Dismenorrea

Dismenorrea
Información sobre la plantilla
Images2.jpeg
Dismenorrea.jpg

Dismenorrea. Dolor con la regla o dolor menstrual.Se le conoce con este nombre ya que la palabra es del griego antiguo y significa menstruación dolorosa.

Nombres alternativos

Dismenorrea; Períodos dolorosos; Cólicos menstruales; Cólicos con la menstruación; Menstruación dolorosa; Dolor menstrual

Características

Se caracteriza por el dolor abdominal o pélvico intenso el cual aparece pocos días antes de la menstruación o coincidiendo con ésta. Se calcula que en México entre el 25% y 50% de las mujeres lo padecen.

La intensidad del mismo varía de acuerdo a cada persona.

La dismenorrea puede ser no sólo un dolor aislado sino un conjunto de síntomas el cual involucra otros padecimientos tales como: vómito, dolor de piernas, náuseas, dolor de cabeza, mareo, ansiedad, depresión irritabilidad e inflamación.

En las mujeres que lo padecen frecuentemente puede llegar a convertirse en un deterioro del estado tanto físico como psíquico. Ésta puede ser primaria o secundaria, dependiendo del tiempo de aparición de la misma.

La dismenorrea primaria puede presentarse en el 30 al 50% de las mujeres y las hijas de éstas con este padecimiento son propensas a desarrollarla, aunque no siempre.

La dismenorrea secundaria parece con mayor frecuencia en mujeres fumadoras, por beber alcohol durante la menstruación, por el exceso de peso y por el inicio temprano (11 años) de las reglas (menarquia).

Síntomas

No sólo se caracteriza por dolor abdominal si no que se acompaña de calambres en la parte baja del abdomen, dolor en la parte baja de la espalda y dolor radiado hacia las piernas. Además se pueden presentar náuseas, vómitos, diarreas, debilidad, desmayos, dolores de cabeza y malestar en general.

Clasificación

Se clasifica en amenorrea primaria y amenorrea secundaria.

  • Dismenorrea primaria: dolor pelviano difuso bilateral supra púbico que se inicia al comienzo de la menstruación pudiendo mantenerse durante horas o días, en ocasiones se acompaña de nauseas, vómitos, diarreas, cefaleas, nerviosismo, dorsalgia, calambres o flojeras en miembros inferiores, vértigos y puede llevar a la pérdida del conocimiento.

Generalmente no hay patología pélvica demostrable y se presenta posterior a los 6 meses de la menarca, cuando ya los ciclos son ovulatorios y el examen físico es negativo. Es una condición crónica recurrente y puede mejorar después del parto ó posterior a los 40 años.

  • Dismenorrea secundaria: responde a una patología pélvica existente, su comienzo ocurre varios años después de la menarquia y el dolor está presente antes de iniciar la menstruación.

Causas

Los períodos menstruales dolorosos se clasifican en dos grupos, según la causa:

  • Dismenorrea primaria
  • Dismenorrea secundaria

La dismenorrea primaria se refiere al dolor menstrual que ocurre más o menos hacia el momento cuando apenas comienzan los períodos menstruales en mujeres por lo demás sanas. Este tipo de dolor por lo general no está relacionado con problemas específicos en el útero u otros órganos pélvicos. Se piensa que el aumento de la actividad de la hormona prostaglandina, la cual se produce en el útero, juega un papel en esta afección.

La dismenorrea secundaria es el dolor menstrual que se desarrolla posteriormente, en mujeres que han tenido períodos normales y, con frecuencia, está relacionada con problemas en el útero u otros órganos pélvicos, como:

Escalas para determinar la intensidad del dolor

Se han propuestos diferentes escalas para determinar la intensidad del dolor. Inicialmente creada por Aldresch y Milson basada en la frecuencia e intensidad del dolor y sobre todo si el dolor permite o no el desarrollo de sus actividades diarias:

  • Dismenorrea Leve: Presencia de cólicos presentes no interfiere con las actividades.
  • Dismenorrea Moderada: Presencia de cólicos intensos sin interferir con las actividades.
  • Dismenorrea Severa: Presencia de cólicos intensos pero con interrupción de las actividades diarias.

Diagnóstico

El diagnóstico comienza con la evaluación de los antecedentes médicos por parte del ginecólogo y con un examen físico completo que incluye un tacto vaginal.

Sólo se puede estar seguro del diagnóstico de dismenorrea cuando el médico descarta otros trastornos menstruales, cuadros clínicos o medicamentos que podrían estar causando o agravando la patología. Además, los procedimientos para el diagnóstico de la dismenorrea pueden incluir:

  • Ecografía (También llamada sonografía.) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM) - procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.
  • Laparoscopía - procedimiento de cirugía menor en el cual se inserta un laparoscopio, tubo pequeño con una lente y una luz, dentro de una incisión en la pared abdominal. Utilizando el laparoscopio para ver dentro del área pélvica y abdominal, el médico con frecuencia puede detectar crecimientos anormales.
  • Histeroscopía - examen visual del canal cervical y del interior del útero usando un instrumento para ver (histeroscopio), insertado a través de la vagina.

Tratamiento

El tratamiento específico para la dismenorrea será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la causa del trastorno (primaria o secundaria)
  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

El consejo de su médico sobre los síntomas puede aumentar su entendimiento y llevarle a practicar actividades para el control del estrés.

Otros posibles protocolos de tratamiento para manejar los síntomas de la dismenorrea en las mujeres jóvenes incluyen:

  • inhibidores de la prostaglandina, es decir, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (su sigla en inglés es NSAID), como la aspirina o el ibuprofeno, para reducir el dolor
  • acetaminofén
  • anticonceptivos orales (inhibidores de la ovulación)
  • progesterona (tratamiento hormonal)
  • modificaciones en la dieta (para aumentar el consumo de proteínas y disminuir el de azúcar y cafeína)
  • suplementos vitamínicos
  • ejercicio regular
  • almohadilla térmica sobre el abdomen
  • baño o ducha caliente
  • masaje abdominal

Fuentes