Saltar a: navegación, buscar

Martín de Calatayud

Martín de Calatayud
Información sobre la plantilla
NombreFray Martín de Calatayud
Fallecimiento1549
Santa Marta

Fray Martín de Calatayud. De la orden de San Jerónimo, profeso del convento de San Bartolomé de Luliana.

Síntesis Biográfica

Don fray Martín de Calatayud,profesó en manos de fray Alonso de la Cruz,Fue electo por Obispo de Santa Marta el año de 1543, on que por mar bajó a la ciudad de Santa Marta, donde murió el año de 1549.

Trayectoria

Don fray Martín de Calatayud, de la orden de San Jerónimo, profeso del convento de San Bartolomé de Luliana que de edad de veinte años tomó el hábito a 15 de julio de 1521 y profesó en manos de fray Alonso de la Cruz, Prior General de la orden; fue excelente varón en letras escolásticas y de agudo ingenio en el púlpito, de lo bueno de su tiempo, y natural de la ciudad de Calatayud, en el Reino de Aragón hijo legítimo de Juan Francés y de María López. Fue electo por Obispo de Santa Marta el año de 1543, y e 6 de junio dio el Real Consejo provisión de protector de los indios y ordenanzas para ello; tuvo por Provisor al mismo que su antecesor; llegó a Cartagena de Indias por principio del año de 1545, y sin tocar en Santa Marta pasó al Nuevo Reino de Granada por ser entonces de su Obispado; fuéle forzoso irse a consagrar al Perú, y lo fue en Lima por su Arzobispo don fray Jerónimo de Loayza, don Garcí Díaz Arias, Obispo de Quito, y el del Cuzco, don fray Juan Solano, con que por mar bajó a la ciudad de Santa Marta, donde murió el año de 1549, y por lo que había asistido al Presidente Pedro de la Gasca, tuvo la Real Cédula que se sigue:

Cédula

EL REY. Reverendo en Cristo Padre fray Martín de Calatayud Obispo de la Provincia de Santa Marta. Vi vuestra carta de 12 de febrero de este año, por la cual y por lo que me escribe el Licenciado Gasca he entendido el cuidado que habéis tenido y tenéis en lo tocante a vuestro servicio, de lo cual nos tenemos por bien servido y os encargamos que lo continuéis, porque con vuestra mucha prudencia y con tener entendidas las cosas de esas partes, creemos que no podréis dejar de hacer mucho fruto, y en todo haréis lo que de nuestra parte os dicta el Licenciado Gasca, que acá se tendrá memoria de vuestra persona y servicios para haceros merced conforme a ellos, y recibiremos servicio en que siempre nos aviséis de lo que allá se ofreciere. Dada en Zaragoza en 30 de junio de 1547.

Yo el Príncipe Refrendada de Sámano y señalada del Marqués y de Gutierre Velásquez, Gregorio López Salmerón y Hernán Pérez.


En el año de la fecha de esta Cédula vino al Nuevo Reino de Granada Cristóbal de Tovilla, enviado de Pedro de la Gasca, a pedir socorro de gente contra Gonzalo Pizarro, y se envió; y al Obispo halló muerto otra Real Cédula que dice así:


EL REY. Reverendo en Cristo Padre don fray Martín de Calatayud, Obispo de la Provincia de Santa Marta y Nuevo Reino de Granada del nuestro Consejo. Por parte de esta Provincia del Nuevo Reino de Granada me ha sido hecha relación que vos há muchos días que no fuisteis a ella y que conviene para la conversión e instrucción y conservación de los naturales de la dicha Provincia que vos residáis en ella, porque en ninguna parte de todo vuestro Obispado hay tanta gente como en el dicho Nuevo Reino ni donde tanto fruto se puede hacer; e me fue suplicado vos mandase que fuésedes a residir en la dicha Provincia y estuviésedes en ella el tiempo que fuese necesario, o como la mi merced fuese; y porque como veis, siendo la dicha Provincia tan poblada e donde tanta gente hay, conviene que vos la vais a visitar; por ende yo vos ruego y encargo que luégo que ésta veais vais a visitar la dicha Provincia y hacer en ella vuestro oficio pastoral y estar en ella el tiempo que viéredes que conviene, durante el cual tengáis mucho cuidado de la instrucción y conversión de los naturales de la dicha Provincia y de su buen tratamiento y en la Provincia de Santa Marta dejaréis buen recaudo y para el servicio del culto divino y para lo demás que convenga para las cosas eclesiásticas. Fecha en Valladolid, a 22 de febrero de 1549 años.



Sobre la necesidad de disimular

LAS NUEVAS LEYES E INDICACIONES PARA EL BUEN GOBIERNO DE LOS NATURALES DE ESTA TIERRA Y CONVERSION DE ELLOS

Fray Martín de Calatayud Muy alto y muy poderoso señor.

Desde Cartagena escribo a Vuestra Alteza mi determinación de venir a este Nuevo Reino con parecer del juez y gobernador que a estas partes Vuestra Alteza envió, a fin (de) que, entretanto que él acababa la residencia de Cartagena, hubiese en este Nuevo Reino quién hiciese espaldas en servicio de Su Majestad y no se le pasase a la vecindad alguno de los daños del Perú y desacatos que allí, en de servicio de Su Majestad pasan y también para este efecto juntamente envió el dicho juez a un caballero y deudo suyo, llamado Pedro de Ursúa, por su teniente y capitán general, para que así en este Nuevo Reino entretuviese los negocios y gente de él en toda paz y quietud, hasta que él viniese, como dicho tengo... Ver texto Completo[1]

Fuentes