Saltar a: navegación, buscar

José María Agramonte

José María Agramonte
Información sobre la plantilla
Monumento 2-josé-maría-agramonte.jpg
Monumento a José María Agramonte y sus compañeros, caídos el 24 de octubre de 1895
NombreJosé María Agramonte Varona
Nacimiento1871
Bandera de Cuba
Fallecimiento24 de octubre de 1895
Cuba
PadresManuel Agramonte y Porro, Juana de Dios Varona

José María Agramonte. joven Capitán mambí, miembro del Partido Revolucionario Cubano, participó en la guerra del 1895.

Síntesis biográfica

Nació en 1871 en Puerto Príncipe, su padre fue un coronel insurrecto, dueño de varias propiedades, José María, fue educado en uno de los mejores colegios de Camagüey, familiarizado con la literatura y la historia. Destacándose en él su amor a la Patria y la disposición de luchar por ella con las armas en la mano.

Partió a los Estados Unidos, vinculándose al Partido Revolucionario Cubano, enviado por José Martí como Miembro del Partido para que preparara la guerra en la región, se asienta en una de las propiedades familiares, la finca "Pozo Brujo", en el actual municipio de Ciro Redondo, realizando una labor proselitista en tierras avileñas.

En la guerra del 1895, el primer alzamiento en el municipio, ocurrió en la finca Pozo Brujo, el 21 de abril de 1895 por José María Agramonte.

Muerte

Muere el 24 de octubre de 1895, en las proximidades del poblado de Ciego de Ávila, hoy calle Libertad entre Dos y Tres.

Fue víctima de una emboscada tendida por traidores cubanos al servicio de la jefatura de la Trocha Militar de Júcaro a Morón, los que, haciéndose pasar por patriotas, se incorporaron a la tropa del Coronel Justo Sánchez Peralta, estos hicieron correr la voz de que existían armas escondidas al oeste del poblado de Ciego de Ávila, sede de la Comandancia General de La Trocha. Al conocer esto fue enviado un grupo de hombres, al mando del oficial Agramonte para recuperar las armas. Solo dos lograron salvarse de la emboscada.

Fuentes

Homenaje a la memoria, del capitán José María Agramonte

Tan valiente como culto