Saltar a: navegación, buscar

Cueva Martín Infierno

(Redirigido desde «Martín Infierno»)
Cueva Martín Infierno
Información sobre la plantilla
Cueva Martin Infierno.jpg
Ubicación Geográfica:Cumanayagua, Cienfuegos
Cueva Martin Infierno. Conocida con este nombre, y en pleno corazón del macizo montañoso Guamuhaya, se localiza esta importante formación cavernosa cubana. Ubicada en la Provincia de Cienfuegos, en el municipio de Cumanayagua y específicamente en el lugar conocido como “El Colorado”, esta caverna y su entorno constituyen un sitio natural de encanto inigualable; no sólo por la atractiva belleza que muestra, sino también por el potencial que para las ciencias geográficas y espeleológicas representa; pues el accidente geográfico atesora en su interior una estalagmita de proporciones considerables; la que ha sido corroborada por muchos expertos como una de las mayores del mundo.

El nombre

Se conoce de la existencia de la Cueva Martín Infierno desde el año 1967, año en que fue explorada por vez primera. El nombre de la cueva proviene de una leyenda de transmisión oral, y la que cuenta que un esclavo nombrado Martín escapó de una hacienda ubicada en Trinidad. A tal efecto –narra la leyenda- un grupo de rancheadores con sus fieros perros organizó la persecución; acorralado, Martín llegó a la cueva y sin apenas ver se precipitó en ella. Otra leyenda que pudo influir en la recreación del toponímico, es aquella en que los lugareños alegan que por unos de sus pozos se podía ir hasta el mismísimo Diablo. Al principio a ese lugar se le empezó a llamar el Infierno de Martín y luego comenzó a nombrarse como actualmente se le conoce: Cueva Martín Infierno.

Ubicación geográfica

La “Cueva Martín Infierno” se encuentra a unos 40 kilómetros de Trinidad y a 56 kilómetros de Cienfuegos. Específicamente su localización geográfica se refiere en las coordenadas cartesianas X= 587930 y Y=22992, y en las correspondientes coordenadas gráficas de latitud 21º 53` 35” y longitud 80º 08`55”. La cueva posee 109 hectáreas vinculadas a la caverna, superficie esta que se proponen como zona perímetro de protección y conservación.

Características

Interior de la Cueva Martin Infierno
La cueva se ubica a unos 650 metros sobre el nivel del mar, tiene 793 metros de largo, y desde su entrada al fondo posee un desnivel o diferencia de 197 metros. La Cueva está constituida por cavidades inclinadas de grandes dimensiones que se desarrollan en dos direcciones NW-SE y N-S. La formación espeleológica está compuesta por salones amplios que encierran formaciones mineralógicas únicas en el país.


Datos de interés

La cueva es recinto de formaciones cálcicas únicas en Cuba, las llamadas “flores de yeso”. Posee además una colonia de murciélagos del tipo “mariposa”, los que son los más pequeños del mundo y para los cuales la cueva representa un refugio natural insustituible. El entorno de la cueva es refugio de un variado hábitat de especies endémicas y en peligro de extinción, entre las que se pueden citar: el tocororo, el búho sijú y los halcones de montaña.

Otro elemento importante es el hallazgo en la caverna una colonia de plantas de café, consideradas como bonsáis naturales.


Fauna

Desde el punto de vista natural es un deleite para los amantes de la naturaleza ante la variedad de la fauna presente en esta zona, entre la que se destacan la presencia de aves endémicas como el Zunzún, el Tocororo, la Cotorra; mamíferos como la Jutía y el Venado. La fauna típica de la zona está compuesta, además por variedades de Moluscos, Arácnidos, Insectos. En cuanto a los animales moradores de la caverna se hace necesario acotar que en ella viven colonias de especie como la Natales lepidus o murciélago mariposa, considerado el más pequeño del mundo, y el artubues jamocensis, conocido como murciélago frutero.

Flora

La vegetación donde se encuentra la cueva es de bosques tropicales datifolio y perennifolio, ambos de tipo fluvial de montaña, los árboles que más abundan son el Cedro, la Caoba, el Almacigo, la Guásima, la Yagruma, el Ocuje, la Guarana y la Palma real entre otras.

Sobre las estalagmitas

El conocimiento de la existencia de una estalagmita de proporciones considerable condicionó que una nueva expedición en el año 2005 [compuesta por investigadores cubanos y canadienses] se lanzase a investigar y a tomar informaciones sobre las dimensiones de la colosal formación, constatando los investigadores que la estalagmita era la mayor de América y de Cuba, y que realmente medía 67.2 metros de altura. Los investigadores de corroboraron además la existencia de otras dos formaciones por deposición cálcica [estalagmitas] más pequeñas, las que midieron 45 y 35 metros respectivamente, según la Sociedad Espeleológica de Cuba.

El salón donde se levantan estas estalagmitas tiene dos cientos metros de largo y ciento cincuenta metros de ancho, así como ochenta y seis de altura. En su interior la temperatura oscila entre los dieciséis y veintiún grados centígrados; la humedad relativa es de setenta y dos a un noventa y un por ciento y las formaciones secundarias de su interior son consideradas de extraordinaria belleza por sus caprichosas estructuras, solo comparables con algunas ubicadas en la Provincia de Pinar del Río.

Investigaciones

Investigaciones en la cueva y su entorno han descubierto la existencia de restos fósiles de animales que se creían extinguidos en Cuba, desde mucho antes de la llegada de Colón, como el Nesophontes, una pequeña musaraña arborícola de hábitat nocturno de la que se comprobó por el método de carbono catorce, que aún vivía en la isla a la llegada de los conquistadores españoles también hallaron a unos ocho kilómetros de la cueva, restos de Almiquí, del que solo se conocía su presencia en las montañas de Sagua Baracoa en Guantánamo.

Las investigaciones hechas a todo su entorno, en un altísimo grado de conservación y la relación con la estalagmita gigante, han sido avaladas por la Sociedad Espeleológica de Cuba y la Unión Internacional de Espeleología para su protección.

Acceso

A la Cueva Martín Infierno sólo se puede acceder a través de senderos de montañas. La propia topografía del enclave geográfico condiciona que los caminos sean de pendientes abruptas y peligrosas. Los accesos a la cueva se vinculan a los asentamientos de "El Naranjo" por el Norte y "El Colorado" por el Sur.

Actualidad

A pesar de todos los valores que de índole natural, paisajístico y patrimonial posee la cueva, Martín Infierno permanece hoy en el olvido. Esta rareza geográfica sufre hoy de abandono y se expone a la acción despiadada del hombre. El hecho de no poseer ningún tipo de protección la hace vulnerable y la torna blanco de acciones antrópicas desvalorizantes.

Por todo lo que atesora esta importante formación cálcica se declaró Monumento Nacional en el año 1990. Martín Infierno es hoy un sitio referencia para investigaciones científicas, sobre todo para aprender y comprender muchos de los aspectos sobre la evolución geológica regional y de Cuba, débito ello de las posibilidades de estudio que ofrecen sus recintos y formaciones cálcicas relativamente vírgenes.

Fuentes