Saltar a: navegación, buscar

Iglesia Parroquial Mayor (Sancti Spíritus)

Iglesia Parroquial Mayor
Información  sobre la plantilla
Iglesia-mayor- SSP.jpg
Vista del exterior de la Iglesia Parroquial Mayor
ReconocimientoMonumento Nacional el 10 de octubre de 1977
SedeSancti Spíritus, Bandera de Cuba Cuba
Lenguas litúrgicasEspañol
Otros nombresIglesia Mayor

Iglesia Parroquial Mayor. Se encuentra situada en la provincia de Sancti Spíritus, municipio del mismo nombre. Es una construcción religiosa colonial de relevantes valores arquitectónicos, considerada una joya de la arquitectura. De estilo romano y barroco, constituye uno de los edificios más sobresalientes del centro histórico de la ciudad y es la más antigua de la Isla de Cuba.

Historia

Se terminó de construir en el año 1680 y tras haber demorado 60 años. En su origen esta iglesia se edificó en Pueblo Viejo, un lugar próximo al río Tuinicú, cuando el Adelantado Diego Velázquez fundó la villa del Espíritu Santo en 1514. De ahí que desde que esta Villa tuvo su primer asentamiento, contó con una pequeña ermita en el centro.

Después fue trasladada a las orillas del río Yayabo, donde se construyó de madera, con más amplitud y mejores condiciones para el culto. Pero con el crecimiento poblacional, la metrópoli proyectó un nuevo templo que sería la actual Iglesia Parroquial Mayor. El Obispo Fray Alonso Enríquez de Almendáriz realizó la primera visita episcopal a la Villa en 1661, y elevó al Rey Felipe II una carta dando a conocer que ordenó reedificar la iglesia porque resultaba poco espaciosa según su punto de vista. La nueva edificación, con casa para el sacerdote, anexa al templo, fue costeada prácticamente por el Sargento Don Ignacio de Valdivia entre 1620 y 1680.

Leyenda

Su puerta principal es conocida como La Puerta del Perdón; allí está enterrada una señora adinerada y malhumorada que en el lecho de muerte, arrepentida de todo el mal que había hecho, pidió ser enterrada en la entrada principal de la parroquia, para que cuando todo el que entrara por la puerta pasara por encima de su cádaver para ver si algún día Dios la perdonaba por lo mala que había sido con todo el mundo.

También sus archivos dan cuenta de un hombre enterrado en vida el 6 de julio de 1712, Bartolomé Ortégano, quien tuvo la misa cantada con vigilia de tres canciones.

En la iglesia se daba sepultura a los vecinos, pero con el aumento de la población se creó en el patio un lugar sagrado hasta que en 1804, con la visita del Obispo Espada, se prohibió y se dispuso la construcción de un cementerio general. En la actualidad se mantiene la bóveda funeraria, en la antigua capilla del Rosario, hoy capilla del Santísimo, lugar más santo de la iglesia donde se guarda la ostia divina o el cuerpo de Cristo, que los cristianos por fe creen que el Señor siempre está presente allí. Ahí yacen los restos del Monseñor Pablo T. Noya Minguez, quien fue durante 46 años párroco ejemplar de esta iglesia y también todos los restos encontrados en los alrederores de la iglesia.

Características de su construcción

Vista del exterior de la Torre y la puerta de entrada de la iglesia.

En la segunda mitad del siglo XVII sufrió asaltos y saqueos, de piratas que no respetaban ni siquiera los templos. En el año 1665, se llevaron vasos sagrados, varios ornamentos litúrgicos y una famosa paloma de oro que había sido donada por Don Pedro Pérez de Corcha en 1612. Para tañer las cuatro campanas fundidas en oro, plata y bronce que datan de 1771,1835 y 1853, es necesario subir 103 escalones de madera preciosa. Esta torre, llegó a ser la más alta de Cuba, y fue erigida después de la segunda visita del Obispo Espada, en 1819. Su altura inicial fue de 40 metros, pero varias descargas eléctricas afectaron la cúpula y a mediados del siglo XIX se le dio el remate que aún conserva. Actualmente el campanario de está iglesia posee 86 escalones y 30 metros.

Su reloj público, que da la hora para el norte de la ciudad y para el sur, data de 1911, pero el primero que tuvo fue comprado en 1771, con 600 pesos reunidos por el pueblo para la construcción del puente sobre el río Yayabo. Los techos del templo son de original armadura, con signos arábigos y arcos de ladrillos. Los alfarjes de la nave principal, la cubierta abovedada de la Capilla del Cristo de la Humildad y la Paciencia hacen de este uno de los edificios más sobresalientes del Centro Histórico de Sancti Spíritus, una verdadera reliquia arquitectónica, orgullo de sus pobladores, que testimonia la antigüedad de la Villa, la cual recibió por Real Orden el título de ciudad en 1867.

Monumento Nacional

Fue declarada Monumento Nacional [1]el 10 de octubre de 1977.

Referencias

  1. Patrimonio de Sancti Spíritus. En Periódico Escambray Consultado el 5 de diciembre del 2012

Fuentes