Saltar a: navegación, buscar

Plutarco

Plutarco
Información sobre la plantilla
Plutarco 1.jpg
historiador, biógrafo, ensayista, sacerdote, embajador y magistrado
NombreLucius Mestrius Plutarchus (Μέστριος Πλούταρχος)
NacimientoAlrededor de los años 50 o 46
Queronea, Beocia
Fallecimientoc. 127
Delfos, Fócida
Otros nombresPlutarco de Queronea
PredecesorAmmonio Saccas
Obras destacadasVidas paralelas, Moralia (Obras morales y de costumbres)

Plutarco. Procedente de la hoy desaparecida Queronea, en la actual Grecia, fue un historiador, biógrafo y ensayista griego que vivió entre 46 y el 120 dC. A los veinte años se desplazó a Atenas para estudiar matemáticas y filosofía. Fue discípulo del filósofo Ammonio Saccas. Aunque viajó por casi todo el Imperio, la mayor parte de su vida residió en Queronea, donde desempeñó numerosos cargos públicos. Estuvo vinculado a la Academia Platónica de Atenas, y fue sacerdote de Apolo en Delfos.

Orígenes

Plutarco nació en la región griega de Beocia, probablemente durante el gobierno del emperador romano Claudio. Realizó muchos viajes por el mundo mediterráneo, incluyendo uno a Egipto y dos viajes a Roma. Gracias a la capacidad económica de su familia, Plutarco recibió una educación de primer orden (según los estándares de la época), y tuvo la oportunidad de estudiar filosofía, retórica y matemáticas en la Academia de Atenas sobre el año 67.

Algunos de sus amigos fueron muy influyentes, incluyendo a Soscio Senecio y a Fundano, ambos importantes senadores y a los cuales dedicó algunos de sus últimos escritos. La mayor parte de su vida la pasó en Queronea, donde fue iniciado en los misterios del dios griego Apolo. Sin embargo, sus obligaciones como el mayor de los dos sacerdotes de Apolo en el Oráculo de Delfos (donde era el responsable de interpretar los augurios de la o las pitonisas del Oráculo), ocupaban aparentemente una parte pequeña de su tiempo. Llevó una vida social y cívica muy activa, además de producir una gran cantidad de escritos, parte de los cuales aun existen.

Debe su fama a Vidas Paralelas, una serie de biografías de ilustres personajes griegos y romanos, agrupados en parejas a fin de establecer una comparación entre figuras de una y de otra cultura. La sobriedad del relato y el sentido dramático de la obra ha sido fuente de inspiración de grandes escritores, entre ellos William Shakespeare.

El resto de sus escritos, agrupados bajo el título de Obras Morales (78 tratados, recopilaciones o biografías dedicadas a temas muy diversos, escritos en distintas épocas), recogen serias discusiones filosóficas de raíz platónica y diatribas de carácter retórico. Más moralista que filósofo e historiador, fue uno de los últimos grandes representantes del helenismo cuando éste llegaba a su fin.

Escritor al servicio del Imperio

Además de sus deberes como sacerdote del templo de Delfos, Plutarco fue también magistrado en Queronea, y representó a su pueblo en varias misiones a países extranjeros durante sus primeros años en la vida pública. Su amigo Lucio Mestrio Floro, cónsul romano, patrocinó a Plutarco para conseguir la ciudadanía romana, y de acuerdo con el historiador del siglo X George Sincellus, el emperador Adriano le nombró, ya en la vejez del escritor, procurador de Aquea (la provincia griega de Roma al sur de la península del Peloponeso). Este cargo le permitió portar las vestiduras y ornamentos propios de un cónsul.

Sus obligaciones sacerdotales y su actividad de gobierno en el Imperio no le impidieron ejercer su vocación más perdurable: La literatura.

Vida Paralelas

Vidas Paralelas es su trabajo más conocido, en él Plutarco retrata con incisiva clarividencia 2 mundos, el griego y el romano, y lo acerca de manera magistral por medio de una prosa clara, y la narración escogida de los pasajes vitales más significativos de cada protagonista. Cabe recordar las propias palabras de Plutarco, cuando nos describe su obra de la siguiente forma:

"A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas."

Vidas Paralelas, tal y como han llegado hasta nosotros, contienen veintitrés pares de biografías, donde cada par contiene una vida griega y una vida romana, así como cuatro vidas desparejadas. Como él mismo explica en el primer párrafo de su Vida de Alejandro, Plutarco no pretendía tanto escribir historias como explorar la influencia del carácter (fuera bueno o malo) sobre las vidas y los destinos de los hombres famosos.

Algunas de las más interesantes vidas, como, por ejemplo, la que habla sobre Heracles y Filipo II de [[Macedonia], ya no existen, y de muchas de las restantes no se dispone de la totalidad del texto, de forma que existen importantes lagunas, deturpaciones e interpolaciones de escritores posteriores.

Su Vida de Alejandro es una de las cinco fuentes terciarias supervivientes sobre el conquistador macedonio, e incluye anécdotas y descripciones de incidentes que no aparecen en otras fuentes. Asimismo, su retrato de Numa Pompilio, uno de los 7 reyes romanos y verdadero arquitecto de su religión, también contiene información única sobre el calendario romano inicial.

Los textos perdidos

Gracias a citas o anotaciones en otros textos o fuentes, podemos afirmar que se han perdido los relatos biográficos referidos a Hércules, Escipión el Africano, Epaminondas, Augusto, Claudio o Nerón.

Otras obras plutarquianas

Los restos supervivientes de su trabajo se recopilan bajo el título de Moralia (traducidos como Obras Morales y de Costumbres). El título no se lo dio el propio Plutarco, sino el monje bizantino Máximo Planudes, que recogió en el siglo XIII diversos trabajos dispersos del autor, e incluso otros considerados hoy espurios, bajo este rótulo.

Los Moralia

Es ésta una colección ecléctica de setenta y ocho opúsculos sobre ética, política, filosofía y ciencia, teología, historia y de temática miscelánea.

La influencia de Plutarco

El alcance de sus escritos es enorme, y sus Vidas Paralelas ha sido durante siglos libro de cabecera y fuente de innumerables personajes célebres. Shakespeare fue un lector ávido de las mismas, hasta el punto de que varias de sus obras la toman como fuente histórica, como por ejemplo su tragedia Coriolano.

Fráses célebres

  • El trabajo moderado fortifica el espíritu; y lo debilita cuando es excesivo: así como el agua moderada nutre las plantas y demasiada las ahoga.
  • Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.
  • Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.
  • No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.
  • El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.

Fuentes