Saltar a: navegación, buscar

La Aldea Taína

Aldea Taína
Información sobre la plantilla
Aldea taína Chorro maita.jpg
Ubicación en el mapa de los primeros asentamientos arqueológicos taínos en Banes, Holguín
Información
Periodo históricoSiglo XV y principios del XVI
Raíz étnicaAruaca
Principales ciudadesBanes
RegiónOriental de Cuba
Pueblos relacionadosAntiguo cacicazgo aborigen de los taínos o arahuacos insulares

Aldea Taína. Ubicada en el municipio de Banes, en la provincia de Holguín, se halla uno de los los asentamientos humanos más antiguos e importantes del país. Reproducida a escala natural, cuenta con 38 esculturas humanas, y el logrado entorno de sus viviendas, como caneyes, sitios de labranza, cocinas, piezas, utensilios, bajareques, un “vara en tierra”, etc. El valor estriba en el hiper-realismo logrado por los artistas holguineros Argelio Cobiellas, padre e hijo, y Lauro Echavarría Osorio. En la Aldea Taína, el visitante descubre que todo está dispuesto para recrear la forma de vida en la Isla a finales del siglo XV y principios del XVI.

Ubicación

Ubicada en el municipio de Banes, en la provincia de Holguín, se halla uno de los los asentamientos humanos más antiguos e importantes del país. Banes, conocida además como la capital arqueológica de Cuba, tiene esta denominación porque en su territorio existen dos museos que exponen y atesoran una amplia colección arqueológica, y además, cuenta con un museo único de su tipo en el país, enclavado sobre los restos del cementerio de un antiguo cacicazgo aborigen de los taínos o arahuacos insulares y el más grande hallazgo en América. A solo unos metros de este fascinante museo se encuentra La Aldea Taína.

Vista de la Aldea Taína

Características generales

Esta aldea reproducida a escala natural, cuenta con 38 esculturas humanas, y el logrado entorno de sus viviendas, como caneyes, sitios de labranza, cocinas, piezas, utensilios, bajareques, un “vara en tierra”, y hasta objetos de juego y recreación, completados con las vestimentas y los abalorios exactos que logran recrear el ambiente, de lo que pudo ser un día cualquiera, hace más de cinco siglos, para una familia de la etnia aruaca. Los nativos aprovechaban la abundancia de agua y las tierras fértiles de la zona, así como la cercanía del mar.

El valor estriba en el hiper-realismo logrado por los artistas holguineros Argelio Cobiellas, padre e hijo, y Lauro Echavarría Osorio, pues las esculturas humanas detallan, incluso, hasta la deformación craneana, la perfilación del rostro y el rápido envejecimiento de aquel grupo humano que a los 45 años de edad ya era anciano.

Entorno arqueológico

A esta extraordinaria Aldea se puede llegar si se adentran en el Cerro de Yaguajay a través de un camino de terraceo que delata el caliche en su conformación principal, o sea, esa “tierra” blanca y brillante, que por cierto, abunda en la región de Banes. En sus alrededores ha ido creciendo un asentamiento poblacional durante los años más recientes, hasta llegar a lo que un día, ya lejano en el tiempo comenzó a llamarse El Chorro de Maita denominación justificada a partir de tener su origen en el terreno de una antigua finca, perteneciente a una mujer conocida por “Maita”, y donde como capricho y regalo de la naturaleza, brotaba, y brota, un caudaloso manantial. [1]

Esculturas humanas de la cultura taína danzando el areíto

En realidad, ni el manantial, ni la finca de Maita, ni incluso el privilegiado entorno, con una especie de balcón natural, debido a su altura, desde donde se domina visualmente una extensa panorámica de la cercana costa atlántica y sus alrededores, hasta el horizonte marino, constituyen causas ni efectos para avalar el verdadero impacto que significa visitar el lugar, al que acuden cada año miles de cubanos y personas provenientes de infinidad de países de todo el mundo, pues el sitio, hace tiempo está incluido en las principales cartas informativas de la industria turística cubana.

Tradición cultural

En la Aldea Taína, el visitante descubre que todo está dispuesto para recrear la forma de vida en la Isla a finales del siglo XV y principios del XVI. Estatuas que muestran a los indígenas en sus ceremonias religiosas, vasijas de cerámica e imágenes de dioses, junto a las opciones de degustar platos combinados con alimentos de los nativos y de la cocina española. También se puede disfrutar de un Show Aborigen, que revive una historia de hace alrededor de 500 años.

Retumban nombres de dioses en la voz del cacique, mientras en forma de círculo, un grupo de hombres y mujeres, de rasgos aindiados y ataviados con prendas tejidas, bailan un areíto al ritmo del mayohuacán. El caney que los acoge se recorta en el cielo, donde el azul exhibe tonos más claros que el Océano Atlántico, cuyas aguas, a escasos kilómetros, completan el paisaje, abundante en vegetación y exquisitamente paradisíaco. Estas opciones hace de este sitio un punto atractivo del polo turístico holguinero.

Referencias

  1. Ciudad Banes. Capital arqueológica. Disponible en: www.visitarcuba.org. Consultado el 22 de junio de 2017.

Véase también

Fuente