Saltar a: navegación, buscar

Mendes

Mendes
Información sobre la plantilla
Ciudad de Egipto
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Egipto Egipto
 • RegiónBajo Egipto
 • NomoMendes
 • CapitalPer Banebdyedet
Mendes.jpg
Naos del templo de Banebdyedet

Mendes. Nombre griego de la antigua ciudad egipcia Dyedet o Per Banebdyedet, úlima de entre las mayores urbes del delta. El sitio, enclavado en la actual ciudad de Tell el-Ruba (30o 9' N 31o 6' E), se encuentra a unos 35 kilómetros al este de Mansura. Por extensión, nombre del 16o nomo del Bajo Egipto.

Etimología del nombre

Dyedet es el nombre egipcio de la ciudad, originalmente llamada Anepat (ˁnpt) el "lugar del verdor" durante los primeros años (Período Predinástico) de su larga existencia, hogar del culto del dios carnero Banebdyedet.

Cuando los neoasirios bajo el mando de Esarhaddon tomaron el control del delta hacia 671 a.n.e., mucho antes de la llegada de los griegos, renombraron la ciudad como Assur-massu-urappish, o "Assur ha expandido sus dominios". Los griegos la llamaron luego Mendes, a partir del 300 a.n.e., nombre derivado del templo pr bȝ-nb-ḏdt o "Casa de la Manifestación Señor del 'Lugar Perdurable' (Dyedet)".

Connotación religiosa

El centro principal de culto de Banebdyedet estuvo en Mendes, en la región nororiental del delta. La deidad principal de la ciudad fue originalmente la diosa pez Hatmehyt ("Aquella que es preminente entre los peces"), pero a partir de la segunda dinastía fue paulatinamente remplazada por su consorte Banebdyedet. Su hijo Harpócrates (Horus el niño) completaba la tríada de Mendes. El templo de Banebdyedet se encontraba en el sector norte de la ciudad y el de Hatmehyt hacia el este en las cercanías del río Nilo.

El historiador griego Heródoto, quien visitó Egipto hacia el 450 a.n.e., recogió en sus escritos el sacrificio de cabras en Mendes en contraste a la dedicación de ovejas en el resto del país. Es posible, sin embargo, que haya confundido al carnero sagrado con la cabra.

Historia

Los orígenes del sitio se remontan al período de Naqada III (Príodo Predinástico), cuando se fundaron los primeros asentamientos sobre una serie de diques. El poblado floreció y ya desde la sexta dinastía su necrópolis abarcaba un área de 150 000 m2 en las inmediaciones del templo del dios carnero. La mayoría de las tumbas consistían en mastabas de ladrillos de adobe, pero un pequeño número de ellas tenía cámaras funerarias y pasillos de acceso recubiertos de piedras.

Las estelas funerarias recuperadas del sitio revelan que sus ocupantes pertenecían al sacerdocio de Banebdyedet, miembros del servicio civil y algunos miembros de la nobleza hereditaria. Al menos una parte del cementerio fue destruido por el fuego a finales de la sexta dinastía. Junto a la conflagración, los enterramientos fueron arrasados por los vándalos, las estelas quebradas y los cuerpos dejados tendidos entre las tumbas.

El poblamiento del sitio concluyó a finales del Reino Antiguo y, aunque la ciudad se menciona frecuentemente en los Textos de los Sarcófagos, no se han encontrado evidencias pertenecientes al Reino Medio en las excavaciones. Durante el Imperio Nuevo la ciudad volvió a recuperar su prosperidad. Tutmosis III restauró el templo y Ramsés II añadió un patio y un pilono. Merenptah y Ramsés VI fueron representados en objetos recuperados del sitio y, presumiblemente, Nessubanebdyed (más conocido como Smendes), fundador de la dinastía XXI fue nativo de la ciudad.

Durante el siglo XIX a.n.e. la ciudad se convirtió en el asiento del poder de los gobernantes libios. Los reyes saitas rendían honores a la ciudad, y Amasis construyó un amplio santuario con cuatro naos en el templo.

En el siglo IV a.n.e., neferites de Mendes, un antiguo luchador por la libertad del país sobre los persas, fundó la dinastía XXIX. Cuando los persas reconquistaron Egipto en el año 343 a.n.e., la ciudad fue completamente destruida. Restaurada por Tolomeo II en 275 a.n.e., Mendes prosperó durante el siglo III a.n.e. como centro productor de vino y perfumería, con importantes vínculos comerciales en todo el Mediterráneo.

Posterior al año 200 a.n.e., la rama nilótica de Mendes se debilitó y sus habitantes comenzaron a reubicarse. Aunque el personal de culto pervivió hasta el siglo I d.n.e. y su templo posteriormente usado como iglesia cristiana, la ocupación doméstica del sitio ya había cesado a mediados del período romano.

Fuentes

  • Redford, Donald. [Ed.] The Oxford Encyclopedia of Ancient Egypt. Vol. I. Oxford: Oxford University Press, 2001.
  • Shaw, Ian; Nicholson, Paul. The British Museum Dictionary of Ancient Egypt. London: The British Museum Press, 1997.