Saltar a: navegación, buscar

Evelin Boyd Granville

Evelin Boyd Granville
Información sobre la plantilla
Evelin Boyd Granville.jpg
Evelin Boyd Granville, matemática
NombreEvelin Boyd Granville
Nacimiento1924
Washington, Estados Unidos Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
NacionalidadNorteamericana
Alma materSmith Collage
OcupaciónMatemática
CónyugeEdward V. Granville
PadresWilliam Boyd
Julia Walker

Evelin Boyd Granville. Es una mujer ejemplo de optimismo o fuerza de voluntad. Una de las dos primeras mujeres negras que obtuvieron el doctorado en matemáticas en los Estados Unidos. Rodeada por todas las condiciones desfavorables que podrían haberla dejado en la cuneta pudo sobresalir con éxito en su empeño de ser una matemática prestigiosa, gracias a la organización, la cooperación, la disciplina y su fuerza de voluntad.

Síntesis biografica

Nació en Washington en el año 1924, el mismo en que murió Lenin, el líder de la revolución rusa. Lo hizo en el seno de una familia trabajadora de raza negra, compuesta por sus padres, William Boyd y Julia Walker, su hermana Doris, año y medio mayor que ella, y su tía, Louise Walker, que siempre la trató como a una hija.

Su infancia se desarrolló inmersa en la Gran Depresión, que devastó el país al final de los años veinte y durante los primeros años treinta. Contaba con cinco años cuando se produjo el Crack De Wall Street, el jueves negro que acabó con los felices años veinte y contribuyó a que florecieran los fascismos que llevaron a la humanidad a la Segunda Guerra Mundial.

Como cualquier niña que crecía en Washington en aquellos años era consciente de las dificultades generadas por la segregación racial existente en el país, aunque ella no la había sufrido personalmente. Sus mayores creían firmemente que era imprescindible una buena preparación intelectual para vencer aquella barrera.

Habían leído y habían oído hablar de personas de su raza que habían contribuido a la causa, gracias a una buena formación. Estas personas fueron los modelos a seguir. Ése fue el objetivo que le transmitieron a Evelyn sus mayores y al que dedicaron una parte importante de sus esfuerzos.

Sus padres se separaron cuando era pequeña. La madre asumió, con su trabajo, la manutención de la familia.

Sus primeros estudios

Le gustaba la escuela. En el horario escolar asistía a sus clases y, en el tiempo de ocio, asistía a numerosas actividades deportivas y culturales, a museos y a librerías de la ciudad, que eran de libre acceso. Cuenta que estas actividades le proporcionaron muchas horas de disfrute y aprendizaje.

Se graduó con un expediente estupendo en el centro de secundaria Dunbar. Sus profesores de matemáticas fueron Ulysses Basset, licenciado por Yale y Mary Cromwell, licenciada por Pennsylvania. En Dunbar se orientaba a todos los alumnos y alumnas hacia los estudios superiores en algún centro universitario del Norte. Evelyn solicitó su ingreso y una beca en dos de ellos, el Smith College de Northampton en el estado de Massachussets y el Mt. Holyoke en South Hadley. Fue aceptada en las dos universidades, pero ninguno de ellas le concedió la beca solicitada.

Su madre y su tía Louise aportaron mil dólares a partes iguales y la sociedad Phi, Delta, Kappa le concedió una ayuda de cien. Con estos mil cien dólares comenzó sus estudios en el Smith Collage en 1941, deseaba llegar a ser algún día profesora de matemáticas.

Tras su primer año, el Smith College le concedió una beca tras otra y, con la ayuda de lo que ganaba en verano trabajando en la Oficina Nacional de Estándares de Washington, terminó su licenciatura en 1945, al tiempo que acababa la Segunda Guerra Mundial y empezaba la guerra fría entre los dos nuevas potencias hegemónicas: EEUU y URSS

Su etapa laboral

Con una beca del Smith y una ayuda de Yale hizo su tesis doctoral, en la que discutía las propiedades de las series de Laguerre en el dominio complejo. Obtuvo el doctorado en 1949. Muchos años después de doctorarse, supo que ella y Marjorie Lee Brown, de la Universidad de Michigan, fueron las dos primeras mujeres negras que obtuvieron el doctorado en matemáticas en los Estados Unidos.

Consiguió su primer trabajo en el Instituto Universitario de Matemáticas y Ciencias de Nueva York. Pasó su primer año de licenciada investigando y dando clases como ayudante a tiempo parcial en el departamento de matemáticas.

En 1950, se trasladó a la Universidad de Fisk en Nashville, Tennessee.

Era un College de mucho renombre para mujeres y hombres de raza negra. La ciudad sureña era mucho más pequeña que Nueva York y más segregacionista, pero las cosas fueron muy bien para Evelyn desde el principio. En la inauguración del curso, el Presidente de Fisk presentó, como es habitual, a los nuevos colegas. Cuando le tocó el turno a Evelyn, la descripción de su curriculum, arrancó un aplauso de la audiencia.

En 1952, volvió a Washington para trabajar como matemática en la Oficina Nacional de Estadística. Allí conoció a varios colegas matemáticos que trabajaban en la programación de grandes ordenadores, en un tiempo en el que el desarrollo electrónico de estas máquinas estaba sus inicios. Con la experiencia y el prestigio adquiridos, consiguió un trabajo en IBM.

Luego de su casamiento

En 1960, a los 36 años, se casó y dejó IBM. Por si no era suficiente haber renunciado a formar una familia a lo largo de su vida, ahora, para formarla, tenía que abandonar el trabajo más interesante de su vida. Se trasladó a Los Ángeles, California.

Allí se incorporó como experta a un equipo de estudios e investigación de métodos de cálculo de órbitas.

Su marido, el clérigo Gamaliel Mansfield Collins tenía dos hijos que convivieron temporadas con el matrimonio. El reverendo Mansfiel formaba parte del grupo de pastores que reunían fondos para Martin Luther King, el líder negro asesinado hace ya más de 4 décadas.

Durante este periodo, Evelyn se comprometió con el Movimiento de los Derechos Civiles para los afroamericanos, participando en los programas del Día de la Mujer. La década de los 60 volvió a ser profesionalmente, muy fructífera para Evelyn.

En el año 1967 se divorció.

Sus aportes a las matemáticas

De 1968 a 1969, Evelyn, formó parte de Proyectos de Formación del Profesorado que debían hacerse cargo de la introducción de la matemática moderna en los niveles elemental y secundario.

Escribió un libro: Teoría y Aplicaciones de Matemáticas para Profesores, con el que pretendía mejorar la enseñanza de las matemáticas en todos los niveles.

En 1984 se jubiló. De 1985 a 1988 enseñó Matemáticas e Informática en el College Texas en Tyler. El Smith College le concedió un doctorado honoris causa en 1989, simbólico año de fin de una época. Es la primera mujer negra que ha recibido tal honor de una institución americana. Ha pertenecido al Consejo Nacional de Profesores de Matemáticas y a la Sociedad Americana de Mujeres Universitarias.

En la actualidad

Hoy sigue dando clases voluntariamente a universitarias, en programas tutoriales de nivel elemental y secundario y a adultas que desean ser alfabetizadas.

Cuando se le pregunta por su larga vida profesional, dice que aquello que más la satisface es haber mostrado que las mujeres pueden hacer matemáticas, haber contribuido a que se sepa que las mujeres afroamericanas también tienen cerebro.

Esta mujer, comprometida con la causa de su raza, amante de las matemáticas y las estrellas, de la naturaleza y la familia, de la enseñanza y la comunidad y modelo de superación para las mujeres, es ejemplo de lo que Gianni Rodari llamaba, en su obra Lo que los niños enseñan a los mayores, la voluntad de la especie, la fuerza creadora, la capacidad de supervivencia y transformación del mundo. La capacidad de reaccionar ante las injusticias sociales.

Fuentes