Saltar a: navegación, buscar

Enrique IV (obra de teatro)

(Redirigido desde «Enrique IV»)
Para otros usos de este término, véase Enrique IV (desambiguación).
Enrique IV
Información sobre la plantilla
Enrique4.JPG
Autor(a)(es)(as)William Shakespeare
Editorial:Stationer’s Register (Inscrita en el registro de libreros)
GéneroTragedia griega
Edición1598
Primera edición1598

Enrique IV. Obra de teatro sobre Enrique IV de la casa de Lancaster. Tuvo un gobierno convulso, con varios frentes de batalla abiertos en su reino. Fue precedido por Ricardo II, al que desbancó, y sucedido por su hijo Enrique V. Las dos partes de que consta su biografía en la obra de Shakespeare, sumadas a la precedente y la posterior, forman una de las dos grandes tetralogías sobre la Historia de Inglaterra.

Sinopsis

Las dos obras incluyen al personaje de Sir John Falstaff, uno de los más recordados de su autor, que también aparece en la comedia Las alegres comadres de Windsor, y (sólo nombrando su fallecimiento) en el drama histórico Enrique V.

Argumento

La primera parte de Enrique IV narra la rebelión de la familia Percy, apoyada por Douglas, Mortimer y Glendower. Con ayuda del príncipe Harry, los rebeldes son vencidos en la batalla Shrewsbury. El argumento secundario se basa en la amistad del Príncipe Hal con Sir Juan Falstaff y un grupo de rufianes de taberna entre los que se encuentran Poins, Bardolf y Peto. Falstaff y sus compinches planean un asalto a un grupo de peregrinos y, a su vez, Hal y Poins se esconden para robar a los ladrones. Ello da pie a la gran sarta de mentiras y exageraciones con las que Falstaff justifica haber perdido el botín. Después tiene lugar una farsa en la que el príncipe y Sir Falstaff representan alternativamente los papeles de Rey y Hal en defensa y ataque a la figura de Sir John. Después Harry se entrevista realmente con su padre y asume su papel de Príncipe de Gales.

Los dos argumentos convergen en la batalla de Shrewsbury donde Hal vence en combate al joven Enrique Percy, llamado Hotspur, aunque después Falstaff toma el cadáver y se presenta como su ejecutor.

Estructura y forma

El drama está estructurado en cinco actos de 3, 4, 2, 4 y 5 escenas respectivamente en las que se alternan la tragedia y la comedia. Las escenas relativas al argumento primario están en verso y las correspondientes al subargumento en prosa.

Uno de los principales logros de Enrique IV está en el extraordinario dominio del lenguaje que Shakespeare ha alcanzado en el segundo de sus periodos creativos. Enrique IV recoge una gama muy amplia de variedades lingüísticas, en cuanto a registro y en cuanto a dialecto. Shakespeare logra transmitir un intenso valor poético a los parlamentos en prosa de Sir John Falstaff.

En cuanto a Hal, es un verdadero maestro del lenguaje, utilizando diferentes registros ceremoniales, populares o militares de acuerdo al ámbito donde se tengan lugar sus parlamentos. La superioridad lingüística del príncipe frente a la parquedad e inexpresión del joven Hotspur se convierte en símbolo de la victoria del príncipe frente al rebelde al final de la obra.

Cronología de la obra histórica

En 1598 fue inscrita en el Stationer’s Register (Registro de los libreros) con el título de La historia de Enrique IV y el subtítulo La cómica petulancia de Sir Juan Falstaff. Anteriores a la publicación en Folio aparecieron cinco ediciones sucesivas en cuarto (1598, 1599, 1604, 1608, 1613 y 1622). En el Primer Folio de 1623 aparece la primera entre las historias con el título de La primera parte de Enrique IV.

Pero la obra ya había sido representada en 1596 a partir de un texto en que el personaje cómico se llamaba Sir John Oldcastle. Ante las protestas de sus influyentes descendientes (Lord Cobham, entre ellos, había sido nada menos que el Lord Chamberlain de Isabel I), la compañía de los Lord Chamberlain’s Men tuvo que cambiar el nombre y Shakespere escogió el de Falstof. Pero nuevamente hubo protestas, pues John Falstof también había sido un honorable personaje histórico. Finalmente quedó consagrado el nombre ficticio de Falstaff que se puede considerar como un juego de palabras de “bastón caído.” Muchas ediciones, entre ellas la de Oxford utilizan el nombre original de Oldscastle para el personaje cómico.

Contexto histórico

Enrique nació en Bolingbroke en 1367. Era hijo de Juan de Gante y Blanca de Lancaster. En 1380 se casó con Mary Bogun de la que tuvo siete hijos, el mayor de los cuales, Enrique, le sucedió en el trono con el nombre de Enrique V. En 1394 enviudó y en 1402 contrajo un segundo matrimonio con Juana de Navarra.

Primo del Rey Ricardo II, Enrique Bolingbroke adquirió el título de Duque de Hereford en 1397. Al año siguiente estuvo entre los Lords Appellant que conspiraron contra los favoritos del rey, por lo que fue desterrado de Inglaterra. En 1399, a la muerte de Juan de Gante, Ricardo II confiscó todos los bienes de la casa de Lancaster y Enrique regresó de su exilio y usurpó la corona siendo proclamado Rey, con el nombre de Enrique IV.

Escena de la obra de teatro

El reinado de Enrique IV estuvo marcado por las constantes guerras civiles que le enfrenaron con los galeses y los escoceses liderados por parientes suyos tales como Percy, Mortimer y el Arzobispo de York que se consideraban legítimos herederos del trono.

Su segundo matrimonio con Juana de Navarra fue visto con aversión por el pueblo inglés que rumoreaba que la nueva reina practicaba la magia negra. En 1405 Enrique IV fue responsable de la muerte de Richard Scrope, Arzobispo York, con lo que la falta de popularidad del Rey se extendió todavía más. El rey enfermó gravemente de lepra y epilepsia (probablemente de origen sifilítico) y los rumores vieron en ello un signo de castigo divino.

Durante los dos últimos años de su reinado, su hijo el Príncipe de Gales asumió el poder. Enrique murió en 1413 en la estancia llamada Jerusalén (ciudad a la que siempre quiso ir en cruzada y nunca lo logró) de la Abadía de Westminster.

Las fuentes principales de Enrique IV están en las Crónicas de Raphael Holinshed escritas en 1577 y revisadas y ampliadas en 1587 y el poema de Samuel Daniel Los cuatro primeros libros de las guerras civiles (1594). Shakespeare también pudo haberse inspirado en obra anónima de 1586 titulada The famous victories of Henry the Fifth así como el poema de William Baldwin de 1559 The mirror for magistrates.

Personajes

  • Enrique IV, Rey de Inglaterra.
  • Enrique, Príncipe de Gales Hijo del rey.
  • El príncipe Juan de Lancaster Hijo del rey.
  • Conde de Westmoreland.
  • Sir Walter Blunt.
  • Conde de Northumberland.
  • Enrique Percy, de sobrenombre Hotspur, su hijo.
  • Conde de Worcester, hermano de Northumberland.
  • Lord Mortimer.
  • Owen Glendower.
  • Lady Percy, esposa de Hotspur y hermana de Mortimer.
  • Lady Mortimer, esposa de Mortimer e hija de Glendower.
  • Conde de Douglas.
  • Sir Ricardo Vernon.
  • Arzobispo de Cork.
  • Sir Miguel.
  • Sir Juan Falstaff.
  • Poins.
  • Bardolfo.
  • Peto.
  • Gadshill.
  • Mozo de cuadra.
  • Sirviente.
  • Arrieros.
  • Viajeros.
  • La Posadera doña Prisas.
  • Francisco, mozo de taberna.
  • Tabernero.
  • Alguacil.
  • Lores, mensajeros, soldados, criados y acompañamiento.

Escenarios

  • Palacio del Rey en Londres.
  • Aposentos del Príncipe Hal.
  • Palacio del Rey en Londres.
  • Corral de una taberna en Rochester.
  • Camino cerca de Gadshill.
  • Castillo de Warkworth.
  • Taberna en Eastcheap.
  • Casa del Arcediano en Bangor.
  • Palacio del Rey en Londres.
  • Campamento de los rebeldes en las afueras de Shrewsbury.
  • Camino cerca de Coventry.
  • Campamento de los rebeldes en las afueras de Shrewsbury.
  • Palacio del Arzobispo en York.
  • Campamento de las fuerzas del Rey en las afueras de Shrewsbury.
  • Campamento de los rebeldes en las afueras de Shrewsbury.
  • Llanura entre los dos campamentos.
  • Campo de batalla.

Partes de la obra teatral

Primera parte

Ha pasado un año desde el final de la obra anterior (Ricardo II) y el rey planea ir a las Cruzadas, como prometió. Pero contiendas locales se lo impiden. Además, muestra su envidia de Northumberland, por tener un hijo, Percy, buen caballero; no como el suyo, Hal (futuro Enrique V), que es un libertino.

El príncipe Hal (que desde el principio declara que se corregirá) prepara una trampa para burlar a su amigo Falstaff, un viejo borrachín y ladrón. Mientras, los nobles, encabezados por Northumberland y su hijo Percy, conspiran contra el rey. La broma contra Falstaff surte efecto: resulta robado tras robar él a unos viajeros. Un emisario del rey llega a la taberna de la Cabeza del Jabalí, con las malas noticias de la conspiración.

Enrique IV y su segunda esposa

El principal sedicioso, Percy Hotspur, se despide de su esposa, que quedará en compañía de la gentil dama de otro sublevado, Mortimer. Lady Mortimer sólo habla en Galés, y su esposo, sólo en inglés. El padre de ella traduce sus dulces palabras para su marido. Entonces Percy le pide a su mujer que, imitando a la otra, se preste a que él repose la cabeza en su seno. Ella le rechaza y él le dice que le gustaría entrar en el lecho de la dama galesa.

Todas estas discusiones con su agria esposa animan aún más a Percy a salir a combatir cuanto antes. El príncipe promete a su padre que dejará la vida licenciosa y éste lo lleva consigo a combatir contra los sublevados. Hal incluye a Falstaff en su ejército como capitán de infantería. Falstaff reúne un batallón de harapientos, que pronto mueren en la batalla. El príncipe Hal mata a Percy, y Falstaff, que se ha hecho el muerto mientras, se atribuye la hazaña. El rey ordena ejecutar a los rebeldes apresados y se dispone a reconquistar lo que aún resta. La obra resulta aburrida, excepto en los felices momentos en los que aparece Falstaff con su jocosa rotundidad de sabio borrachín y mentiroso.

Segunda parte

El conde de Northumberland, que no había participado en la batalla, recibe la noticia de la muerte de su hijo Percy, pero aún confía en las fuerzas sublevadas del Arzobispo de York. Se anuncia a Falstaff que debe ir a luchar contra Northumberland y el Arzobispo. Mientras, los rebeldes miden sus fuerzas y cuentan que los soldados del rey están divididos en tres frentes: Francia, Gales y contra ellos, lo cual reduce el número de soldados a combatir.

Nothumberland, por su parte, se va a Escocia -y no al frente de batalla- a esperar cómo transcurren los acontecimientos, aconsejado por su esposa y su nuera viuda Lady Mortimer (que, por otra parte, parece otro personaje distinto al de la obra anterior, debido al modo tan sentido con que llora a su marido muerto).

El príncipe acude a la posada para volver a bromear con Falstaff, que está acompañado de Doll Tearsheet (Dora Rompesábanas), una puta de buen corazón que le quiere bien. Pero pronto los mensajeros llaman tanto al príncipe como a Falstaff, porque se reanuda la guerra. En el Palacio de Westminster, el rey está enfermo y no puede dormir (lo que le sirve para hacer un brillante discurso al respecto). Recuerda cómo su predecesor Ricardo II vaticinó que Northumberland, primero amigo y después traidor, repetiría su traición contra él.

Luego repite su intención de visitar Tierra Santa. Falstaff recluta a sus hombres, a cuál más estrafalario. Las dos facciones en liza parlamentan, y la del Arzobispo envía a la del rey una carta con todas sus peticiones para deponer las armas. El príncipe Juan, hijo del rey, acepta todas las condiciones de los rebeldes en una amable reunión. El ejército rebelde se desperdiga contento, y entonces Juan manda apresar al Arzobispo y a los nobles sublevados.

El rey, rodeado de dos de sus hijos (Humphrey de Gloucester y Thomas de Clarence) y del conde de Warwick vuelve a declarar su propósito de partir a las Cruzadas cuanto antes, pese a su enfermedad. Le dice a Clarence que por qué no está con el príncipe Enrique, y éste le contesta que está en Londres con sus compinches. Warwick defiende al príncipe. Las buenas noticias de la victoria (también se ha derrotado a Northumberland), lejos de mejorar la salud del rey, la empeoran. Llega el príncipe Enrique, que se queda velando el sueño de su padre, con la corona en la almohada. Pero se la pone, el padre despierta y le echa una bronca fenomenal. El hijo le pide perdón, el padre lo acepta, le aconseja que cuando sea rey ocupe a los posibles oponentes en guerras extranjeras, y el rey va a morir a la sala llamada Jerusalén: su lugar de viaje nunca llevado a cabo.

El Justicia Mayor del Reino, que había metido en la cárcel al príncipe (actual rey), los otros tres hijos de Enrique IV (Juan de Lancaster, Clarence y Gloucester) y el resto de los nobles, temen las acciones del nuevo rey Enrique V. Pero éste mantiene al Justicia en su puesto y declara que con la muerte de su padre se ha enterrado también su locura juvenil.

Falstaff recibe con suma alegría la noticia de la muerte del rey y acude a la coronación de su amigo, el príncipe Hal. El ahora rey le dice: “No te conozco, anciano” y lo destierra. Para finalizar, el príncipe Juan vaticina que en los tiempos que vendrán, habrá guerra contra Francia. Según indica el texto, un bailarín recita el epílogo, en el que se anuncia que las aventuras de Falstaff tendrán continuación.

Una obra más amena que la primera parte y con fragmentos de más calado, sobre todo hacia el final (y eso que en su tiempo fue menos popular que la otra, y la crítica la sigue considerando peor). En la trama secundaria, aparecen personajes interesantes alrededor de Falstaff, como la posadera, la prostituta o el juez de paz.

Adaptación cinematográfica

La adaptación cinematográfica más interesante de la obra (primera y segunda partes) es la realizada por Orson Welles en 1965, con el título de Campanadas a medianoche. Añade también fragmentos de Ricardo II, de Enrique V y de Las alegres comadres de Windsor. Welles interpreta a Falstaff. Otro acercamiento es Mi Idaho privado (1991), de Gus Van Sant, película de témática homosexual en la que uno de los personajes (Keanu Reeves) se dedica a la prostitución por rebeldía ante su padre.

Significación de la obra

En esta obra William Shakespeare introduce por primera vez la técnica de la comedia en los dramas históricos. A nivel de crónica, el drama escenifica los continuos problemas políticos a los que se tuvo que enfrentar Enrique Bolingbroke por la inseguridad de su trono usurpado y por las rebeliones dirigidas por Worcester, Hotspur y Glyndwr.

Las escenas históricas tienen un magnífico contrapunto en el argumento secundario en clave humorística que, a parte de su excelente ironía, reflejan y amplían los conflictos de la trama principal. El Rey que a nivel estatal se tiene que enfrentar a grandes insurrecciones, a nivel personal sufre la rebelión de su primogénito.

Hal es el punto de conexión entre los dos argumentos y a la vez un contrapunto de Hotspur, a quien finalmente vence en batalla. La figura de Falstaff ha sido considerada, al igual que Hamlet y Cleopatra, la figura más lograda de Shakespeare y, junto a Sancho Panza, el mejor carácter cómico en la historia de la literatura occidental. Pero Falstaff cumple una doble función, por una parte como padre sustituto del Príncipe de Gales y por otra parte como contrapunto de la atormentada figura del Enrique IV. A lo de las tres obras: Enrique IV, 1 y 2 y Enrique V Harry va evolucionando desde la rebeldía juvenil hasta la aceptación plena de su papel primero de Príncipe de Gales y después de Rey de Inglaterra.

Enlaces relacionados

Fuente