Saltar a: navegación, buscar

Dulce María Serret

Dulce María Serret
Información sobre la plantilla
NombreDulce María Serret Danger
Nacimiento12 de septiembre de 1898
ciudad de Santiago de Cuba,
Cuba (colonia de Estados Unidos) 
Fallecimiento30 de mayo de 1989
ciudad de La Habana,
República de Cuba Bandera de Cuba
TítuloGraduada en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid.
PremiosMedalla por la Cultura Cubana

Dulce María Serret Danger (Santiago de Cuba, 12 de septiembre de 1898 - La Habana, 30 de mayo de 1989). Pianista laureada en el extranjero y educadora en la música de Santiago de Cuba posee una secular tradición en la cultura, de la que viven orgullosos sus pobladores. En la historia de nombres famosos, se inscribe el de esta mujer que entregó parte de sus ochenta años vividos al arte.

Síntesis biográfica

Desde temprana edad demostró gusto y habilidades por la música. Gustavo Rogel y Ramón Figueroa, fueron los profesores que le enseñaron los primeros conocimientos musicales.

Formación musical

Su formación musical se inició en Santiago de Cuba, cuando sólo tenía 9 años, fue recomendada por el profesor camagüeyano José Marín Varona, para ingresar en el Conservatorio Nacional de Música de La Habana, institución fundada por el prestigioso compositor y pianista holandés, Hubert de Blanck, quien dirigió el talento de Dulce María.

En el año 1915, el Ayuntamiento de la capital otorga a la joven santiaguera una beca para continuar estudios en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid. Dos años después, ya graduada ofreció un recital ante los reyes de España.

Actividades profesionales

Sus actividades profesionales se extienden por toda la península ibérica, actuando en grandes escenarios y en ciudades importantes.

En 1920, con sólo 22 años, se traslada a Francia, allí se dirige a la Schola Cantorum Gran Templo de la Música francesa, trabaja el romanticismo, la música antigua y la de los grandes contemporáneos. Dulce María Serret Danger pertenece a la Maison de L'Amerique Latine y a distinguidas sociedades latinoamericanas radicadas en París.

Ha sido siempre una entusiasta defensora y divulgadora de la música cubana, pues los años de ausencia que ha permanecido en el extranjero sólo le han servido, desde el punto de vista de su patriotismo, para exaltar su amor al terruño, tomando parte en todas las fiestas celebradas en honor de Cuba y de los cubanos.

Testigo de los innumerables triunfos de Dulce María en la capital de Francia ha sido el ilustre Ministro, el doctor Rafael Martínez Ortiz, quien conoce la alta estimación que disfruta la gran pianista en aquel ambiente artístico.

Para Mayo de 1926, Dulce María Serret regresa a Cuba llena de gloria y de éxitos y debuta ofreciendo un brillante concierto en el Teatro Nacional de La Habana, el 15 de julio actúa en el Teatro Oriente de su ciudad natal, junto a su hermano Antonio Serret.

Su llegada a Santiago de Cuba, estremeció a intelectuales y políticos del territorio, lo que da lugar a la fundación del Conservatorio, cuya dirección recayó en Dulce y fue considerado el centro más importante de su época, aquí se presentaron conciertos, recitales y conferencias.

Su labor de tantos años ha sido una labor fructífera, pues ella ha sabido aquilatar los ocultos tesoros del arte pianístico, y muestra orgullosa su interesante personalidad musical, en la que, sin dudas de ningún género, han influido las doctrinas de sus educadores y su temperamento tropical.

Responsabilidades

Fue directora del Conservatorio Provincial, y maestra de notables músicos. El gran maestro Harold Gramatges, integró la primera graduación del Conservatorio y fue el alumno preferido de Dulce María, tal es así, que a ambas personalidades le fue impuesta la Medalla por la Cultura Cubana y a petición de la pedagoga, el músico se situó a su lado para recibir la condecoración.

Luego de estudiar con Hubert de Blanck y perfeccionarse en París y Madrid donde desarrolló una labor concertística, organizó la enseñanza del piano en la ciudad de Santiago de Cuba, a partir de 1927, al frente del Conservatorio Provincial de Oriente hoy Conservatorio Esteban Salas, en Santiago de Cuba.

Muerte

La destacada pianista falleció el 30 de mayo de 1989, y como digno homenaje a ella, que dedicó casi toda su vida a la enseñanza de la música, la Asociación de Pedagogos de Cuba en la provincia, creó la cátedra que lleva su nombre.

La Cátedra Dulce María Serret, está presidida por la licenciada Mercy Bosch Ramírez, quien se ha dedicado al estudio de la vida y obra de la ilustre maestra.

En el acto de fundación de la cátedra, participó Harold Gramatges y al usar de la palabra expresó "gran regocijo por considerarlo un reconocimiento a una figura insigne la cultura nacional". Agradeció también, el que se le nombrara Presidente de Honor, pues consideró que: "Dulce María también lo hubiera elegido para presidirla". Las cualidades salientes de esta excelsa pianista, que pudiera decirse que es una intérprete de la nueva escuela francesa, son una técnica extraordinaria, una gran sonoridad y una brillantez poco comunes.

Fuentes

  • Trabajo sobre Dulce María Serret de Mercy Bosch Ramírez.
  • Entrevista a Calixto Cardona-Madrirán, representante de la Agencia Cubana, miembro de la Comisión de Música de la UNEAC y representante del Rincón del Bolero.
  • Entrevista a María del Carmen González Puig, profesora docente de solfeo de la escuela Lauro Fuentes.
  • Entrevista a la licenciada Gisela Coronel Moreno, de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Frank País García