Saltar a: navegación, buscar

Imperio Romano de Occidente Artículos de Referencia

Artículo de referencia

Imperio Romano de Occidente.
Información  sobre la plantilla

476
Ubicación de
Imperio Romano de Occidente hacia el 395 dne.png
Capital Roma
Moneda Denario, Sestercio

Imperio Romano de Occidente. Comprendía desde Hispania, Italia, Galia, la isla de Gran Bretaña, el Magreb , las costas de Libia, la península de los Balcanes, Anatolia Oriente Próximo , Egipto y el resto del territorio de África del norte, sin embargo desde los siglos II y I a.n .e en que comienza a gestarse la crisis del régimen esclavista y durante los siglos I y II d.n .e , período de máximo apogeo del Imperio , comienzan a hacerse evidentes los síntomas de la decadencia , los cuales en el siglo III d.n.e , se hacen innegables .

La crisis del régimen esclavista

Las relaciones de producción esclavistas, constituyeron la causa fundamental de la crisis. La crisis del régimen esclavista tuvo diferentes manifestaciones en el ámbito económico, social y político del Imperio Romano y como consecuencia de la misma se fueron gestando nuevas relaciones de producción (dominio) en el seno del sistema esclavista. La crisis hundió a las ciudades, debido a la ruina económica y los saqueos, la desaparición de las pequeñas y medianas propiedades, aunque cosa paradójica la gran propiedad, no había sido afectada, se transforman en un dominio.

Los emperadores Ilirios

Los emperadores ilirios (recibieron este nombre por proceder de familias de simples colonos militares en la región de Iliria, región montañosa que se extendía a lo largo del mar Adriático), poseían grandes propiedades de tierras, y gobernaban en contacto directo con los Dominus. El primero de estos emperadores de origen ilirio fue Diocleciano (284-305 d.n.e) quien entre las medidas principales que toma está la división del imperio con vistas a protegerlo en la tretarquía o gobierno de cuatro jefes militares.

Después de su división en Occidente y Oriente iniciada con la tetrarquía del Emperador Diocleciano, en el 330 a.n.e, el emperador Constantino abandonó Roma para siempre y proclamó oficialmente como capital del Imperio a la antigua ciudad griega de Bizancio, en la parte oriental del Imperio, llamándose a partir de entonces Constantinopla. La división del Imperio tomó forma definitiva por el Emperador Teodosio I (379-395), quien lo repartió entre sus dos hijos: Arcadio recibió el Imperio de Oriente y Honorio recibió el de Occidente.
División del Imperio Romano Occidental y Oriental.jpg

La división del Imperio Romano

Después de la división del Imperio Romano, occidente quedó conformado por Hispania, Italia, Galia, la isla de Gran Bretaña, el Magreb y las costas de Libia, mientras que oriente estaba conformada por la península de los Balcanes, Anatolia, Oriente Próximo y Egipto; convirtiéndose con el tiempo en el Imperio bizantino, denominación tomada de Bizancio, antiguo nombre griego de su capital Constantinopla. En la medida que la situación del Imperio Romano fue haciéndose cada vez más catastrófica, los bárbaros penetraban sin cesar: hunos, visigodos, vándalos, burgundos, godos. En el 410 Alarico sitia Roma, en el 455 es tomada por segunda vez y despiadadamente es desvastada por el jefe vándalo Genserico , venido de África por mar . En el año 476 d.n.e Odoacro jefe bárbaro relega al emperador de trece años Rómulo Augústulo, a una de sus quintas de Campania y juzgando que Occidente ya no tenía necesidad de emperador, devolvió las insignias imperiales a Constantinopla y se proclamó rey de Italia. Caía así definitivamente el Imperio Romano de Occidente.

Fin del imperio

Pese a que generalmente se considera que el derrocamiento de Rómulo Augústulo determinó el fin del Imperio Romano, en sentido estricto esto es inexacto: el Imperio Romano de Oriente sobreviviría casi 1.000 años más. Los territorios comprendidos en el antiguo Imperio Romano de Occidente fueron gobernados por distintas tribus bárbaras, incluidas las responsables de su caída. A grandes rasgos, la distribución de los pueblos de origen bárbaro que gobernaron territorios dentro de las antiguas fronteras del Imperio de Occidente sería la siguiente: Italia e Iliria: ostrogodos y hérulos; Hispania: visigodos, alanos y suevos; Galia: visigodos, francos, burgundios y turingios; Britania: anglos, jutos y sajones; Germania Superior e Inferior: francos, alamanes y gépidos; Norte de África: vándalos.

Fuentes