Saltar a: navegación, buscar

El Gallo de Morón

Gallo de Morón
Información sobre la plantilla
Gallo de Moron.jpg
Datos Generales
País:Bandera de Cuba Cuba
Localización:Morón

El Gallo de Morón. Monumento de bronce, símbolo significativo de la ciudad de Morón, ubicada en la provincia Ciego de Ávila.

Tradición del gallo

Desde el Siglo XVIII la tradición del gallo se trasladó a la ciudad de Morón por existir en este territorio un fuerte núcleo poblacional de origen español.

Es cierto que desde las primeras generaciones de moronenses, el gallo se convirtió en un símbolo del pueblo, aunque la tradición evolucionó porque este fue concebido siempre como un gallo con plumas, diferenciándose así de su abuelo nostálgico de Andalucía.

Esta tradición prendió rápidamente en el sentimiento popular, y Morón comenzó a conocerse, primero como la "Tierra del Gallo" y después como la "Ciudad del Gallo".

Sentimiento legítimo

A mediados de la década del 50 surge la idea calorizada por los doctores Augusto Venegas Muíñas y Benito Llanes Recino, este último periodista, abogado, Profesor del Instituto de Segunda Enseñanza e Historiador de la Ciudad, de erigir un monumento al Gallo. Esta idea fue respaldada por algunas instituciones de las existentes en aquel momento y por el pueblo.

Aprovechando este sentimiento legítimo de los moronenses hacia su símbolo, los politiqueros de la época se apropiaron de la idea y concibieron la construcción del monumento. Buscaron al escultor y al resto del personal técnico y acometieron la obra, la cual fue inaugurada el 11 de septiembre de 1955 por el propio Presidente de la República, Fulgencio Batista, convirtiéndose aquel acto en uno de los tantos que efectuaban los politiqueros para ganarse el voto popular.

Intensas polémicas

En los meses posteriores al Triunfo de la Revolución Cubana, un oficial del Ejército Rebelde, destacado en esta ciudad, para desahogar sus frustraciones personales de poder, tomó como pretexto la participación que había tenido la tiranía la colocación del gallo, y en la madrugada del 6 de febrero de 1960, acompañado de otras personas, arrancó el monumento, depositándolo en la vía pública frente al Ayuntamiento Municipal.

Al siguiente día un numerosos grupo de pobladores tomaron el símbolo y lo colocaron nuevamente en su pedestal, organizándose una enorme manifestación de protesta. Como consecuencia de lo ocurrido anteriormente, y debido a la inmadurez política existente entonces, se identificó por algunos el símbolo del Gallo como representativo de la odiosa dictadura, por lo que un grupo de personas residentes en poblados aledaños e instados por algunos moronenses confundidos y resentidos, lo derribaron nuevamente, esta vez destruyéndolo para que el pueblo no lo pudiera volver a colocar en su sitio.

Alrededor del hecho se suscitaron intensas polémicas, las cuales llegaron, incluso, al conocimiento del comandante en jefe, Fidel Castro. Se comenzó a construir otro gallo, pero este no pasó de la intención, puesto que jamás llegó a concluirse.

Nuevamente en su pedestal

A casi veinte años de los hechos referidos, el escritor e historiador moronense Larry Morales, complaciendo una solicitud personal de la inolvidable Celia Sánchez Manduley, realizó una investigación profunda acerca del símbolo popular desde sus ancestros en España, la cual culminó en un libro. Esta investigación sacó a relucir nuevamente el tema del gallo, el que ya se había convertido en un imposible, en una especie de tabú.

En la Octava Sesión Ordinaria del Segundo Período de Mandato de la Asamblea Municipal del Poder Popular, efectuada el 1 de marzo de 1981, y a propuesta del delegado José Manuel Hernández, se aprobó por unanimidad el acuerdo No.114, el que aprobaba la creación de una comisión para la reposición del Gallo de Morón.

El símbolo fue colocado nuevamente en su pedestal, pero esta vez materializado en una hermosa escultura de los autores Rita Longa y Armando Alonso (autor este último del primer gallo).

Origen de la frase

Durante el Siglo XVI existían serios problemas de orden público en Morón de la Frontera. Las rivalidades políticas y el nombramientos de autoridades provocaban disturbios. Se cometían innumerables abusos con los moronenses por parte de jueces y receptores que despojaban a muchos de sus haciendas, llevándolos presos y cobrándoles altas contribuciones.

Uno de esos funcionarios que llegó a Morón cuando las pasiones estaban más caldeadas, comenzó a tratar a muchos con groserías y a decir:

allí no había más gallo que él”.

Por tanto repetir esa amenaza, la población le puso El Gallo de Morón.

Cansado ya de tantos abusos, un día los vecinos sacaron a este individuo a las afueras de la población, le quitaron la ropa, dejándole solamente la camisa, y con unas flexibles varas le propinaron una tremenda paliza. Esto dio motivo a que los cantadores andaluces perpetuaran el hecho en una simpática coplilla que decía:

"Anda, que te vas quedando como el Gallo de Morón sin plumas y cacareando en la mejor ocasión".

Luego los pobladores de Morón de la Frontera le erigieron un monumento a este gallo implume, en homenaje a la actitud y a la valentía de los que propinaron tal lección a los arrogantes cobradores de impuestos o comendadores. El Gallo de Morón de la Frontera, ha devenido en un verdadero símbolo popular, el cual se puede apreciar en el Paseo de la Peña.


Entre los cubanos es popular la frase:"se quedo como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando". Muchos piensan que se trata de un famoso gallo originario en Morón, Provincia de Ciego de Ávila, Cuba. Pues bien, la historia es que el Gallo de Morón ni era un gallo, ni era de Morón, ni tuvo que ver con Cuba. Se trata de una leyenda del siglo XVI, cuando el recaudador de impuestos de Granada se presentó en Morón de la Frontera (Sevilla) a ejercer su oficio. Como el sujeto tenía aspecto de matón y forma de actuar muy grosera se le bautizo como el Gallo de Morón. Los moronenses se hartaron de los desplantes de aquel gallo y un buen día le atizaron una tunda de palos tan contundente que éste tuvo que marcharse de Morón sin atreverse a volver por más impuestos. De ese episodio surgió una copla popular que decía: "Anda que te vas quedando / como el Gallo de Morón / sin plumas y cacareando / en la mejor ocasión". En Cuba, en la ciudad de Morón, provincia de Ciego de Ávila, el gallo es también su símbolo, y en el medio del pueblo un monumento así lo atestigua.

Fuentes

Enlaces externos