Saltar a: navegación, buscar

Materia (Filosofía)

Materia
Información sobre la plantilla
Materia Filosofía.JPG
Concepto:Categoría filosófica para designar la realidad objetiva, que existe con independencia de la conciencia y en ésta se refleja.
Materia (Filosofía). Categoría filosófica para designar la realidad objetiva, que existe con independencia de la conciencia y en ésta se refleja [1].

Definición

Materia es la multiplicidad infinita de todos los fenómenos, objetos y sistemas existentes, es el substrato de todas las diversas propiedades, relaciones, interacciones y formas del movimiento.

Organización estructural

La materia no existe más que en la infinita multiplicidad de formas concretas de organización estructural, cada una de las cuales posee diferentes propiedades e interacciones, una estructura compleja, y constituye un elemento de un sistema más general. Sería, por tanto, erróneo buscar «la materia como tal», una Substancia primaria invariable, fuera de sus formas concretas.

Esencia interna

La esencia interna de la materia se revela a través de sus diversas propiedades e interacciones, cuyo conocimiento significa, precisamente, el conocimiento de la materia misma. Cuanto más compleja es la materia, tanto más distintas y diferenciadas son sus interconexiones y propiedades.

Conciencia

En el nivel más alto de la complejidad -al que corresponde la aparición de los seres racionales-, algunas de las propiedades de la materia, como por ejemplo, la Conciencia, parecen tan insólitas, tan distintas de la materia, que a primera vista se ofrecen como algo totalmente desligado de ella. El elevar esta idea a la condición de algo absoluto, la incapacidad de descubrir el nexo entre la conciencia y la materia siempre ha dado lugar a que surgieran diversas Teorías idealistas y dualistas.

Materialismo dialéctico

Desde el punto de vista del Materialismo Dialéctico, la oposición entre materia y conciencia es relativa y condicional. Sólo tiene sentido en lo que respecta al planteamiento y a la resolución de la Cuestión fundamental de la Filosofía; más allá de esta esfera, pierde su sentido absoluto, pues la conciencia, las ideas sociales, etc., pueden presentarse respecto a los objetos materiales, cualesquiera que sean, como determinantes, y en este sentido son lo primario.

La acción transformadora de la sociedad hace que en el mundo circundante, determinado grupo de objetos materiales -instrumentos y medios de producción, edificios, productos de la síntesis química, objetos de consumo, etc.- por su origen y por la organización de la materia que los compone en cierta medida dependen de la conciencia del hombre, pues en ellos se encarna la idea humana.

A medida que la ciencia y la técnica avancen, irá aumentando el número de objetos materiales cuyas propiedades, forma de organización e incluso origen dependerán de la actividad transformadora consciente del ser humano, que utilizará, al hacerlo, los materiales de la naturaleza. En este sentido señaló Lenin que:
«la conciencia del hombre no sólo refleja el mundo objetivo, sino que también lo crea» [2]

Concepción filosófica

La concepción filosófica de la materia como realidad objetiva se concreta y completa mediante las ideas científicas sobre la estructura y propiedades de la materia misma. 

Sería erróneo identificar la materia como categoría filosófica con tales o cuales concepciones sobre su estructura, dado que éstas cambian en dependencia de los nuevos descubrimientos de la ciencia, mientras que la definición filosófica de la materia permanece invariable.

También sería erróneo identificar la materia como categoría filosófica con alguno de sus aspectos concretos, por ejemplo con la substancia, con el campo o con alguna de sus propiedades, verbigracia la masa, la energía, etc.

Concepción materialista dialéctica

La concepción materialista dialéctica de la materia se diferencia de la Metafísica por el hecho de ver la materia no sólo como existiendo objetivamente, con independencia del espíritu del hombre, sino, además, como ligada de manera indisoluble al movimiento, al espacio y al tiempo, capaz de autodesarrollo, infinita en las relaciones cualitativa y cuantitativa en todas las dimensiones de su existencia.

Formas del movimiento de la materia

Tipos básicos de movimiento e interacción de los objetos materiales. En la clasificación científica de las formas del movimiento, es necesario tener en cuenta:

  1. lo específico de los objetos materiales, portadores del movimiento;
  2. la existencia de leyes generales para la forma dada de movimiento;
  3. las leyes del desarrollo histórico de la materia y del movimiento desde las formas más simples hasta las más complejas.

En concordancia con estas exigencias y datos de la ciencia moderna, se establecen tres grupos principales de formas del movimiento de la materia:

  1. naturaleza inorgánica;
  2. naturaleza viva;
  3. sociedad.

En cada uno de los grupos, se da una multiplicidad de formas de movimiento de la materia, lo cual se debe a que ésta es inagotable. Pertenecen a las formas del movimiento de la materia en la naturaleza inorgánica el desplazamiento espacial de los cuerpos; el movimiento de las partículas «elementales» y de los campos electromagnéticos, gravitatoríos; las interacciones nucleares, los procesos de transmutación de las partículas «elementales» y otros; el movimiento y la transformación de átomos y moléculas, que comprende la forma química del movimiento de la materia; los cambios de estructura de los cuerpos microscópicos –procesos térmicos, cambio de estados de agregación, oscilaciones sonoras, etc.; el cambio de sistemas cósmicos de distintos órdenes– de planetas, estrellas, galaxias, etc-.

En la naturaleza viva las formas del movimiento de la maleria son las múltiples manifestaciones de la vida: metabolismo, conexiones funcionales en los organismos, procesos de reflejo de las condiciones exteriores, relaciones en el interior de las especies y entre ellas, interacción de toda la biosfera con la naturaleza inorgánica en la Tierra. En la naturaleza viva, existen sistemas íntegros de diversa complejidad: virus y bacterias, organismos unicelulares y pluricelulares, múltiples especies vegetales y animales, y, finalmente, toda la biosfera.

En el marco de las manifestaciones generales de la vida, a cada grupo le son inherentes formas específicas del movimiento de la materia, cuyas leyes están determinadas por la estructura y el funcionamiento de los sistemas. Las formas sociales del movimiento de la materia incluyen las diversas manifestaciones de la actividad del hombre: el desarrollo de las fuerzas productivas y de las relaciones de producción, de clase, estatales, nacionales y de otro tipo; el proceso de la cognición del mundo, etc.

Las formas superiores del movimiento de la materia surgen, históricamente, a partir de las formas relativamente inferiores y las contienen, transformadas, en consonancia con la estructura y con las leyes de desarrollo del sistema más complejo. Entre ellas existe unidad e influencia recíproca. Pero las formas superiores del movimiento de la materia son cualitativamente distintas de las inferiores y no pueden reducirse a éstas. El descubrimiento de la correlación entre las formas del movimiento de la materia es de importancia inmensa para comprender el desarrollo de la naturaleza, para llegar a conocer la esencia de los fenómenos complejos y para dirigirlos prácticamente.

Referencias

  1. «Lenin, tomo XIV, pág. 117. “Materialismo y empiriocriticismo”, E.P.U., Montevideo, 1959, pág. 135»
  2. «tomo XXXVIII, pág. 204»

Bibliografía

Fuentes