Ferrara (Italia)

(Redirigido desde «Ferrara»)
Ferrara, ciudad renacentista, y su delta del Po
UNESCO logo.png Welterbe.png
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
AereaFerrara.jpg
CoordenadasN44 50 16 E11 37 10
PaísBandera de Italia Italia
TipoCultural
Criterios(ii)(iii)(iv)(v)(vi)
N.° identificación733
Año de inscripción1995 (XIX sesión)
Año de extensión1999
Lugar de celebraciónCiudad y Provincia de Ferrara, Región Emilia-Romagna


Ferrara, ciudad renacentista, y su delta del Po, creció alrededor de un vado sobre el río Po, y se convirtió en centro intelectual y artístico que atrajo a las más brillantes figuras del Renacimiento italiano en los siglos XV y XVI. En la ciudad pueden admirarse las obras de: Piero della Francesca, Jacopo Bellini y Andrea Mantegna, representados en los decorados de los palacios de la casa de Este. El concepto humanista de la "ciudad ideal" volvió a la vida aquí en los barrios construidos a partir de 1492 en lo adelante por Biagio Rossetti, de acuerdo con los nuevos principios de la perspectiva. La finalización de este proyecto marcó el nacimiento del urbanismo moderno e influyó en su posterior desarrollo. La zona fue incluida por la UNESCO en su lista de sitios Patrimonio de la Humanidad en el año 1995, con una extensión declarada en el año 1999.

Descripción

Ferrara es una excelente ciudad renacentista que ha conservado su tejido urbano virtualmente intacto. Los avances en la planificación de la ciudad expresados en Ferrara, tuvieron una profunda influencia en el desarrollo del diseño urbano a lo largo de los siglos siguientes. El Este atrajo a una constelación de artistas, poetas y filósofos durante los dos siglos del Renacimiento. El delta del Po es un paisaje cultural excepcional que conserva su forma original en un grado notable. Entre las grandes ciudades italianas, Ferrara es la única que contó con un plan original que no se deriva de un diseño romano. No se desarrolla a partir de un área central, sino más bien en un eje lineal, a lo largo de las orillas del río Po, con calles longitudinales y muchas calles transversales en torno las cuales se organizó la ciudad medieval. La característica más importante de la historia urbana de Ferrara se apoya en el hecho de que se desarrolló a partir del siglo XIV en adelante y, por primera vez en Europa, sobre la base de las normas de planificación que están en uso hoy en día en todas las ciudades modernas. Este tipo de desarrollo se conoce como Addizione; la tercera fase se llevó a cabo en 1492. La red de calles y los cerramientos están estrechamente vinculados con los palacios, las iglesias y los jardines. A lo largo del siglo XVI, la ciudad fue planeada con el objetivo de convertirla en una futura "capital". Su evolución llegó a su fin después de que en el siglo XVII, bajo la administración papal, la ciudad no sufrió ninguna extensión por casi tres siglos. El plan de la ciudad de 1492 previó duplicar su área con una expansión limitada al sur del castillo. Esta extensión se completó con un nuevo sistema defensivo compuesto de elementos pertenecientes a las diferentes ampliaciones efectuadas durante varios siglos (murallas, conserva, torres semicirculares, bastiones, barbacanas, etc.). Estas alteraciones cambian por completo la fisonomía de la ciudad: nuevas calles fueron creadas en una cuadrícula, así como fueron construidos edificios en un nuevo estilo.

Una de sus plazas.
El monumento más importante que sobrevive de la época medieval es la Catedral de San Giorgio que data del siglo XII. La fachada es una obra del maestro de obras y escultor Nicolás que, influido por Benedetto Antelami, trabajó en la primera mitad del siglo XII; la construcción de la torre del campanario se inició en 1451 con un diseño atribuido a León Battista Alberti. De pie frente a la catedral, desde el siglo XIII, está el Palazzo Comunale, que fue la primera residencia de familia del Este, a la que se unió a finales del siglo XV, el Castello di San Michele o Castello Estense. Esta sólida fortaleza de cuatro torres fue construida en 1385 por el arquitecto de la corte Bartolomeo da Novara, después de ocurrida una revuelta popular violenta. Las obras se llevaron a cabo hasta 1570, con la creación de una residencia noble con grandes salones para recibir la corte y adornados con frescos y balcones de mármol y logias.

El Palazzo Schifanoia, construido en 1385, fue remodelado por primera vez entre 1465 y 1467 por el arquitecto Piero Benvenuti degli Ordini, asistido por el joven Biagio Rossetti, quien fue responsable solo del trabajo en 1493. El palacio tiene una larga fachada de ladrillos, con un portal de mármol con las armas de la Comandancia, obra de Ercole Ferrarese. Es, sin embargo, la decoración de las salas, y en particular de la Sala de los Meses, la que mejor ilustra la cultura humanista de Ferrara.

Pisaje de los contornos de la zona.
La intersección de las calles próximas desde el castillo (Corso Ercole I) y el eje principal de Ercole 1ra Addizione (Corso Rossetti, Corso Porta Mare) que une dos de las puertas de la ciudad, es uno de los elementos más importantes en el plano de la ciudad de 1492. Este punto focal, que une la ciudad moderna y el Renacimiento con la medieval, es subrayado por cuatro palacios: el Palacio Prosperi-Sacrati, Palazzo Bevilacqua, Palazzo Turchi-Di Bagno y el Palazzo dei Diamanti. La construcción del Palazzo dei Diamanti comenzó en 1492 por Sigismondo d'Este, pero no se terminó hasta 1565. El almohadillado regular durante toda la altura de las fachadas le da una apariencia especial.

Fuentes