Saltar a: navegación, buscar

Leyenda Oscura

Leyenda Oscura
Información sobre la plantilla
La leyenda oscura.png
Autor(a)(es)(as)Christine Feehan
Editorial:Titania
GéneroNovela Paranormal/Fantástico
EdiciónEnero 2012
ISBN9788415139218
Leyenda Oscura. Novela romántica gótica, con una historia atrayente y misteriosa. Es la octava de la Saga Oscura o Saga de los Cárpatos, como también se le conoce. Fue escrita por Christine Feehan.

Sinopsis

Nueva entrega de la apasionante saga fantástica de Christine Feehan. Gabriel, miembro de la poderosa raza de carpatianos que combaten desde tiempo inmemorial a los vampiros, llega al París moderno donde, aparte de sorprenderse por los avances humanos, se encuentra con la sorpresa mayor de una mujer de su propia especie. Francesca, una carpatiana que ha permanecido cientos de años oculta entre los humanos, hasta conseguir un milagro que ningún carpatiano podría soñar: caminar bajo la luz, sentirse casi humana, y hasta pensar en amar a uno de ellos, el seductor doctor Brice. Pero la llegada de Gabriel, elegido por el destino como su compañero eterno, lo cambia todo. Atrapada entre dos mundos, para Francesca comienza una lucha entre su vida independiente y libre como humana y la irresistible seducción que siente hacia Gabriel, al que todas las fibras de su ser anhelaban desde hacía tanto tiempo. Pero la felicidad de ambos está en peligro: Gabriel no ha sido el único en despertar.

Trama

Gabriel es un cárpato legendario que se creía muerto hace más de 300 años, pues nunca más se había sabido nana de él, ni de su hermano gemelo, el temible Lucian que se había convertido en vampiro. Juntos habían sido los principales guerreros de su pueblo, su mayor tesoro, sus guardianes, y a la vez los más temidos.

Pero un día Gabriel despertó sabiendo que su hermano querido se había convertido en vampiro, y se dedicó únicamento a cazarlo, pues nadie más podría enfrentarse a su hermano y sobrevivir.

Se enfrentaron en numerosas batallas, donde se veían igualados y ninguno ganaba, deteniéndose cuando ya no les quedaban fuerzas y heridos gravemente para retirarse a sanar en la tierra y luego volver a enfrentarse. En numerosas ocasiones Lucian conducía a Gabriel hasta París, al parecer este era su "parque de juegos favorito". Eso sí, había una condición, nunca podían permitir que un tercero entrara en el juego, según palabras de Lucian, cualquier vampiro que intentara matar a su hermano terminaba muerto por su mano, pues este era un placer que solo le correspondía a él. Y entonces Gabriel había hecho algo inesperado, los había enterrado a ambos en un cementerio en París, y habían pasado trescientos años durmiendo.

Cuando Gabriel despierta en el París actual sabe que matará pronto, pues el hambre no le deja pensar, y lo peor, sabe que su hermano ha despertado. Para su total consternación encuentra a una mujer carpatiana muy antigua que resulta ser nada más y nada menos que su compañero, y aún peor, ella siempre lo ha sabido.

Ahora la amenaza de Lucian es aun mayor, porque inconcientemente Gabriel conecta con él para darle información, y aún más asombrosamente, Lucian comparte lo que aprende sobre elnuevo mundo con él. Algo totalmente más desesperante es que Lucian siente cuando Gabriel está en problemas, y no solo le pregunta si lo necesita, sino que hasta lo ayuda con algunos vampiros de la zona, porque según él, nadie puede atreverse a enfrentarse a su hermano y vivir, está reservado para él. Llega incluso a salvar la vida de Francesca y a matar a los hombres que abusaron de Skayler Rose, una jovencita que Gabriel y Francesca han adoptado. ¿Qué se trae Lucian entre manos?

Palabras rituales del matrimonio

"Te reclamo como mi compañera. Te pertenezco. Te ofrezco mi vida. Te doy mi protección, mi fidelidad, mi corazón, mi alma y mi cuerpo. Tu vida, tu felicidad y tu bienestar serán lo más preciado y estarán por encima de todo siempre. Eres mi compañera, unida a mí para toda la eternidad y siempre bajo mi cuidado”

Estas palabras están impresas en los hombres de los Cárpatos desde antes de su nacimiento para que puedan unir a ellos a su verdadera compañera.

Sobre la raza de los Cárpatos

Los Cárpatos son una raza de hombres nacidos en las montañas con ese nombre de una larga longevidad, o más bien inmortalidad. Son una estirpe de guerreros ancestrales que lucha contra los vampiros para proteger a su raza y a los humanos a la vez. Se alimentan de sangre, pero a diferencia de los vampiros, ellos no aterrorizan a sus presas, ni matan mientras se alimentan, son bondadosos con los humanos y al terminar de alimentarse les borran los recuerdos para que no sepan qué ocurrió.

Cuando los hombres de los Cárpatos tienen aproximadamente 200 años pierden la habilidad de ver en colores, viendo solo blanco, negro y en esacala de grises; juntamente con los colores pierden sus emociones, quedándoles solo su honor para seguir adelante y los recuerdos de lo que una vez sintieron.

A medida que pasan los años, los hombres de los Cárpatos se ven asaltados por una oscuridad que vive en ellos, una bestia interior, que los llama a sentir el poder de la muerte mientras se alimentan.

Con cada vampiro que matan su alma se va desgarrando más y su bestia interior se hace más fuerte. Muchos de ellos sucumben al llamado del poder y se convierten en los malvados vampiros, otros en cambio deciden caminar a la luz del sol cuando saben que el momento está cerca para morir con honor. Lo único que puede salvar a estos hombres de un destino tan solitario y doloroso es encontrar a su compañera, la otra mitad de su alma, la luz para su oscuridad.

Como la raza se encuentra casi extinta, pues casi todos los embarazos terminan en abortos, y de los pocos niños que nacen muy pocos sobreviven al primer año, no hay niñas pequeñas que puedan ser compañeras algún día de los hombres de su raza. Y entonces descubren que ciertas mujeres con habilidades psíquicas pueden ser las compañeras de estos hombres, y que pueden ser convertidas con éxito a su raza. Pero la conversión es dolorosa, y requiere de tres intercambios de sangre.

Por otra parte no cualquiera puede ser compañera, pues los compañeros no se escogen. Solo aquella que pueda devolver al hombre sus emociones y colores es su verdadera compañera.

Fuentes