Saltar a: navegación, buscar

Liga Antiimperialista de Cuba

Liga Antiimperialista de Cuba
Información sobre la plantilla
3-liga-antimperialista.jpg
Mitín Liga Antimperialista
Fecha:27 de junio de 1925
Lugar:Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
Asociación de estudiantes, obreros e intelectuales cubanos y latinoamericanos
Resultado:
Difusión de las ideas antiimperialistas
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Julio Antonio Mella, Juan Marinello Vidaurreta
Liga Antiimperialista de Cuba. Asociación de estudiantes, obreros e intelectuales cubanos y latinoamericanos para la difusión de las ideas antiimperialistas. Fundada por Julio Antonio Mella y reorganizada posteriormente por Juan Marinello Vidaurreta.

Antecedentes

Inmediatamente después de la fundación de la Liga Antiimperialista de las Américas (LAI) -creada en México en Marzo de 1925 bajo la dirección del pintor muralista Diego Rivera- comenzó a conformarse su Sección Cubana, la cual se inscribió en el gobierno provincial de La Habana con el nombre de Liga Antiimperialista de Cuba.

Los primeros pasos para la constitución de la Sección Cubana de la Liga Antiimperialista de las Américas se llevaron a cabo en la Agrupación Comunista de La Habana, a partir de una comunicación publicada por El Libertador —órgano de prensa de la LAI, que dirigía el pintor mexicano Xavier Guerrero—, la cual fue dada a conocer el 15 de marzo de 1925 en una reunión de la Agrupación. A Julio Antonio Mella correspondió la responsabilidad de informar al director de la LAI del proyecto para crear una sección cubana.

Creación

La Sección Cubana de la LAI se constituyó el 27 de junio de 1925, en el local de la Asociación de Estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. En asamblea efectuada en la Sociedad de Torcedores –con sede en la calle San Miguel No. 210, en La Habana- el 14 de julio siguiente, en conmemoración de la toma de la Bastilla durante la Revolución francesa, se eligió una junta directiva por un año, la cual quedó integrada por Julio Antonio Mella, José Acosta y Alejandro Barreiro, como secretario organizador, vicesecretario y secretario financiero, respectivamente, y por Carlos Baliño, Rubén Martínez Villena, Alfonso Bernal del Riesgo, José Zacarías Tallet, Antonio Penichet y otros, como vocales. En la Liga también se inscribieron Leonardo Fernández Sánchez, presidente de los estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana; Aureliano Sánchez Arango, Francisco L. Rodríguez y Emilio Álvarez Recio. El Reglamento se presentó el 6 de julio en el Registro de Asociaciones del Gobierno Provincial de La Habana, y el Acta de Constitución, el 17 de julio, ante la misma instancia.

El 20 de julio de 1925 el periódico Nueva Luz publicó un manifiesto de la Liga Antiimperialista de Cuba que denunció cómo el imperialismo reclutaba a sus mejores aliados, mediante el soborno y la corrupción, entre los gobernantes de los países a los cuales intentaba explotar, con la colaboración de los capitalistas de esas mismas naciones, quienes, al sentirse débiles, hacían causa común con la potencia dominante.

El propósito de la Sección Cubana de la Liga Antiimperialista de las Américas era agrupar a todos los revolucionarios decididos a enfrentar al imperialismo. Sus miembros libraron una batalla ideológica importante contra la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), que había logrado penetrar en escasa proporción dentro de la clase media cubana.

Relación con otras organizaciones

Además de sus relaciones con la recién fundada Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC) y el Partido Comunista de Cuba, la Sección Cubana de la LAI estableció contactos con organizaciones de afrocubanos, de exiliados españoles y de inmigrantes judíos, así como con el Partido Comunista Chino (KMT), el Kuomintang.

El 21 de agosto de 1925 Julio Antonio Mella ofreció una conferencia en el Sindicato de Motoristas y Conductores de La Habana, en la cual denunció la opresión imperialista sobre los pueblos.

Primer acto público

Al día siguiente se realizó en el Campo de Marte -hoy, Parque de la Fraternidad-, con la participación de centenares de trabajadores, estudiantes e intelectuales, el primer acto público de propaganda de la Liga, para divulgar sus objetivos de trabajo y denunciar los males a que se veían sometidos los pueblos de América Latina. Se hizo allí una enérgica denuncia contra la opresión y el saqueo de las riquezas de los pueblos, y se manifestó la solidaridad hacia el líder marroquí Abd–el Krim, quien dirigía heroicamente a su ejército contra las tropas colonialistas españolas y francesas, en defensa de la República de Rif.

Segundo acto público

En nuevo acto, el día 25 de agosto, tomaron la palabra Alfredo López Arencibia, Alejandro Barreiro y Alonso Bernal del Riesgo, junto con Julio Antonio Mella, quien encabezó una campaña nacional de la Liga Antiimperialista por la devolución de la Base Naval de Guantánamo -que había sido impuesta a Cuba por la Enmienda Platt. En reunión efectuada en la Sociedad de Torcedores de La Habana el 23 de noviembre siguiente, se ratificó la finalidad de la Liga -en la cual quedaban incluidos todos los partidarios de las luchas antiimperialistas- y se reorganizó su Comité Ejecutivo con secciones estudiantiles, así como de distintos sectores y clases sociales.

Oposición de la tiranía

A pesar de que la Liga había conseguido ser inscrita en el registro de Asociaciones del Gobierno Provincial de La Habana, sus actividades fueron perseguidas por la naciente tiranía de Gerardo Machado Morales. No obstante, en múltiples ocasiones pudo convocar a las masas populares en protesta por la opresión imperialista en el mundo. En numerosas actividades públicas, Julio Antonio Mella argumentó su postura antiimperialista.

El 2 de diciembre de 1925 la Liga publicó un manifiesto en que denunciaba la detención de Mella y sus compañeros, y pedía la libertad para los presos, la seguridad en los campos, la solución de la crisis y la nacionalización de los centrales azucareros. Durante la huelga de hambre realizada por Mella, la Liga fue baluarte importante en la movilización del pueblo, lo cual forzó al gobierno machadista a ponerlo en libertad.

Con el proceso judicial contra los comunistas cubanos llevado a cabo entre Julio y Agosto de 1927 y la represión de las principales figuras del Partido terminó la primera etapa de la Liga Antiimperialista. Después de la muerte de Mella, Juan Marinello asumió su presidencia. Tras la caída de Machado pudo reorganizarse y comenzó a realizar actividades conjuntamente con el movimiento obrero, y la revista Masas fue su órgano de prensa. También contribuyeron a divulgar sus ideas las revistas Venezuela Libre (1925) y América Libre (1927).

Desaparición de la Liga

Como consecuencia de la represión desatada por la huelga de marzo de 1935, desapareció la Liga Antiimperialista de Cuba.

Fuente

  • Enciclopedia de historia y cultura del Caribe
  • Hatzky, Christine: Julio Antonio Mella. Una biografía, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2008.
  • «Manifiesto de la liga Antiimperialista de Cuba», Nueva Luz, La Habana, 20 de julio de 1925.
  • Mella, Julio Antonio: Documentos y artículos, compilación por el Instituto de Historia del Movimiento Comunista y de la Revolución Socialista de Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975.
  • Padrón, Pedro Luis: Julio Antonio Mella y el movimiento obrero, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1980.
  • Peláez Groba, María Julia: «A 65 años de su fundación. La Liga Antiimperialista de Cuba: su contribución histórica», Trabajadores, La Habana, 28 de junio de 1985.
  • Pichardo, Hortensia: Documentos para la historia de Cuba, t. III, La Habana, 1978.