Saltar a: navegación, buscar

Diego de Landa

Diego de Landa
Información sobre la plantilla
Obispo de la Iglesia católica
1572 - 1579
Diego Landa Obispo.jpg
Información personal
Nombre religiosoFray Diego de Landa
TítulosObispo de Mérida
Nacimiento12 de noviembre de 1524
Cifuentes, Guadalajara, Bandera de España España
Fallecimiento1579
Mérida, Yucatán, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
ProfesiónEclesiástico y cronista
Alma máterSan Juan de los Reyes de Toledo (Monasterio)

Diego de Landa. Eclesiástico español, obispo y cronista de Yucatán.

Síntesis biográfica

Nació en Cifuentes, Guadalajara, España, el 12 de noviembre de 1524. Fue uno de los primeros franciscanos que laboró en la conversión de los mayas. Autor directo del Auto de Fe de Maní, Yucatán en 1562, con la quema de múltiples códices, la destrucción de ídolos y castigos escarmentadotes a varios "caciques” mayas, así como la imposición de multas en nueces de Cacao. No obstante, su "Relación de las cosas de Yucatán”, le ha servido a muchos estudiosos para comprender la civilización maya.

Estudios y apostolado

A los 17 años ingresó en el Monasterio de San Juan de los Reyes de Toledo y fue uno de los primeros frailes franciscanos que viajó a la península de Yucatán, en donde trabajó intensamente durante tres décadas en la evangelización de los nativos mayas. Ordenado ya de sacerdote, llegó a Yucatán en 1549. Tres años después fue nombrado guardián del convento de Izamal, así como luego custodio de la provincia, guardián del convento de Mérida, provincial de los franciscanos en Yucatán y obispo de dicha diócesis en 1572. Fue consagrado como obispo de Yucatán en ese mismo año de 1572.

Diego de Landa encontró algunas similitudes entre el cristianismo y la religión maya en el aspecto de los ritos sagrados que consistían en sacrificios humanos y ofrendas de sangre lo que se relacionaba, según Landa, con el carácter del sacrificio en la figura de Cristo el cual había dado su vida por la humanidad. Como parte de su labor evangelizadora llevó a Yucatán, desde Guatemala, dos imágenes de la Inmaculada Concepción.

Una estaba destinada al Convento Grande de San Francisco en Mérida y la otra al de San Bernardino de Siena en Valladolid, aunque debido a sucesos considerados como milagrosos decidió que la segunda imagen se quedara en el convento de San Antonio de Papua en Izamal, lugar por el que sentía un gran afecto. En la actualidad dicha imagen es considerada Reina y Patrona de Yucatán. En memoria de su labor en beneficio de los izamaleños se le ha erigido una estatua en bronce a un costado del convento.

Trayectoria

Auto de Fe en la época medieval.
En América, la Inquisición Española se estableció en Lima (hoy capital del Perú) en 1570 y en la ciudad de México en 1571. Cada dos o tres años tenía lugar un auto de fe para dramatizar lo infamante de ciertas ofensas; se levantaban tribunas en las plazas centrales de ambas ciudades y acudía el virrey y otros altos cargos oficiales. La Inquisición en América fue menos perseguidora que en Europa occidental.

Debido a la reticencia de los mayas para aceptar la fe católica y para abandonar sus propios rituales religiosos, en junio de 1562, Landa mando detener a los gobernantes de Pencuyut, Tekit, Tikunché, Hunacté, Maní, Tekax, Oxkutzcab y otros lugares, entre ellos a Francisco Montejo Xiu, Diego Uz, Francisco Pacab, y Juan Pech, quienes fueron escarmentados. El 12 de julio de 1562, del calendario Juliano, se realizó el Auto de fe de Maní. En el Auto se destruyeron 5000 ídolos de distintas formas y tamaños; 13 altares de piedras; 27 códices de piel de venado; 197 vasos o vasijas de diferentes dimensiones. Las palabras de Landa fueron:

"Hallámosles gran número de libros de estas sus letras, y porque no tenían cosa en que no hubiese superstición y falsedades del demonio, se los quemamos todos, lo cual sentían a maravilla y les daba pena".

Se calcula que incineraron el equivalente a toneladas de libros, los cuales poseían registros escritos de todos los aspectos de la civilización maya. Aunque Sylvanus G. Morley plantea que Landa destruyó 191 ídolos, 27 códices y 14 templos. Además de los ya mencionados retuvo como rehenes a 127 mujeres y varios hombres, los cuales tuvieron que pagar 45 nueces cada uno por su libertad. En esos momentos las nueces de cacao se cotizaban a 437 por un maravedí de oro; aunque en 1553 el precio de 20 granos de cacao era de 1/5 de Real. Algunos cuentan que se obtuvieron 125 000 almendras de cacao con una ganancia 4 540 pesos oro.

El evento tuvo otras repercusiones internas, además realmente no se evitó el paganismo y la herejía, pues los indígenas comenzar a sincretizar sus creencias. Por una parte los mayas idearon sus propios medios para preservar sus cultos ancestrales, pero él fue criticado por los mismos colonos españoles quienes argumentaron que en lugar de doctrina, los indios recibían miserables tormentos, esta noticia llegó hasta Felipe II, por lo que en abril de 1563, Landa tuvo que viajar a España para presentar su propia defensa.

Aporte a la cultura maya

Facsímile de una de las páginas de manuscrito de la Relación de las cosas de Yucatán.

En su madurez se dedicó al estudio de la cultura maya, quizás para tratar de recuperar la valiosa información que había destruido en su época de inquisidor. Logró recuperar una gran cantidad de información sobre la historia, el modo de vida, las creencias religiosas de los mayas, también logró entender el sistema vigesimal de las matemáticas y el calendario de esta civilización.

Escribió Relación de las cosas de Yucatán hacia 1566, su obra es clave para entender el mundo maya de la época de la conquista. En su obra escribe de los Mayas y su historia, finalizando con una crónica del descubrimiento de aquellas tierras y la conquista española. Su obra ha sido base, para los investigadores e historiadores de la cultura maya. El investigador ruso Yuri Knórosov encontró en dicha Relación una "piedra roseta" para el desciframiento de la escritura maya.

Muerte

Muere en año de 1579 en la propia ciudad de Mérida, en Yucatán varios años antes de que se rindieran los últimos mayas en Tayasal, y unos años antes de que se implementara el Calendario Gregoriano. Esto último ha obligado a los estudiosos a tener esto en cuenta a la hora de hacer las correlaciones con sus relatos.

Fuentes

  • Landa, Diego de: "Relación de las cosas de Yucatán" (1566). Editorial Dastin, con introducción de Gómez, Raquel (2003) ISBN 84-492-0363-5
  • Landa, Diego de: "Relación de las cosas de Yucatán". Mérida 1938.
  • Morley, Sylvanus G.: La civilización Maya. Fondo de Cultura Económica. 6ta edición, México, 1961.
  • Oroza Díaz, Jaime: Historia de Yucatán, Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, Yucatán, 1984, ISBN 968-6160-00-0.