Saltar a: navegación, buscar

Marilola X

Marilola x
Información  sobre la plantilla
Marilola X.JPG
Nombre completoLourdes Désirée María de los Dolores Fidelina Suárez Ricardo
Nacimiento11 de febrero de 1905
Holguín, Bandera de Cuba Cuba
DefunciónLa Habana
OcupaciónEscritora
NacionalidadCubana
Lengua de producción literariaEspañol
Lengua maternaEspañol
GéneroPoesía y novela, entre otros.
Obras notablesCantos de Amanecer
Cuando canta un corazón
Hojas
Espigas
El dolor de ser mujer<>entre otras.
CónyugeEnrique García
DescendenciaHenry, Ariel ,Pedro

Marilola X. Más que un pseudónimo, Marilola X fue el nombre artístico con que se dio a conocer una escritora de personalidad atrayente y palabra vital.

Síntesis biográfica

Niñez y juventud

Nace el 11 de febrero de 1905 en Holguín, en una casona rústica propiedad de su padre situada en la calle Luz y Caballero No. 32 / Narciso López y Cervantes. Fue bautizada en la iglesia de San Isidoro con el nombre de Lourdes Désirée María de los Dolores Fidelina Suárez Ricardo. Es la menor de los cuatro hijos del matrimonio formado por Aurelia Ricardo Quevedo y Fidel Suárez Góngora, Teniente Coronel del Ejército Libertador.

Tras la muerte del padre, la familia fuer perdiendo sus propiedades hasta quedar en una difícil situación económica. La pequeña vivió bajo la protección de sus padrinos Don Remigio Trueba y Doña Laureana Rippe.

Alrededor de 1910 comienza sus estudios en una modesta escuelita de barrio cercana a su casa. Recibe clases de Tina González, de ella escucha cuentos que enriquecen su fantasía. Dos años después la familia la coloca en manos de otra educadora: Rosario García Íñiguez. La pequeña inventa fabulosas historias para sus compañeros y la maestra admira y estimula estas dotes que ya van saliendo a la luz.

Fue alumna de la academia de Ezequiela Ochoa y del colegio “Sagrado Corazón de Jesús”, que le permite adquirir una formación que sería esencial para su vida posterior.

Matrimonio

Sus estudios quedan interrumpidos al contraer matrimonio con el periodista Enrique García, cuando sólo contaba con 15 años. De esta unión nacen sus tres hijos: Enrique Segundo (Henry), Carlos Ariel y Pedro Facundo.

Inicia otro período de su vida, divorciada y con tres hijos pequeños, en un contexto que no concibe a la mujer sin la protección masculina. La creación literaria será no sólo una fuente económica, sino un refugio espiritual. Posteriormente Marilola fija su residencia en la capital acompañada de sus hijos Ariel y Pedro.

Creación literaria

A finales de los años 20 comienza a publicar sus primeros textos con el pseudónimo que la identificaría hasta la posteridad, Marilola X. Los convencionalismos sociales le impiden reconocer públicamente su autoría, pero pronto se saben suyos.

Aún no ha publicado su primer volumen y ya es conocida en un ámbito que rebasa los límites de la ciudad. Fueron apareciendo variados epítetos para individualizarla, entre ellos: “Culta”, “Amada de los poetas”, “Juglareña Romántica” y “Alondra Holguinera”. Sus primeras colaboraciones en los años 20 fueron en el Heraldo de Holguín, periódico que dirigía Julio Albanés. Colaboró en la Revista Nosotras, dedicada a la mujer.

  • En 1934 ve la luz su primer libro Cantos de Amanecer.
  • En 1936 edita Cuando canta un Corazón.
  • En 1938 Hojas.
  • En 1941 edita su poemario Espigas.
  • En 1942 Fruto Dorado.
  • En 1945 Canto en la Tarde.
  • En 1951 publica Puesta de Sol.
  • En 1955 aparece su octavo y último poemario Todos mis pecados, con él se “cierra” una etapa de la vida de la autora.

Tras la muerte de su hijo Henry en agosto de 1955, callaría el canto de la alondra, no publica otro poemario. A pesar de la fuerza del golpe recibido con la muerte prematura de su hijo, el mundo interior de la autora se sigue expresando en textos que pueden encontrarse en su papelería: diarios, cartas, textos poéticos, libretas de notas, apuntes, portadores de la forma de pensar que la distinguió.

En 1960 verá la luz El Dolor de ser Mujer , novela dedicada a su padre mambí y al líder de la Revolución Cubana. Dentro de los numerosos textos inéditos de la escritora merecen mención: Mi hijo y yo, Por favor, asiento para una vieja, un capítulo de los esclavos y fragmentos de Canto a todo.

Sus colaboraciones fueron publicadas en otras regiones del país y en diarios de América Latina como: Diario del Sureste, El País y Habana Elegante.

Actividades de promoción cultural

Marilola no sólo se dedicaba a escribir, también realizaba actividades que contribuían a estimular la vida literaria de la ciudad holguinera. Coordina homenajes a artistas holguineros y visitantes. Promueve la presencia en Holguín de importantes personalidades de la época. Organiza veladas en el Café Venus, La Colonia Española y el Hotel Majestic.

Vinculación con personalidades de la cultura

Sostuvo vínculos epistolares con mujeres muy reconocidas como Gabriela Mistral, Alfonsina Storni y con los escritores Palés Matos y Alberto Bolio Ávila. Su singular personalidad y su actividad literaria la convierten en motivo de inspiración de escritores de la época, quienes plasman su imagen en sus versos como: José Ángel Buesa, Ruy de Lusimé, Amelia Ceide, Humberto Lara y Lara, Gustavo Sánchez Galarraga, Arturo Doreste y Emilio Ballagas. Entre los que manifestaron su admiración por la obra de la escritora se encontraban: Félix B. Caygnet con quien la autora tuvo estrecha amistad, Luis Amado Blanco, Miguel de Marcos, Nicolás Guillén y Regino Pedroso.

Homenaje a su hijo Henry

Su hijo primogénito Henry, trabajaba en la Base Naval de Guantánamo, fue locutor, periodista, taqui-mecanógrafo en inglés y español, fue un reconocido boxeador. Expresaba una actitud ética frente a las insolencias de los yanquis de la base. Su compromiso con la patria lo había llevado a incorporarse al Movimiento 26 de julio. En circunstancias un tanto confusas muere el 21 de agosto de 1955.

En su honor Marilola visitaba la ciudad cada 14 de mayo, día del nacimiento de su hijo, confeccionando para la ocasión una canastilla que entregaba al niño que más la necesitaba de los que nacían en esa fecha, práctica que mantuvo hasta el final de su vida.

Su gesto se convirtió en una tradición respetada por el pueblo holguinero. Marilola mantuvo lazos afectivos con muchos de esos “Pequeños Henry” y con sus familiares, como una forma de perpetuar al hijo en la memoria colectiva.

Otro de los homenajes del pueblo y el gobierno holguinero es que un combinado deportivo lleva su insigne nombre: Henry García.

Fuente

  • Infante Miranda, Marielena / Cuesta Peraza, Lis. / Messeguer Mercadé, Maricela. Del Cantar Audaz. Holguín. Ediciones Holguín, 2006
  • Infante Miranda, Marielena / Cuesta Peraza, Lis. Cien años de Marilola X. Ámbito No. 136.