud pública
País:Bandera de Cuba Cuba
Empresa Matriz:Ministerio de Salud
Dirección:Municipio Pedro Betancourt, Matanzas


Cruz Roja (Pedro Betancourt). Desde su creación, esta institución humanitaria se ha mantenido consagrada al noble servicio de socorrer a las victimas y a los enfermos durante las guerras, accidentes, catástrofes y desordenes públicos en tiempo de paz.

Historia

Se fundó internacionalmente en octubre de 1863, con el objetivo esencial de convencer a los Estados de que los heridos y quienes los atienden no deben ser considerados adversarios y merecen protección.

Creación en Cuba

En Cuba la primera Sociedad de la Cruz Roja se crea en la ciudad de Matanzas en junio de 1894 y es disuelta al año siguiente por desavenencias con el régimen colonial español. Constituida la Republica Neocolonial, la organización resurge en Cuba en 1906, y se instituye nuevamente en Matanzas en 1935. De acuerdo a los testimonios de la mayor parte de sus fundadores, la Cruz Roja se oficializa en el municipio Pedro Betancourt en 1943. De este año datan las primeras referencias a esta organización en el territorio, en boletines Nacionales y en la prensa de la época.

En este primer lustro de la década de 1940, la principal fuente de ingresos en este municipio matancero era la industria azucarera. Molían en la zona los centrales Cuba y Dolores. Se cultivaban además cereales significativas la producción de arroz y legumbres. El Censo de Población y Viviendas efectuado en 1943 arrojó que Pedro Betancourt contaba con 18 637 habitantes distribuidos en 9 barrios. Ejercía entonces la alcaldía Florentino Ibaceta Barranco, del Partido Liberal, por la Coalición Socialista Popular.

El Partido Comunista se había incrementado considerablemente en el territorio. En la esfera social, el pueblo contaba con dos cine-teatros y en 1941 se había fundado una Escuela Primaria Superior se gestaba entonces la Liga de Béisbol Amateur de Pedro Betancourt. También fue fundada la Unidad Clínica, primera clínica privada. No obstante este aparente florecimiento económico y sociocultural, la condiciones de vida de la población estaban supeditadas a los males de la época: predominaban el desempleo, el juego, la prostitución, la insalubridad y otros flagelos, y frecuentemente se desataban epidemias.

Presencia en el municipio

En los primeros meses de 1943 azota a Pedro Betancourt una gran epidemia de tifus, originada por la contaminación de las aguas de los pozos. Fue precisamente este flagelo el que generó la creación de la Cruz Roja en la localidad. La fundación tuvo lugar en la Casa del Doctor Ángel Emilio Aguiar Santamaría el que ocupo el cargo de jefe máximo y contó además con la presencia de los Doctores José Daniel Urrutia y Everardo Borges, así como del maestro Enrique Pérez Giorla y el ingeniero Servando Carrillo Álvarez quienes estuvieron a su cargo la organización de la institución sanitaria. A la Brigada de la Cruz Roja betancourense le correspondió nacionalmente el número 27. Se crearon pequeñas brigadas dentro de la misma y un Comité de Damas. Los primeros brigadista recibieron adiestramiento mediante marchas y clases de primeros auxilios. Gradualmente aumentó el número de miembros.

Primeras actividades

Entre las primeras actividades de la Cruz Roja en Pedro Betancourt estuvo la vacunación contra el tifus para lo que se establecieron tres pueblos sanitarios, en los que fueron inmunizadas más de 600 personas. Así se logró dominar la epidemia. La organización radicaba en el domicilio del Doctor Aguiar quien a finales de la década de 1940 dono un terreno de su propiedad en la calle Luchana entre Sol y Martí para la construcción del edificio de la Cruz Roja. La obra fue iniciada alrededor de 1950 con el esfuerzo de los propios miembros. Los fondos para la misma se ampliaron mediante funciones benéficas en los cine-teatros de la localidad, colectas públicas y verbenas populares.

Integrantes

Entre los integrantes de la Cruz Roja existían grados similares a los militares: Comandante, Capitán, Teniente, Sargento, Cabo y Soldado, este último destinado a los camilleros. Los grados estaban limitados al sexo masculino, las mujeres nada más podían ocupar el cargo de Jefa de Brigada. Solo ostentó el grado de Comandante en Pedro Betancourt el Doctor Emilio Aguiar.

Entre las actividades realizadas por la Cruz Roja en este territorio antes del triunfo revolucionario, se destacan los cursos de adiestramiento recibidos por sus miembros, el trabajo profiláctico con la población en cuanto a medidas de carácter sanitario, la atención medica a los niños de las familias más humildes, las donaciones de sangre (de donante a paciente) y la atención directa a heridos y evacuados al producirse huracanes, inundaciones e incendios.

El sostenimiento económico de la organización se llevaba a cabo mediante el aporte mensual de lo miembros. Anualmente se celebraba el 8 de mayo el Día de la Cruz Roja, fecha en la cual se realizaban colectas en las calles y a la entrada de las principales vías de comunicación. La Cruz Roja también participaba en las colectas de Liga Contra el Cáncer y la Liga contra la Ceguera.

La Cruz Roja con La Revolución

El 1 de enero de 1959 se abren nuevos horizontes para Cruz Roja Cubana a través de los planes de salud pública llevados a cabo por la Revolución. Las campañas de vacunación masivas, higienización de barrios insalubres, la creación de Brigadas Sanitarias y el enfrentamiento a las agresiones enemigas, son algunas de las labores que asume la organización a partir de entonces. La Cruz Roja en este territorio mantuvo su edificio hasta 1974, año en que se trasladó hacia allí la Clínica Estomatóloga General Pedro Betancourt. El instrumental fue en una pequeña habitación de la Policlínica Dr. Cesáreo Sánchez Gómez, en la que se habilitaron además camas para los choferes de la ambulancia que seria administrada por la organización. Allí se mantuvo la Cruz Roja hasta obtener un nuevo local en la década de 1990.

La labor de adiestramiento se intensificó a través de cursos teórico- prácticos, impartidos por miembros fundadores y médicos. Estos cursos, además de primeros auxilios, incluían la preparación para tiempos de guerra. Se instituyeron también estas vías de entrenamiento por parte de los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas.

Entre las principales labores llevadas a cabo por la Cruz Roja betancourense en el periodo revolucionario se destacan las campañas de vacunación antipoliomielítica y el auxilio a las victimas de catástrofes tales como el incendio de grandes proporciones ocurrido el 14 de marzo de 1960 y las frecuentes inundaciones en la zona sur del municipio en épocas lluviosas.

Miembros de la organización prestaron servicios en las localidades orientales afectadas por el huracán Flora en octubre de 1963 y en la atención a heridos al producirse la agresión mercenaria por Playa Girón. A medidas de la década de 1960 se fundan las brigadas Estudiantiles de la Cruz Roja, integradas por estudiantes de la enseñanza Secundaria Básica, quienes recibieron cursos de adiestramiento y demostraron sus habilidades frente a brigadistas de otras localidades. La creación de las Brigadas Sanitarias fue un paso de singular importancia para el funcionamiento de la Cruz Roja en esta etapa. Integradas por trabajadores de la salud y de otros organismo, se destacan en las citaciones para la realización de pruebas citológica, las visitas a embarazadas y niños pequeños y, en general, en el apoyo a los programas de salud. Singular resulta la ayuda brindada en las campañas para contrarrestar las epidemias de dengue y conjuntivitis hemorrágica, en las que se establecieron pequeños hospitales de las zonas rurales.

Alrededor de 1990 la Cruz Roja adquiere su estructura actual. Sus objetivos se basan en los principios fundamentales de la organización a escala mundial. Está supeditada a una Dirección Provincial y esta a su vez a la Dirección Nacional. Cuenta con un equipamiento adecuado y la integran brigadas entre las que se destaca el grupo de intervención en caso de desastre. Están formados también el Consejo Municipal y los Consejos Municipales de veteranos y de la Cruz Roja juvenil. La labor se distribuye en doce frentes atendido por dos por dos activistas. Como organización sanitaria, la Cruz Roja continúa su noble función humanitaria al servicio del pueblo.

Colección de piezas

Entre las primeras colecciones que se forman en el Museo Municipal Gustavo González Pérez, de Pedro Betancourt, luego de su fundación el 29 de junio de 1982, se encuentra la de piezas vinculadas a la Cruz Roja en el territorio, donadas por miembros de la organización en diferentes etapas de su historia. Con el paso del tiempo, esta se enriqueció a través de los planes de rescate y donaciones espontáneas, hasta alcanzar un total de 31 piezas.

Fuente

  • Archivos del Museo Municipal Gustavo González Pérez.