Saltar a: navegación, buscar

Erelio Martínez García

Erelio Martínez García
Información sobre la plantilla
Erelio.jpg
Pastor de la Iglesia Cristiana Reformada en Matanzas
Nacimiento20 de octubre de 1926
Ciénaga de Zapata, Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento15 de enero del 2005
Colón, Matanzas, Bandera de Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónPastor de la Iglesia Cristiana Reformada en Matanzas
CónyugeSara Lima González
HijosObed Erelio y Loida

Erelio Martínez García. Pastor de la Iglesia Cristiana Reformada en Matanzas. Alternó sus funciones de Presidente con el trabajo directo como pastor en las comunidades de base, lo cual le confirió el sobrenombre de “el pastor del pueblo”. Especial importancia concedió a la evangelización en lugares apartados de la Ciénaga de Zapata y otros, como El Estante, en el municipio de Unión de Reyes donde construyó un magnífico templo.

Síntesis biográfica

Nacimiento

Nació en la Ciénaga de Zapata, el 20 de octubre de 1926. Hijo de una familia muy pobre.

Ámbito social

A los siete años se mudó para el poblado de Torriente donde comenzó a alternar su trabajo con los primeros pasos de lo que sería su larga carrera como humanista y cristiano, al cuidado de “la señora María”, como era conocida esta pedagoga en la humilde Escuela Pública de aquel lugar.

Trayectoria Laboral

Comenzó a trabajar desde bien pequeño en las labores a las que se dedicaba su padre, cortando leña para la fabricación del carbón que era la actividad propia de aquella zona.

Estudios

En septiembre de 1956 ingresa en el Seminario Evangélico “Los Pinos Nuevos”, en Placetas, Villa Clara, lugar en donde conocería a la que más tarde fue su esposa, la pastora Sara Lima González, con la cual tuvo sus dos hijos: Obed Erelio y Loida.

En 1960 se traslada al Seminario Teológico de la Convención Bautista de Cuba Occidental “Dr. Rafael Alberto Ocaña”, en la Ciudad de la Habana, donde concluye sus estudios como teólogo el 1 de junio de 1964.

Trayectoria pastoral

Durante los años que estuvo estudiando en La Habana, organiza una congregación y abre las puertas de una iglesia, mientras funge como pastor en esta ciudad, ya que, desde 1959, había pedido trabajo como “obrero” y comenzado a trabajar de forma sistemática como Pastor Evangélico en la Misión Evangélica al Interior (hoy Iglesia Cristiana Reformada en Cuba), asumiendo su vocación con aptitudes plenas de alegría y con capacidades plenas de liderazgo.

La masiva deserción de sus compañeros en el ministerio pastoral hacia Estados Unidos a finales de la década de los sesenta, lo lleva muy tempranamente a ocupar el cargo de Presidente de esta prestigiosa institución religiosa, desde el 5 de enero de 1966, la cual tiene su sede nacional en Jagüey Grande, provincia de Matanzas, lugar desde donde reafirmó sus dones de líder indiscutible, de predicador, consejero, amigo, colaborador y animador social en muchos aspectos de la vida comunitaria en todo el sur matancero.

Siempre alternó sus funciones de Presidente con el trabajo directo como pastor en las comunidades de base, lo cual le confirió el sobrenombre de “el pastor del pueblo”. Especial importancia concedió a la evangelización en lugares apartados de la Ciénaga de Zapata y otros, como El Estante, en el municipio de Unión de Reyes donde construyó un magnífico templo.

Al mismo tiempo estuvo vinculado por más de veinticinco años al trabajo en el Consejo de Iglesias de Cuba, institución desde la cual trabajó arduamente por el logro de la unidad y la armonía entre los cristianos cubanos, así como entre éstos y el resto del mundo.

Colaboraciones

Colaboró con instituciones de la educación, de la agricultura, de la salud, de la cultura y otras, solucionando graves dificultades materiales, preparando proyectos que atendían a las necesidades más apremiantes del pueblo, y tendiendo puentes de comunicación y amor entre todos y todas, seguro de que solo con el logro de la participación activa de toda la sociedad se puede lograr un mundo mejor.

Reconocidos fueron sus esfuerzos en la construcción de casas, consultorios para Médicos de la Familia, templos, comedores para alimentar a ancianos y otras capas más vulnerables, atención a las personas con discapacidad, etc.

Viajó por innumerables países, entre ellos Estados Unidos, Alemania, Canadá, Argentina, Uruguay, Costa Rica y otros, llevando en alto su habitual sonrisa y su carácter criollizado y profundamente altruísta, testimonios del orgullo que representaba para él ser cristiano y cubano y de pertenecer a un pueblo valiente que se esfuerza por defender su cultura y su identidad propia.

Muerte

Delicado de salud y sobrecargado de trabajo, enferma de gravedad en Diciembre del 2004, y aunque fueron ingentes los esfuerzos realizados, fallece en el Hospital “Mario Muñoz Monroy” de la ciudad de Colón, el 15 de enero del 2005, rodeado del cariño y la admiración de todo un pueblo que lloró su desaparición física, pero no su presencia ineludible en el concierto de los grandes hombres matanceros.

Sus restos descansan en el cementerio de la ciudad de Jagüey Grande, a la cual entregó su vida.

Fuentes