Saltar a: navegación, buscar

Lepra

Lepra
Información sobre la plantilla
In01.jpg
Enfermedad infecciosa crónica.
Agente transmisor:Bacilo Mycobacterium leprae.
Región de origen:Asia, África, Centroamérica, América del Sur y Estados Unidos.
Región más común:Piel, faringe, laringe, nariz, ojos y testículos.
Forma de propagación:Se desconoce.

Lepra. También conocida como Enfermedad de Hansen, es una enfermedad infecciosa crónica causada por Mycobacterium leprae, un bacilo acidorresistente. Además de algunas otras partes del cuerpo, la enfermedad afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos.

Origen de la enfermedad

Este padecimiento es endémico en ciertas zonas geográficas como en Asia tropical y subtropical, África, Centroamérica y América del Sur en las regiones del Pacífico y el sur de E.U.A.
Lepra en la piel

Las lesiones incluyen los tejidos más fríos del organismo como los nervios superficiales, piel, faringe, laringe, nariz, ojos y testículos. El inicio de la enfermedad es insidioso. En casos no tratados, la deformación por infiltración de la piel y afección de los nervios puede ser extrema. Así también, 10 a 20 años es mortal.

Breve historia de la enfermedad

La lepra ya era conocida por las antiguas civilizaciones de China, Egipto y la India. La primera referencia escrita a la lepra se remonta aproximadamente al año 600 a.C. A lo largo de la historia, los afectados por la enfermedad se han visto condenados al ostracismo por sus comunidades y familias.

El The Oxford Illustr.Companion to Medicine afirma que la primera mención a la lepra, así como su cura ritual, fue descripta en el texto hindú Atharva-veda, escrito en la Encyclopedia Britannica 2008, Kearns & Nash (2008) anotan que la 1ª mención a la lepra se describe en el tratado médico indio Sushruta Samhita (siglo VI a. C.) La Enciclopedia Cambridge de Paleopatología Humana (1998) dice: "El Sushruta Samhita de la India describe la condición patológica muy bien y aún ofrece sugerencias terapéuticas hacia 600 a. C." El cirujano Sushruta que prosperó en la ciudad de Kashi hacia el siglo VI a. C., y el texto médico Sushruta Samhita—atribuyen su aparición durante el 1er milenio a. C. Material escrito rescatado de excavaciones que contiene la obra de Sushruta es el Manuscrito de Bower—datado en el siglo IV, a lo sumo un milenio después de la obra original.

La Biblia contiene pasajes en referencia a la «lepra», tanto en el Antiguo Testamento y en el Nuevo. No podría saberse si se trata de la misma peste: ese término en efecto se utilizó para numerosas enfermedades de la piel de orígenes y de gravedad muy variables. Un Metzora, sería una persona atacada de tzara'at ("lepra") en el libro del Levítico. La ley israelí hacía obligatorio para los Kohen (servidores del Templo) de saber reconocer la lepra (Lv.14: 1-57).

¿Qué la provoca?

La lepra es causada por un bacilo acidoresistente, Mycobacterium leprae.
Lepra en la cara

No se conoce la forma de transmisión, pero es probable que se contraiga durante la niñez y después de una exposición prolongada. El contagio en los adultos es muy raro y puede ser por tatuajes. Cabe mencionar que la lepra desde el punto de vista clínico y de laboratorio se divide en lepra lepromatosa y lepra tuberculosa o tuberculoide.

Síntomas

Las lesiones cutáneas pueden presentarse como máculas anestésicas, pálidas de 1 a 10 cms de diámetro; nódulos infiltrados discretos eritematosos de 1 a 5 cms de diámetro, o una infiltración cutánea difusa. En cuanto a las alteraciones neurológicas, el padecimiento se puede manifestar con un infiltrado y engrosamiento de los mismos con la resultante anestesia, neuritis, parestesia, úlceras tróficas, reabsorción ósea y acortamiento de los miembros.

Lepra lepromatosa: En este tipo de lepra la evolución es progresiva y maligna. Caracterizándose por lesiones cutáneas nodulares; invasión lenta simétrica de los nervios; abundantes bacilos acidoresistentes en las lesiones cutáneas y prueba cutánea de lepromina negativa. El paciente tiene problemas de inmunidad celular.

En este padecimiento es común la tuberculosis pulmonar intercurrente, tal vez por la deficiencia inmunología celular. En la afección de larga duración puede haber amiloidosis.

Lepra tuberculoide: La evolución es lenta y benigna y no progresiva, con lesiones cutáneas maculares, afección asimétrica grave de los nervios, de inicio repentino, con pocos bacilos en las lesiones y pruebas cutáneas de lepromina positiva. Con frecuencia hay casos intermedios ("limite").También se puede presentar afección ocular, (queratitis e iridociclitis), úlceras nasales, epitaxis, anemia y linfadenopatía.

Diagnóstico

El diagnóstico por laboratorio se establece al demostrar la presencia de bacilos acidoresistentes en el raspado de fisuras cutáneas o del tabique nasal en frotis.

La biopsia cutánea o de los nervios afectados engrosados, también proporciona un cuadro histológico típico.

El Myobacterium leprae no se ha podido desarrollar en medios de cultivo, pero se multiplica en las patas de ratones y en armadillos, inyectados experimentalmente.

Tratamientos y recomendaciones

Se administra por vía oral Dapsona (DDS) 50 a 100 mg/día. La posibilidad de resistencia a DDS se reduce si se administra simultáneamente rifampicina 10 mg por Kg por día. Si hay fiebre, granulocitopenia o ictericia, se interrumpe la DDS y se administra Clofazimina 1 a 4 mg por Kg por día bucales.

La talidomida es útil para el tratamiento del eritema nudoso de la lepra (ENL en mujeres embarazadas y se administra de 100 a 400 mg/día. Los corticosteroides también son útiles. La atención quirúrgica a las extremidades puede evitar deformidades.

Cabe recordar que los fármacos se administrarán con precaución y en dosis lentamente crecientes y suprimirse cuando originan una reacción llamada "reacción de la lepra" con fiebre, anemia progresiva con leucopenia o sin ella; síntomas gastrointestinales graves, dermatitis alérgica, hepatitis, trastornos mentales o eritema nudoso.Los tratamientos por lo general se prolongan por años, ya que al suprimirlo es posible que se presente un recrudecimiento.

Medidas y recursos necesarios

Para poder llegar a todos los pacientes, el tratamiento de la lepra debe integrarse plenamente en los servicios de salud generales. Esta condición es fundamental para lograr la eliminación la enfermedad. Además, es necesario un compromiso político sostenido en los países donde la lepra sigue siendo un problema de salud pública. Asimismo, los asociados para la eliminación de la lepra deben seguir velando por que se proporcionen los recursos humanos y financieros necesarios para ello.

La secular estigmatización de la enfermedad sigue siendo un obstáculo para que el propio paciente informe sobre la enfermedad y se beneficie de un tratamiento temprano. Hay que cambiar la imagen de la lepra a nivel mundial, nacional y local. Es necesario crear un nuevo entorno en el que los pacientes no duden en buscar atención para obtener un diagnóstico y tratamiento en cualquier centro sanitario.

Estrategia para eliminarla

Las medidas siguientes forman parte de la campaña en curso para la eliminación de la lepra:

  • Velar por que todos los pacientes tengan acceso a servicios de TMM ininterrumpidos, implementando para ello sistemas de administración de la medicación que sean flexibles y cómodos para el paciente.
  • Garantizar la sostenibilidad de los servicios de TMM mediante la integración de los servicios de atención de la lepra en los servicios de salud generales y fortalecer la capacidad del personal sanitario general para tratar la enfermedad.
  • Promover la concienciación de la comunidad y cambiar la imagen de la lepra a fin de alentar a los propios afectados a que busquen asistencia y puedan beneficiarse de un tratamiento temprano.
  • Vigilar el desempeño de los servicios de TMM, la calidad de la atención dispensada a los pacientes y los progresos realizados hacia la eliminación mediante sistemas nacionales de vigilancia de la enfermedad.

Véase también

Fuentes

  • Ministerio de Salud Pública; Cuba (1997): Controles de foco en la atención primaria de salud.
  • Colectivo de autores: Elementos de Anatomía. Patológica General.