Saltar a: navegación, buscar

Ebbó

Ebbó
Información sobre la plantilla
Ebbó.jpg
Concepto:Rituales propiciatorios

Ebbó. Trabajo de santería, ceremonia que puede ser de ofrenda o de sacrificio o de purificación. Los ebbós son para refrescar, cumplimentar, enamorar a los orishas en las cuestiones más sencillas, desde un baño con flores y yerbas hasta poner dulces a las deidades. Este trabajo va dirigido al bien y no es compromisorio.

Características generales

Los ebbos o limpiezas rituales son prácticas propiciatorias más comunes de las religiones afrocubanas. Tiene innumerables formas y procedimientos, en correspondencia con sus objetivos.

Los hay para reforzar o mejorar la salud física o espiritual, obtener una promoción social o económica, eludir el brazo de la justicia, evitar un desenlace funesto en las relaciones amorosas o interpersonales e incluso conseguir el auxilio de los dioses en el desenvolvimiento feliz de cualquier acontecimiento. Así, hasta alcanzar a cualquier hecho de la vida que tenga una significación importante para el practicante o los que acuden a los servicios de estas religiones. Necesariamente no se tiene que estar iniciado en la religión para realizarlo.

Cuando un animal es sacrificado en La Regla Lucumí es hecho ante todo con el máximo respeto. Respeto por el Orisha al que se le ofrece el sacrificio de esta vida y respeto por la pequeña ave cuya vida es tomada para vivir mejor. Se debe cuidar bien al animal porque es propiedad del orisha. De hecho, algunas veces el orisha dirá que el animal no debe morir, sino vivir con la persona, y el orisha espera que ese animal como suyo, sea bien cuidado y mimado.

Al comienzo del sacrificio, cuando se trae el animal, hay una canción y acción que se interpreta en reconocimiento que un día las vidas serán tomadas de súbito de manera parecida a la de los animales. En este sentido la religión difiere muy poco a la de los indígenas americanos. En esto hay un respeto por toda vida, y un respeto por la muerte.

Después del sacrificio, si el animal no fue utilizado para limpiar a la persona de enfermedad o infortunio, es comido por todos los participantes. Si por lo contrario, fue utilizado para limpieza, el animal se lleva al lugar que el orisha solicite para completar el ofrecimiento. Este animal no debe ser comido porque se estaría comiendo la enfermedad o el infortunio que fue removido de esa persona.

Así sea el ebbó algo tan sencillo como una manzana o un pequeño pollo, siempre debe ser ofrecido con las dos manos y un corazón abierto.

Elementos usados

Los elementos que se utilizan son igualmente variables en dependencia del asunto que se quiera resolver y tan disimiles como la naturaleza y los resultados del trabajo del hombre puedan aportar.

De acuerdo al fin que se desea obtener, se emplean: semillas, plantas, raíces, agua (de río, de mar, de pozo), aves, animales domésticos o salvajes, velas, frutas, tejidos, miel de abejas, manjares de variada elaboración, billetes y monedas, implementos mecánicos, osamentas, entre otros.

Procedimientos

El procedimiento es también variado, lo mismo se reduce a un pase del objeto en cuestión por el cuerpo, en este caso para que armonice las variaciones del individuo o aleje las influencias nefastas, o la ofrenda a determinados orishas de sus alimentos de preferencia o la sangre de los animales que le están consagrados, los cuales, si es aconsejado por el oráculo, comerán después bajo determinadas recetas culinarias los adeptos o neófitos reunidos. Este ritual también se realiza como acción de gracias cuando ha sido concedida satisfactoriamente una solicitud.

Los sacrificios humanos fueron prácticas desterradas de estos cultos aún desde la época en que todavía no habían salido de África.

Fuentes