Saltar a: navegación, buscar

Mecanografía

Mecanografía
Información sobre la plantilla
Pnicial.png
Concepto:El término mecanografía viene de las palabras mecano (Mecánico - Máquina) y grafía (Graphos) (Escritura/Dibujo), y es el proceso de introducir texto en un dispositivo por medio de un teclado de máquinas de escribir, ordenadores o calculadoras.

Mecanografía. Es el proceso de introducir texto en un dispositivo por medio de un teclado ya sea de máquinas de escribir, ordenadores o calculadoras. Para ello, cada tecla es asignada a un dedo concreto, de manera que la escritura es lo más rápida y cómoda posible.

Historia y evolución de la Mecanografía

El hombre moderno ha encontrado en la escritura a máquina el mejor medio para la comunicación escrita o procesamiento de palabras como se le llama actualmente ya que es una necesidad, cualquiera que sea la profesión a la que se dedique.

En la actualidad se cuenta con muy avanzados medios para escribir con rapidez y facilidad en máquinas eléctricas que poseen dispositivos electrónicos para corrección de errores o que pueden repetir en original una misma misiva muchas veces.

Le llevó al hombre muchos años y muchos esfuerzos de investigación lograr este valioso instrumento de trabajo. El primer intento de crear una máquina de escribir data de 1714. El registro de la patente la describía como "una máquina artificial con métodos para imprimir o transcribir letras". Ya no existen los dibujos del diseño de esta máquina.

Otro hilo importante en la evolución de este invento es la creación en la Francia del siglo XVIII de una máquina que permitía escribir a los ciegos y en 1829, en Estados Unidos de una máquina llamada tipógrafo, que consistía en una impresora cuyos tipos estaban colocados en semicírculos.

Muchas máquinas y muchos modelos mejorados siguieron, pero no eran de uso práctico, eran grandes, voluminosas - algunas se semejaban a los pianos en tamaño y forma - y escribían con gran lentitud, hasta que en 1867 un inventor norteamericano Christopher Latham Sholes, leyendo un artículo de la Revista Scientific American, en el que describían una máquina inventada en Inglaterra se propuso crear una máquina con verdadero uso práctico. Su segundo modelo lo patentó en 1868. Esta máquina por primera vez escribía más rápido que la pluma y fue mejorada en los siguientes años, hasta que en 1873 Sholes firmó un contrato con la compañía E. Remington & Sons, de Nueva York, por lo que las primeras máquinas que se lanzaron al mercado en 1874 llevan la marca Remintong. Sus principales innovaciones eran los espacios entre renglones y un sistema de retroceso.

Se dice que el gran escritor Mark Twain fue el primer autor que escribió un libro a máquina; existe además una carta dirigida a su hermano, quizá la primera escrita a máquina. Esta máquina escribía únicamente mayúsculas.

La máquina de escribir fue mejorándose hasta llegar a las actuales IBM eléctricas de disco. En estas, es el disco lo que se mueve y no el carro, lo que permite desarrollar a gran velocidad en la escritura con un mínimo de esfuerzo.

El mayor adelanto logrado en el procesamiento de palabras lo realiza la compañía IBM con su equipo MC B2, que gracias a su avanzada tecnología permite combinar una memoria electrónica con un teclado electrónico y tarjetas magnéticas, lo que le da una velocidad y una precisión inmejorables. Estos adelantos permiten al hombre una comunicación rápida y eficaz, necesaria en todos los confines del mundo y en todo tipo de actividades. De ahí que el aprendizaje de la mecanografía sea indispensable en la vida moderna para todas las personas de todas las edades, principalmente el estudiante que encuentra en ello un elemento de comunicación inmejorable.

Twain compró una y con ella copió el manuscrito de La vida en el Misisipi. Las muestras escritas a máquina se vendían como recuerdo en las ferias a 25 centavos cada una; pero pocas personas se decidían a pagar 125 dólares por una máquina cuya utilidad era muy discutible y tal vez no funcionara. Sin embargo la escritura a mano estaba amenazada de muerte en el mundo de los negocios, aunque la gente no se daba aún cuenta de ello.

Samuel Morse había dado el primer paso 33 años antes cuando patentó el telégrafo eléctrico; los operadores de éste pronto descubrieron que podían recibir textos en código Morse mucho más de prisa que escribirlos. Los taquígrafos tenían un problema similar, traducían sus signos con demasiada rapidez para escribirlos en lenguaje ordinario. Se sentía, por tanto, de un modo imperioso, la necesidad de contar con un medio de escritura que fuera suficientemente rápido.

Antes de 1873, se habían inventado ya muchas máquinas de escribir. Algunas funcionaban como pianos, otras parecían ratoneras o trabajaban como relojes; pero todas eran bastante complicadas, frágiles o muy lentas para competir con la escritura a mano. Sin embargo la nueva máquina que apareció aquel año era diferente, funcionaba. Nació de una sencilla idea.

Consideraciones

En la mecanografía hay que considerar dos aspectos: el teórico y el práctico.

  • El aspecto teórico: comprende el conocimiento de las diferentes partes de la máquina, las reglas de la pulsación y la posición correcta del cuerpo al escribir.
  • El aspecto práctico: permite la ejecución de dichas reglas según un modo determinado y que comprende el manejo de las partes de la máquina de escribir.

Importancia de la Mecanografía

La importancia de la mecanografía en el mundo moderno es que permite elaborar la correspondencia y documentos comerciales con mayor exactitud, pulcritud y en un tiempo menor.

La mecanografía es un arte de mucha importancia para todos ya que a través de ella pueden escribir de una manera más rápida documentos, libros, y cualquier cantidad de datos de distintas formas. Hoy en día el hombre utiliza muchísimo la mecanografía en las oficinas, en las casas; los estudiantes, los trabajadores, una gran cantidad de personas ya tienen conocimientos acerca de este importante arte y la practican en muchos ámbitos: computadores y máquinas de escribir.

Consejos básicos

  • Colocar las manos sobre la fila a, s, d, f, g, h, j, k, l, ñ, de manera que los dedos meñiques se dirijan a las letras "a" y "ñ" respectivamente, los dedos anulares se dirijan a las letras "s" y "l" respectivamente, los dedos corazón se dirijan a las letras "d" y "k" respectivamente y los dedos índices abarquen las teclas "f-g" y "h-j" respectivamente, utilizando siempre los dedos pulgares para la tecla grande de "espaciador", lo mismo para las otras filas de letras. Esto facilitará el acceso prácticamente a todo el teclado con leves movimientos de manos.
  • Poner tus primeros cuatro dedos en las letras:
    • mano izquierda: asdf con el dedo pulgar en espacio
    • mano derecha: ñlkj y con el dedo pulgar en espacio.
  • Caracteres de posición derecha en la tecla (Ej. @,#,€), hay que tener pulsada la tecla "Alt Gr" y pulsar la tecla deseada.
  • Uso del acento (Ej. á,é,í,ó,ú), hay que pulsar la tecla del acento y soltarla y después la letra que debe llevar el acento.

Historia de la máquina de escribir

En 1710, en Europa, un ingeniero de nombre Hertman fabricó un aparato que él llamaba “imprera de bolsillo”. En 1714, el inglés Henry Mill presentó otro aparato parecido al anterior.

El austriaco Mitterhofer trató de construir durante 20 años otro aparato mecánico para escribir, pero éste no interesó. Según algunos historiadores, el francés Projean creó una máquina criptográfica que no tuvo acogida. La historia afirma que el impresor estadounidense Crlstopher Sholes, basado en algunos principios de la máquina de Projean, ideó un modelo tosco. Sholes y sus amigos Carlos Glldden y Samuel Soulé, reprodujeron las 30 primeras máquinas, las cuales no despertaron entusiasmo.

Crtstopher Sholes perseveró en su proyecto hasta que el señor James Densmore, petrolero de Pensilvania, reconoció la importancia de éste y decidió costearlo. Luego, Sholes présentó la máquina a la firma E. Remlngton & Sons, que fabricaba armas de fuego y máquinas de coser.

En 1873 empezaron a manufacturar máquinas de escribir de pedal con dibujos de flores y la escritura en mayúsculas, únicamente. A pesar de la oposición, despertó curiosidad, y en 1875 empezaron a circular escritos a máquina.

La escritura a máquina se hacía con dos dedos, pero fue remplazada cuando Frank Mac Gurrin demostró que se debían utilizar todos los dedos al hacerse esta reflexión:

“Si un pianista puede tocar sin mirar las teclas, ¿por qué ha de tener que hacerlo un mecanó­grafo cuando escribe?”.

Frank Mac Gurrin demostró el 25 de julio de 1888 que podían escribirse 100 palabras por minuto. En 1890 aparece la primera máquina en la que el mecanógrafo puede utilizar simul­táneamente las letras mayúsculas y minúsculas, además de poder ver lo que escribe.

En 1925 apareció la máquina de escribir accionada eléctricamente. En este mismo año, el estadounidense Robert Seeber diseñó una máquina de escribir con frases conven­cionales, de uso común en el comercio. Al golpear una tecla se podía escribir, por ejemplo, “Apreciado señór”.

En la actualidad el comercio dispone de la máquina eléctrica con monó~elemento impresor y de margarita; máquinas electrónicas con minipantalla y memoria; procesadores de palabras con memoria y pantalla que permiten corregir antes de ordenar la impresión del documento, máquinas que distribuyen espacios y márgenes, centran títulos, corrigen ortografía y están programadas para escribir en diferentes idiomas y reproducir el número de copias que se requieran.

Véase también

Fuentes