Granujas a todo ritmo (Película)

Granujas a todo ritmo
Información sobre la plantilla
Comedia. Musical | Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Granujasatorit.jpg
Estreno1980
GuiónJohn Landis, Dan Aykroyd
DirectorJohn Landis
Dirección de FotografíaStephen M. Katz
ProductoraUniversal Pictures
PaisBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos

Granujas a todo ritmo. Es una película cómica y musical de 1980 dirigida por John Landis y protagonizada por [[[John Belushi]] y Dan Aykroyd como "Joliet" Jake Blues y Elwood Blues, personajes desarrollados a partir de un sketch musical del programa de televisión Saturday Night Live.

Sinopsis

Tras pasar años en la cárcel por robo a mano armada, Jake Blues es puesto en libertad por buen comportamiento. Sale de prisión vestido de la misma forma en la que entró: traje y sombrero negro y gafas oscuras. Vestido de idéntica manera, lo espera en la puerta de la prisión su hermano Elwood, que lo informa de que el orfanato de Santa Elena, el único hogar que conocieron, corre el peligro de desaparecer por razones económicas. Sin dudarlo ni un momento los hermanos se ponen manos a la obra.

Reparto

Críticas

¡Las misiones de Dios son inescrutables!

El blues es pasión. El blues es locura. El blues es libertad. Y los Blues Brothers son el paradigma de estas tres cosas.

Jake y Elwood no se detienen ante nada ni ante nadie, ni siquiera ante las inamovibles leyes de la física. Si se derrumba un edificio encima de él salen ilesos entre los escombros quitándose el polvo de sus trajes. Si la policía les hace una encerrona en una persecución en la carretera, saltan por encima de los coches patrullas, con pirueta incluida para deleite del personal. Y ninguno de los dos hará ni un mero comentario sobre estos hechos extraordinarios. Viven el blues como un estilo de vida, de forma pasional y onírica, al igual que gente como James Brown, Aretha Franklin, Cab Calloway, Ray Charles o [[John Lee Hooker], los impresionantes cameos de “Granujas a todo ritmo”.

La combinación del humor más surrealista con algunas de las mejores canciones de la historia de la música moderna es sencillamente explosiva. La posibilidad de que te mate un nazi por haber arruinado su desfile militar y la de hacer que cinco mil personas se muevan al ritmo del “Everybody needs somebody” es más o menos del cincuenta por ciento. También puede pasar que la policía te persiga por tierra, mar y aire y a ti se te ocurra pararlos simplemente atrancando una puerta. O puede que la princesa Leia te persiga para matarte a cañonazos.... Hay veces que uno cree que Bugs Bunny va a hacer su aparición en la siguiente escena, acompañado de Silvestre y el Correcaminos.

Imprevisible, irreverente y genial. En definitiva, blusera.

Se abre el telón

Se abre el telón y se proyecta en pantalla una película ochentera como pocas. Una comedia irreverente, gamberra, desenfrenada y delirante. A ratos, incluso surrealista. Para muchos mítica, icónica, de culto y hasta religiosa. Con las mejores persecuciones automovilísticas desde “Bullitt”. Pero, sobre todo, con ritmo. Mucho ritmo. Gospel, blues, soul, rock… Y algo de country también; aunque sólo sea por exigencias del guión. Básicamente porque lo que se impone en esta película, como no, es la [{música]] negra. Y por eso mismo hacen su aparición, de forma estelar, monstruos de la talla de James Brown, Ray Charles, Aretha Franklin, John Lee Hooker o Cab Calloway. Cantando, por supuesto. Aunque los temas más emblemáticos (“Everybody needs somebody”, “Sweet home Chicago”) no los cantan ninguno de ellos.

¿Adivinan de qué película se trata? ¿No?

Una última pista: la película la protagonizan dos granujas de medio pelo —hermanos para más señas— ataviados con traje negro, camisa blanca, corbata, sombrero y gafas de sol. Uno es alto y flaco. El otro, bajito y regordete. Y los dos cantan blues.

Ahora sí ¿verdad?

Pues por todo eso —y más— ocho estrellas. Y quien quiera chicha, al McDonalds.

¡Everybody needs somebody!

Impresionante película musical, donde el ritmo, el humor, las actuaciones, el desarrollo, está muy currado, pero sobretodo la música. No solo es buena por la película es sí, sino también por el ritmo que impone en cada momento, por la gran banda sonora.

Es una película para ver unas cuantas veces y para disfrutar riendo y escuchando sus "Everybody needs somebody" y otros temas. Las actuaciones de [Dan Aykroyd]] y John Belushi son buenísimas, interpretan muy bien el papel absurdo que les toca y las actuaciones en el escenario están muy bien.

Unos de los musicales más buenos, y no solo eso también más divertidos. Si algo tiene en contra es únicamente que en algunos trozos de la película, el humor se hace un poco absurdo, pero no cambia nada en el filme. Muy entretenida y recomendable.

Fuentes