Saltar a: navegación, buscar

Marie Jeanne Roland

Marie Jeanne Roland
Información sobre la plantilla
Madame.JPG
NombreMarie Jeanne Roland de la Platiere
Nacimiento17 de marzo de 1754
París, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento8 de noviembre de 1793
Bandera de Francia Francia
Causa de la muerteGuillotinada
Nacionalidadfrancesa
Otros nombresMarie Jeanne Phlipon / Madame Roland
Ciudadaníafrancesa
OcupaciónArticulista, revolucionaria.
CónyugeJean Marie Roland
PadresGratioen Phlipon.
Obras destacadasMemorias y llamada a la posteridad imparcial.

Marie Jeanne Roland. Fue una heroína durante la Revolución francesa. Mujer autodidacta, inteligente y muy culta, de profundas convicciones republicanas, participó activamente en la Revolución francesa. Estaba casada con Jean-Marie Roland, diputado de la Convención y ministro del Interior, y se ocupó personalmente de redactar buena parte de sus escritos y discursos políticos.

Síntesis biográfica

Nació el 17 de marzo de 1754 en Francia. Fue hija de Gratien Phlipon, un grabador de París. Se educó de manera cuidadosa y leyó extensamente a Plutarco y a Jean-Jacques Rousseau. Desde muy temprana edad mostró una gran capacidad para el estudio, un espíritu apasionado y entusiasta y un talento indiscutible.

Estudios

Inició estudios para entrar en un convento que abandonó, iniciando una formación autodidacta. Comenzó escribiendo artículos políticos y fue líder del Grupo Girondino, en la Revolución francesa. Sus críticas a los excesos revolucionarios, le llevaron a la guillotina. Es conocida como la heroína de la Revolución francesa.

Sus escritos se refieren a los entresijos de la revolución, con gran dosis autobiográfica, encontrándose gran cantidad de literatura epistolar.

Matrimonio

Se casó con Jean Marie Roland en 1780 y pertenecieron los dos al partido de los girondinos durante la revolución francesa. Mantuvo correspondencia prolífica y fundó un salón de actividad intelectual famoso durante ese período de la historia.

Su marido fue electo ministro del interior en 1792 y se esposa lo ayudó de manera activa en sus funciones. Aunque Dantón y Robespierre asistían a sus reuniones, Madame Roland sintió profundo disgusto hacia los dos políticos jacobinos. Cuando su marido fue acusado y expulsado de su cargo, Madame Roland heroicamente se presentó ante sus acusadores a fin de defenderlo, siendo hecha prisionera y obligada a vivir por 5 meses en medio del abandono y el desaseo; sin embargo se distinguió ella durante todo ese tiempo por la pulcritud y la virtud en su conducta. Durante esos cinco meses en prisión escribió sus "Memorias y llamada a la posteridad imparcial" exponiendo en ellas sus principios y lo injusto de su condena. La obra se hizo famosa en poco tiempo.

Trayectoria revolucionaria

Escribió artículos políticos para el Courrier de Lyon. Cuando la pareja se mudó de Lyon a Parísen el año 1791, ella empezó a desempeñar un papel político todavía más activo. Su salón en la calle Guénégaud se convirtió en el punto de encuentro de personalidades como Brissot, Pétion, Robespierre y de otros líderes del movimiento popular. Un invitado especialmente estimado era François Buzot, por quien profesaba un amor platónico.

Físicamente, de Madame Rolland se ha dicho que era atractiva, aunque no hermosa; sus ideas eran claras y con amplitud de miras, sus modales tranquilos y contaba con una aguda capacidad de observación. Era casi inevitable que se encontrase a sí misma en el centro de toda una serie de aspiraciones políticas y en la compañía de los hombres de progreso de mayor talento. Por aquel entonces, la ruptura entre los girondinos y la facción más radical de la Montaña todavía no había tenido lugar. No obstante, la pareja comenzó a hacerse impopular cuando el señor Roland expuso públicamente los peores excesos de la Revolución.

Madame Roland incluso llegó a acudir a la Asamblea para refutar las falsedades de un acusador, donde su tranquilidad y dignidad provocó entusiasmo. A pesar de ello, las acusaciones continuaron. En la mañana del 1 de junio de 1793, fue arrestada e ingresada en la prisión de l'Abbaye. Su marido huyó entonces a Ruán. Después de ser liberada durante una hora, fue arrestada de nuevo y trasladada a Sainte-Pelagie.

Finalmente, acabó recluida en La Conciergerie (París). En prisión, fue respetada por los guardias y se le permitió el privilegio de poder escribir y de recibir visitas ocasionales de sus amigos. Allí escribió su Appel à l'impartiale postérité, unas memorias que muestran una extraña alternancia entre el autoelogio y el patriotismo, entre lo banal y lo sublime.

Muerte

El 10 noviembre de 1793 fue condenada a la guillotina y se enfrentó a su muerte de manera valerosa y digna; cuando estaba ya frente a la guillotina, en el medio de la hoy llamada Plaza de la Concordia, y frente a la estatua que representaba la libertad, Madame Roland señaló la estatua y dijo las famosas palabras: "Libertad, cuantos crímenes se cometen en tu nombre!". Al saber de su muerte, su esposo Jean Marie se suicidó.

Frases

  • “Los débiles tiemblan ante la opinión, los tontos la desafían, los sabios la juzgan, los expertos la dirigen.”

Fuente

  • Marie Jeanne Roland (1754-1793) [1]. Consultado: 23 de mayo de 2017
  • Madame Roland [2]. Consultado: 23 de mayo de 2017