Saltar a: navegación, buscar

Espiritismo de Cordón en Guisa

Espiritismo de Cordón en Guisa
Información sobre la plantilla
Espiritismo 1.gif
Concepto:Espiritismo de Cordón

Espiritismo de cordón en Guisa. Expresión de esa práctica religiosa en un municipio de la provincia cubana de Granma.

Reseña histórica

El primer templo construido en la provincia fue en el año 1905, a partir de ese momento surgieron otros centros y asociaciones que adquirieron ciertos nombres conocidos a nivel nacional. En Monte Oscuro, cerca del municipio Guisa, se encuentra el más célebre centro de espiritismo de cordón de Cuba, en el poblado de Los Hornos, nombrado Buscando Luz y Verdad; dirigido en ese entonces por Salustiano Olivera y en el que se formaron los fundadores y directores de otros centros. Para los creyentes, ese es un lugar de confluencia de fuerzas cósmicas, lo que favorece la manifestación de las entidades sobrenaturales y la comunicación entre éstas y el médium.

Los cordones realizan prácticas curativas como parte de su actividad religiosa. En rituales dedicados a este fin utilizan, en especial agua y las hierbas. La primera por su carácter purificador y la segunda por las propiedades curativas que poseen, según el tipo seleccionado y la dolencia que debe curar. Estas secciones son llamadas santiguación o despojo. La efectividad o no de estos actos permiten al médium alcanzar prestigio o por el contrario desacreditarse ante los asistentes, pero sobre todo propicia la difusión de estas creencias y prácticas.

En relación con las flores las utilizan principalmente blancas, porque este color constituye tal y como sucede en otras expresiones religiosas símbolo de paz, de pureza. Las hierbas son empleadas para el despojo antes y durante la sección práctica, como medio de protección ante la posibilidad de estar expuesto a lo que llaman malas influencias, es decir al contagio del problema que puede traer alguno de los existentes.

La danza y el canto, contienen una fuerte carga emotiva que compulsa al individuo practicante a caer en un trance convulso (estado de semiinconsciencia). Se realizan cogidas de manos, formando una rueda cordón-de ahí su denominación-que va girando en sentido contrario a las manecillas del reloj, mientras mueven los brazos de arriba a abajo dando fuertes golpes con los pies hasta caer en trance. En este estado, dicen hablar por medio del espíritu del cual están poseídos.

Durante los rituales se destacan las canciones a las que llaman transmisiones por considerar que provienen por espíritus inspirados, con ellas los médium reunidos presuponen establecer comunicación directa con el mundo espiritual. Los cordoneros creen en Dios, pero no suelen involucrarlo directamente, los demonios para ellos no existen, ni tampoco los castigos. La brújula de su fe está orientada hacia la influencia de una infinita escala de progreso espiritual a través de sucesivas vidas o encarnaciones, determinadas siempre por los méritos, faltas de las conductas consigo mismo o con el prójimo, siempre bajo la guía del amor y de la ciencia.

A los personajes de estampas y retratos colocados en el altar no se les invoca con el rito, sólo con el recuerdo de altos espíritus que actúan como protectores.

La presencia en estos centros de estampas y estatuillas de santos y vírgenes no llega por la vía directa del cristianismo, sino por la influencia de la santería que como se conoce ha trasladado las deidades africanas a equivalentes de las figuras celestiales de la iglesia católica.

En su estructura organizativa estas agrupaciones llevan el nombre de centros espiritistas, como lo definió Fernando Ortiz en su obra 1965.

Estructura jerárquica

  • Director: Máxima figura espiritual del centro.
  • Médium cabecero: Es quien dirige el cordón y sigue en importancia al director del centro.
  • Médium responsable: Son aquellos que cuidan de la buena marcha del cordón y de los bienes del centro.
  • Médium de trabajo: Son los asistentes al centro que tienen la visión de servir de vehículo para que los espíritus puedan manifestarse en ellos y brindar caridad.

Para la mayoría de los creyentes y practicantes, las prácticas curativas que realizan son fuentes de gran satisfacción, se sienten útiles a la sociedad, reconocidos, admirados a través de su realización y satisfechos con ellos mismos, pues consideran que brindan un importante aporte a la sociedad en que viven. Las mayores satisfacciones en la vida están asociadas a sus prácticas y estas van a dar un sentido y orientación a la actividad en todas las esferas de la vida.

Guisa es un pequeño pueblo donde tradición y cultura se funden, bondad y complacencia caracterizan la población, siempre dispuesta a ofrecer y a compartir la historia, por ello la conservación del patrimonio cultural y tradicional es algo verdaderamente esencial.

El espiritismo fue definido por el escritor francés Hipólito Rivail Denizard, conocido bajo el seudónimo de Allan Kardec como la doctrina fundada en la existencia, las manifestaciones y las enseñanzas de los espíritus.

Según los creyentes espiritistas, desde el punto de vista religioso, tiene el espiritismo por base, las verdades fundamentales de todas las religiones, Dios, el alma, la inmortalidad, las penas y las recompensas futuras.

El espiritismo de cordón

La provincia de Granma conjuntamente con Holguín y Tunas se consideran las plazas fundamentales de desarrollo de este culto popular, el número de templos y creyentes ha crecido considerablemente en los últimos cuarenta años. El espiritismo de cordón, es sin dudas, un producto autóctono de las provincias orientales, donde se mantiene en su forma más pura.

El espiritismo de cordón es por excelencia, la forma de religiosidad que es posible definir como la más auténtica cubana, nacida en el oriente del país; contiene trazas del baile areito de los aborígenes y propone una visión distinta de la relación entre la vida y la muerte.

Su introducción al país no está aún estrictamente determinada, algunos autores lo ubican a mediados del siglo XIX, extendiéndose rápidamente por las provincias orientales durante las guerras de independencia.

Según Angel Tomás en el libro Crónicas para un Caminante, la más fecunda escritora del espiritismo en España fue la catalana Amalia Domínguez Soler, cuya literatura llegó a la zona oriental de la isla con los emigrantes de la región de Cataluña asentados en la región del Santiago de Cuba.

El espiritismo cubano está dado por dos formas básicas: la santería, en el cual el negro congo fuma tabaco y bebe aguardiente; y el espiritismo de cordón.

Las creencias espiritistas han sufrido cambios y adaptaciones sociales- culturales que le han permitido permanecer en todas las esferas de esta sociedad. Esta se ha visto matizada por la espontaneidad y la idiosincrasia del cubano, así como a la necesidad de expresión religiosa del sector asociado.

Buscando la verdad

Dentro de los adeptos en las diferentes comunidades, se encuentra el de la zona 9, ubicada en el Consejo Popular Urbano 2, entre el campo deportivo y centro escolar Braulio Coroneaux, el cual lleva el nombre de Buscando la verdad, dirigido por Nubia Pérez Martínez de 75 años de edad, jubilada y procedente de la zona rural de este mismo municipio, sus raíces son católicas, conoce el evangelio de Jesús Cristo y ha estudiado la Biblia de forma sistemática, de niña realizó la primera comunión, ceremonia católica muy importante para el seguidor de Cristo.

Buscando la verdad es un centro espiritual que proviene de una mezcla de sincretismo religioso en Cuba, estas tendencia son: La Kardeciana y la Cristiana, en esta último se une lo católico con lo protestante.

Las ceremonias pueden celebrase a cualquier hora y día de la semana, sin atenerse a días específicos, pero por razones prácticas se utilizan los fines de semana. Sábados y domingos durante la mañana o la tarde, según la convivencia de los integrantes y en consonancia con las exigencias legales que como instituciones cumplen, pero específicamente este centro, las realiza los sábados de una a cinco de la tarde y los lunes a partir de las siete para dar instrucciones sobre diferentes temas. Aunque ante una necesidad que se considere urgente, algunos médium pueden reunirse cualquier día para dar caridad a un enfermo en la casa, sin que ello constituya una sección ordinaria.

Aquí asisten de 20 a 30 personas de 30 años en lo adelante, se estudian las obras fundamentales de la doctrina Kardeciana (El evangelio según el Espiritismo, El libro de los Espíritus y el Libro de oraciones escogidas).

En el centro espiritual se lleva a cabo las santiguaciones como medio de purificación, rezos, prácticas de cordón y rogativas como gratitud y benevolencia para aquel que ha desencarnado, para que este encuentre un apoyo en los familiares y hacerle saber que ya no pertenece al mundo material, según su directora no se celebran las fiesta de los santos, ni de San Lázaro, ni de Santa Bárbara.

Nuvia plantea: "No valorar a las personas por el valor que puedan tener; sino por su necesidad" Al terminar la labor se invita a los presentes a tomar té de hierbas Medicinales.

Véase también

Fuentes

  • Calzadilla, J. (1990). La religión en la cultura. La Habana: Editorial Academia.
  • Gonzáles, H, F (1988). Algunas consideraciones sobre el espiritismo en Cuba y sus funciones. La Habana Editorial Política.
  • Ortiz, F. (1950) Los espirituales cordoneros de oírle, en revista Bohemia.
  • James, J. (1994). Muerte y religión. Santiago de Cuba: Editorial Oriente.
  • Kardec, A. (1951). El Evangelio según el espiritismo. Buenos Aires: Editorial Kier.
  • Kardec, A. (1905) Que es el espiritismo. Barcelona, España: Editorial Carbonell y Esteva.
  • Ibidem. El libro de los espíritus. Ciudad México. Editorial Diana
  • Ibidem. El Espiritismo en su más simple expresión. Barcelona, 1958. Imprenta de Carvonel y Esteva.
  • Ibidem. (1993). El cielo y el infierno. Sao Pablo, Brasil. Instituto de Difusao Espirita.
  • Millet, J. (1988). El espiritismo de cordón en Oriente de Cuba. Revista del Caribe. No.12, Pág.41