Saltar a: navegación, buscar

Hugonote

Hugonote
Información    sobre la plantilla
Hugonotes.jpg
Nombre con que se designan los que en Francia adoptaron las ideas de Juan Calvino. A pesar de ser muchos y de que entre ellos abundaban los ricos, estos protestantes franceses tuvieron que luchar encarnizadamente para que su secta pudiera subsistir.
GentilicioHugonotes
TipoProtestantes
FundadorJuan Calvino
Fundación1538
Lugar de fundaciónEstrasburgo

Hugonote. Fueron los protestantes franceses de los siglos XVI y XVII, muchos de los cuales murieron por su fe. El origen de la palabra hugonote es incierto, aunque parece ser que procede del alemán Eidgenossen (confederados bajo juramento), según se usó para describir entre 1520 y 1524 a los patriotas ginebrinos hostiles al Duque de Saboya.

Etimología

El origen de la palabra no se ha definido muy claramente. Algunos la suponen derivada del vocablo huguon, con que se designa en Turena a las personas que transitan de noche por las calles, puesto que los primeros protestantes franceses solían celebrar de noche sus reuniones religiosas. Otros sostienen que el nombre procede de la pronunciación defectuosa de una palabra alemana que significa “confederados”. Otros, en fin, afirman que proviene de que los primeros protestantes citados se reunían en bóvedas subterráneas cercanas a la puerta Hugon, en las afueras de Tours.

Historia

El primer templo hugonote fue erigido en 1538 en Estrasburgo, que en aquel entonces no era territorio francés. Los que a él concurrían eran individuos que habían huido de Francia por la persecución religiosa. El movimiento cundió rápidamente y en 1559 se celebró en París un concilio de los dirigentes del mismo.

Esto alarmó a los católicos franceses, que resolvieron detenerlo. Los católicos estaban encabezados por la poderosa familia de los Guisa. Acaudillaban a los hugonotes el príncipe de Conde y el almirante Gaspar de Coligny. Lanzaron éstos un manifiesto en Orleans el año de 1562 en él que hacían patente su lealtad al rey, y explicaban que se habían visto obligados a tomar las armas en defensa de la libertad religiosa. Los hugonotes fueron derrotados en Jarnac, en 1569. Conde fue muerto.

Enrique de Navarra

Con la desaparición de Conde surgió un nuevo caudillo entre los protestantes, Enrique, príncipe de Navarra. En 1570 avanzaron sobre París Coligny y Enrique de Navarra. Obligaron a la Santa Liga Católica a firmar la paz. Enrique ascendió al trono de Navarra en 1572. Se concertó su casamiento con Margarita de Valois, hermana del rey de Francia Carlos IX Se abrigaba la esperanza de que esto contribuyera decisivamente a sellar la paz entre católicos y hugonotes. Para conmemorar el acontecimiento y el recién firmado pacto de paz se congregaron en París el 23 de agosto de 1572 los jefes hugonotes. Era la víspera de San Bartolomé.

Un día antes se había atentado contra la vida de Coligny, el frustrado asesinato había sido instigado por Catalina de Mediéis, madre de Carlos IX, que temía la venganza de los hugonote; tanto ella como otros miembros de la San Liga lograron el consentimiento del rey para la matanza del 24 de agosto. Los partidarios del rey, incitados por Catalina y capitaneados por el duque de Guisa cazaron y dieron muerte a cuanto hugonotes que habían dentro de los muros de París, Coligny fue asesinado. Enrique de Navarra escapó por haber pasado la noche en la residencia real. Lo ocurrido dicha noche se llamó la Matanza de San Bartolomé. Habiéndose desatado la violencia, fue imposible dominar las chusmas, y durante las semanas que siguieron fueron asesinados miles de protestantes en toda Francia.

En 1589 Enrique III de Francia nombre sucesor suyo a Enrique de Navarra, que fue coronado con el nombre de Enrique IV. Este se convirtió al catolicismo en 1593. Firmó el Edicto de Nantes que aseguraba a los protestantes la libertad de cultos. Enrique IV fue asesinado en 1610, y nuevamente se desencadenó la guerra entre la Liga y los hugonotes. En 1628 las fuerzas del cardenal Richelieu, que era el primer ministro de Luis XIII, sitiaron a los hugonotes en el pueblo de La Rochela. La fortaleza cayó y con ello quedó destruido su poder político. Sin embargo, no se les privó de su libertad para practicar su culto hasta 1685, cuando Luis XIV derogó el Edicto de Nantes. Entonces se expatrió a la mayoría de los hugonote. Cerca de 400.000 de ellos se establecieron en Inglaterra y en Prusia. Otros iniciaron nueva colonizaciones en la América del Norte. Algunos emigraron al sur de África. Varios permanecieron en Francia, donde sufrieron persecuciones repetidas veces. En 1787 el rey Luis XIV les concedió ciertos derechos. En 1780 después de la Revolución Francesa, se publicó un decreto que restituía todos los derechos y propiedades que los hugonotes habían perdido al revocarse el Edicto de Nantes.

Edad Contemporánea

Las libertades básicas de los protestantes en ese país, incluyendo el reconocimiento legal de sus matrimonios, es decir, de sus familias, fueron admitidas nuevamente por el Estado francés en 1802. A mediados del siglo XVIII, los protestantes se dividieron por causa del liberalismo, pero en 1905 (25 de octubre) fueron capaces de organizar la Federación Protestante de Francia (en francés Fédération Protestante de France) para «defender los intereses protestantes» en el contexto de un Estado laico y coordinar los esfuerzos de evangelización, educación de los pastores, enseñanza de la feligresía y misiones.

La FPF agrupaba en 2007 a diecisiete iglesias y uniones de iglesias (luteranas, reformadas-calvinistas, bautistas y evangélicas en general). La población protestante de Francia se estima en un millón cien mil feligreses aproximadamente,15​ a los que hay que añadir otros 400.000 evangélicos agrupados en la Federación Evangélica de Francia (FEF), organizada en 1969 y que abarca a unas 425 organizaciones de corte evangelicalista, es decir, que enfatizan la autoridad unívoca de la Biblia, el compromiso militante y el nuevo nacimiento, en contraposición al entronque histórico enraizado en las Reformas (Protestante y Radical) y en la herencia religiosa medieval de cátaros y hugonotes.

Con ocasión de las celebraciones por el centenario de la Federación Protestante de Francia, Le Monde publicó en octubre de 2005 una entrevista al pastor Jean-Arnold de Clermont, presidente de la FPF ese año, en la que afirmaba que «el protestantismo francés no tiene color político» y añadía, con respecto a sus relaciones con la Federación Evangélica de Francia, que la Federación centenaria «reúne a iglesias diferentes en un proyecto asociativo que pone el acento en la relación con la modernidad», mientras que el proyecto de la FEF es el de «reunir a las iglesias en torno a una Declaración de Fe». Puestas así las cosas, concluía que «no estamos en competencia con la Federación Evangélica de Francia».

Fuentes