Saltar a: navegación, buscar

Holocausto

Holocausto
Información sobre la plantilla
Holocausto.jpg
Fecha:1939 y 1945
Lugar:Europa
Descripción:
La matanza y el exterminio cometido por los nazis contra el pueblo judío.
Resultado:
Muerte de cientos de miles de personas
Líderes:
Heinrich Himmler y Adolf Hitler

Holocausto. Fue un programa planificado de exterminio ideado por Adolf Hitler y otros jerarcas nazis que apelaron al asesinato industrializado y sistematizado de ciertos grupos sociales. Si bien las principales víctimas fueron los judíos, otros grupos también fueron perseguidos, como los gitanos, los homosexuales y los discapacitados. La masacre se realizó en diversas etapas. Los nazis establecieron campos de concentración donde los prisioneros eran utilizados como esclavos hasta que morían, ya sea por enfermedad o por agotamiento físico. Por otra parte, en los territorios anexados por la Alemania nazi, se creaban ghettos donde se encerraban a los judíos para ser transportados en trenes de carga hasta los mencionados campos. Aquellos que no morían en el viaje eran finalmente asesinados en cámaras de gas. La definición de holocausto varía de acuerdo a las fuentes. El número de víctimas depende de los estudios históricos que se consideren. Hay quienes incluso llegan a negar el holocausto y la existencia de las cámaras de gas. Cabe destacar que, más allá de este hecho histórico, el concepto de holocausto era utilizado en el ámbito religioso para referirse al sacrificio de animales en grandes hogueras. El holocausto era frecuente en distintos ritos paganos griegos y romanos, al igual que en ciertos sacrificios judíos.

Etimología

La palabra holocausto viene del griego holo:todo, cautos:quemar. Se usa holocausto para referirse a desastres humanos. El Holocausto se refiere a la destrucción de los judíos en Europa por la Alemania nazi. El partido nazi llegó al poder en 1933 e inmediatamente tomó medidas contra los judíos. De 1933 a 1939 los nazis trataron de eliminar a los judíos y su objetivo fue que emigraran. Al comenzar la segunda guerra mundial en 1939 las medidas en contra de los judíos se activaron en los países ocupados por los alemanes y en los países que se aliaron con los nazis. Se exterminaron alrededor de 6 millones de judíos, pero también murieron gitanos, rusos y católicos, entre otros. Las personas que vivieron esta tragedia nos relatan su experiencia.

Historia

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático, burocráticamente organizado y auspiciado por el Estado de aproximadamente seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores. "Holocausto" es una palabra de origen griego que significa "sacrificio por fuego". Los nazis, que llegaron al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una "raza superior" y que los judíos, considerados "inferiores", eran una amenaza extranjera para la llamada comunidad racial alemana. Durante la era del Holocausto, las autoridades alemanas persiguieron a otros grupos debido a su percibida "inferioridad racial": los romaníes (gitanos), los discapacitados y algunos pueblos eslavos (polacos y rusos, entre otros). Otros grupos fueron perseguidos por motivos políticos, ideológicos y de comportamiento, entre ellos los comunistas, los socialistas, los testigos de Jehová y los homosexuales.

Niños Judíos

En 1933, la población judía de Europa ascendía a más de nueve millones, y la mayoría de los judíos europeos vivía en países que la Alemania nazi ocuparía o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial. Para el año 1945, los alemanes y sus colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de cada tres judíos europeos como parte de la "Solución final", la política nazi para asesinar a los judíos de Europa. Si bien las principales víctimas del racismo nazi fueron los judíos, a quienes consideraban el mayor peligro para Alemania, entre las otras víctimas se incluyen 200 mil romaníes (gitanos). Como mínimo, 200 mil pacientes discapacitados física o mentalmente, en su mayoría alemanes y que vivían en instituciones, fueron asesinados en el marco del llamado Programa de Eutanasia.

A medida que la tiranía nazi se propagaba por Europa, los alemanes y sus colaboradores perseguían y asesinaban a millones de otras personas. Entre dos y tres millones de prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados o murieron de inanición, enfermedades, negligencia o maltrato. Los intelectuales polacos no judíos fueron perseguidos y asesinados por los alemanes. Millones de civiles polacos y soviéticos fueron deportados para realizar trabajos forzados en Alemania o en la Polonia ocupada, donde generalmente trabajaban y muchas veces morían en condiciones deplorables. Desde los primeros años del régimen nazi, las autoridades alemanas persiguieron a los homosexuales y a otras personas cuyos comportamientos no se ajustaban a las normas sociales prescritas. Miles de oponentes políticos (incluidos comunistas, socialistas y sindicalistas), así como disidentes religiosos (como los testigos de Jehová), fueron perseguidos por oficiales de la policía alemana. Muchas de estas personas murieron como resultado de la encarcelación y el maltrato.

En los primeros años del régimen nazi, el gobierno nacionalsocialista estableció campos de concentración para detener a oponentes políticos e ideológicos tanto reales como supuestos. En los años previos al estallido de la guerra, los oficiales de las SS y la policía encarcelaban en estos campos a cada vez más judíos, romaníes y otras víctimas del odio étnico y racial. Para concentrar y controlar a la población judía y al mismo tiempo facilitar la deportación posterior de los judíos, los alemanes y sus colaboradores crearon ghettos, campos de tránsito y campos de trabajos forzados para los judíos durante los años de la guerra. Asimismo, las autoridades alemanas establecieron numerosos campos de trabajos forzados, tanto en el denominado Gran Reich Alemán como en territorios ocupados por los alemanes, para personas no judías a quienes los alemanes buscaban explotar laboralmente.

Después de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, los Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) y más adelante, los batallones militarizados de oficiales de la Policía iban detrás de las líneas alemanas para llevar adelante operaciones de asesinato en masa de judíos, romaníes y oficiales del partido comunista y del estado soviético. Las unidades alemanas de las SS y la policía, con el apoyo de unidades de la Wehrmacht y de la Waffen SS, asesinaron a más de un millón de hombres, mujeres y niños judíos junto con cientos de miles de otras personas. Entre los años 1941 y 1944, las autoridades alemanas del régimen nazi deportaron a millones de judíos desde Alemania, los territorios ocupados y los países de muchos de sus aliados del Eje hacia los ghettos y los centros de exterminio, también llamados centros de la muerte, donde fueron asesinados en cámaras de gas diseñadas especialmente para tal fin. Durante los últimos meses de la guerra, los guardias de las SS trasladaron a los prisioneros de los campos en tren o en marchas forzadas, también denominadas “marchas de la muerte”, en un intento por evitar que los Aliados liberaran a grandes cantidades de prisioneros.

A medida que las fuerzas aliadas se trasladaban por Europa en una serie de ofensivas contra Alemania, empezaron a encontrar y liberar a prisioneros de los campos de concentración, así como a los prisioneros que estaban en el camino en marchas forzadas desde un campo hacia otro. Las marchas continuaron hasta el 7 de mayo de 1945, el día en que las fuerzas armadas alemanas se rindieron incondicionalmente a los Aliados. Para los Aliados occidentales, la Segunda Guerra Mundial finalizó en Europa oficialmente al día siguiente, el 8 de mayo (día V-E), mientras que las fuerzas soviéticas anunciaron su “día de la victoria” el 9 de mayo de 1945. Después del Holocausto, muchos de los sobrevivientes encontraron refugio en los campos de refugiados que administraban las fuerzas aliadas. Entre 1948 y 1951, casi 700 mil judíos emigraron a Israel, incluidos 136 mil judíos refugiados de Europa. Otros judíos refugiados emigraron a Estados Unidos y a otros países. El último campo de refugiados se cerró en 1957. Los crímenes cometidos durante el Holocausto devastaron a la mayoría de las comunidades judías de Europa y eliminaron totalmente a cientos de comunidades judías de los territorios ocupados de Europa Oriental.

Pasos a la exterminación

Holocausto

Incluida en las conquistas territoriales, existía un plan para exterminar a todos los judíos de Europa. Este plan se llamaba “La Solución Final.” “La Solución Final” fue decidida durante una reunión llamada La Conferencia Wannsee, en enero de 1942. Durante esta conferencia, que tuvo lugar en una quinta en los alrededores de Berlín, oficiales altos del régimen nazi discutieron opciónes para la población judía entera de Europa, y decidieron que tendría que ser exterminada en una manera eficaz, rápida y secreta. Durante esa época había alrededor de nueve y medio millones de judíos en Europa. Este plan fue realizado en cada uno de los países que Alemania ocupó, desde Noruega en el norte hasta Grecia en el sur. Típicamente, los nazis tomaban los pasos siguentes para debilitar y desmoralizar a los judíos: empobrecer, aislar, hambrear, engañar y terrorizar.

Primero a los judíos no se les permitió trabajar en sus profesiones ni trabajar para el gobierno. Los estudiantes judíos fueron expulsados de las escuelas y universidades. “Privilegios” como el derecho a poseer cosas de valor, como pieles, bicicletas, radios, joyas etc., les fueron quitados. Fueron obligados a ser públicamente identificados con una Estrella de David puesto en la ropa. La pena por no usar la estrella era encarcelamiento o muerte.

Los judíos fueron forzados a mudarse de sus pueblos a sectores de las ciudades, donde tenían que vivir en barrios separados llamados “ghettos.” La mayor parte de estos ghettos se localizaban en el este de Europa. Los ghettos eran barrios viejos y destartalados bajo alambre de espina y vigilancia de soldados. Las condiciones en los ghettos eran terribles. Los judíos sufrían bajo raciones de hambre, atestamiento, enfermedades sin tratamiento ni medicina y labor forzada. Las escuelas y la libertad de cultos fueron prohibidas. El castigo de no usar la estrella, escaparse del ghetto o contrabandear comida, fue la muerte o deportación “al este.”

La solución final

La invasión de la Unión Soviética por Alemania en 1941 no fue únicamente una campaña militar para el ejército alemán. La meta para exterminar a los judíos fue tan importante, que detrás del ejército habían escuadrones de muerte que triunfaron en el primer paso de la exterminación, o sea "la solución final." Los escuadrones se llamaban los Einsatzgruppen y con cada victoria militar, ellos seguían el ejército a los territorios ocupados y empezaban aterrorizar y asesinar a los judíos. Para cumplir esto, forzaban a la gente al campo, donde tenían que cavar sanjas, quitarse la ropa, y esperar las balas de soldados o colaboradores locales. Los que no morian imediatamente eran enterrados vivos. Este sistema para matar a grupos grandes de personas no era muy eficiente y costó demasiado en material de guerra y soldados. Por eso, los nazis inventaron otro plan para exterminar a los judíos en una manera rápida y eficaz: los campos de la muerte o campos de exterminación

Los campos de exterminación fueron construidos rápidamente y preparados para la llegada de los habitantes de los ghettos. Los judíos que no murieron bajo la tortura y hambre de los ghettos fueron, con el tiempo, deportados en vagones de carga, encerrados sin agua, ni comida, ni baños, ni ventanas a los llamados campos de exterminación. Estos campos se localizaban en el este de Polonia. Los más famosos se llamaban Auschwitz, Treblinka, Sobibor, Majdanek, Chelmo y Belzec. Estas eran fábricas donde las cámaras de gas y los crematorios funcionaban diariamente.

Nadie trató de ayudarles

Muy pocos ciudadanos se atrevían a esconder o proteger a los judíos porque la pena por hacer tal hecho era severa: el encarcelamiento o la muerte. Sin embargo, en varios casos, individuos rectos arriesgaban su vida para esconder a judíos y hacer otros engaños como conseguir documentos falsos para ayudarlos. El ejemplo de Dinamarca es el más famoso. En este país, los civiles heroicamente transportaron a su población judía a Suecia neutral escondidos en barcos pesqueros; así los judíos dinamarqueses fueron salvados. En general, no obstante, estos casos eran excepciones. Bajo el terror Nazi, la meta de la población local fue aguantar la ocupación y esperar la liberación. Es muy importante fijarse que en algunos países, como en Polonia y Ucrania, las actitudes antisemitistas eran tan fuertes que en muchos casos la policía local y los ciudadanos colaboraron con los nazis.

No hubo resistencia

Resistir a los nazis significaba un riesgo enorme para los que se atrevían a hacerlo. Las represalias eran tremendas. Había casos en que los nazis quemaban pueblos enteros y a sus habitantes por el crimen de esconder o apoyar a resistentes. El caso de la liquidación del pueblo Lidice en Checoslovaquia es uno de los ejemplos más conocidos.

Además, los nazis usaban el terror, la decepción y el hambre para debilitar a los judíos. La mayor parte de ellos no se imaginaban lo que les esperaba en los campos de exterminación. Los nazis les informaban que iban "al este" para volver a establecerse y trabajar. Les aconsejaban traer sus pertenencias para poder adaptarse mejor (estas pertenencias les fueron arrebatadas y mandadas a Alemania al llegar a los campos). Muchas veces les ofrecian más comida para convencer a los judíos hambrientos para que se presentaran a las deportaciones. Aun en los campos, todo fue hecho para engañar a los judíos con respecto a la muerte que les esperaba. Letreros grandes que decian “Arbeit macht frei” (el trabajo te liberará) les saludaban a la entrada, y les informaban que iban a bañarse para desinfestarse, con el aviso de colocar la ropa bien para poder encontrarla mejor después del baño.

Es importante mencionar que bajo estas circunstancias terribles, grupos de judíos consiguieron combatir a los nazis a pesar de desigualdades enormes. El caso más conocido es la rebelión del ghetto de Varsovia en abril de 1943. Durante las deportaciones finales del ghetto, resistentes, usando explosivos primitivos que ellos mismos manufactuaron y algunas armas simples de contrabando, se organizaron y pelearon contra los nazis durante más de un mes. En fin, los nazis , incapaces de capturarlos, quemaron el ghetto. Es interesante fijarse que estos resistentes judíos del ghetto de Varsovia se opusieron a los nazis en batalla por más tiempo que el ejército polaco cuando los nazis invadieron el primero de septiembre de 1939.

Repercuciones

Después de la rendición de Alemania, en la primavera de 1945, Europa quedó en ruinas. Los pocos judíos que sobrevivieron milagrosamente, regresaron a sus países originales. Al descubrir que sus familias enteras habían sido destruidas, y que sus casas y pueblos representaban recuerdos dolorosos de terror y persecución, la mayor parte emigró a Israel (un país nuevo, establecido en 1948), a los Estados Unidos de América y a otros países. Algunos de los nazis de alta fila fueron procesados por crímenes contra lahumanidad y ejecutados, pero la mayor parte de ellos y sus colaboradores no fueron castigados por sus actos genocidales.

Actualidad

El Holocausto es un tema que se estudia con profunda seriedad. Ha hecho reflexionar sobre la cuestión de la fé en la bondad de la humanidad. A pesar de los adelantos tecnológicos e ideas cultas del siglo veinte, grandes números de personas sirvieron de cómplices apasionados o espectadores indiferentes en una campaña para exterminar a los que ellos consideraban inferiores. Por todo el mundo hay monumentos y museos dedicados al tema. Algunos de los sobrevivientes que viven aún hablan con grupos acerca de sus experiencias. Como seres humanos, debemos hacernos la idea que esto no puede ni debe pasar nunca jamás.

Fuentes