Saltar a: navegación, buscar

Miguel Ángel de la Torre

Miguel Ángel de la Torre
Información sobre la plantilla
NombreMiguel Ángel de la Torre
Nacimiento30 de septiembre de 1884
Cienfuegos, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento14 de septiembre de 1930
La Habana
Causa de la muerteSuicidio
OcupaciónPeriodista

Miguel Ángel de la Torre. Periodista y ensayista cubano. Estuvo vinculado al Grupo Minorista.

Síntesis biográfica

Nació en Cienfuegos el 30 de septiembre de 1884. Su obra intelectual trasciende su época y resiste un análisis detenido en sus diversas facetas. Abogado de profesión, aunque no de ejercicio, pues prefirió dedicarse al periodismo y la literatura por los que sentía pasión desde su adolescencia. Como periodista son muy notables sus crónicas que constituyeron verdaderas lecciones en el arte de narrar el acontecer de la época, describen prácticamente todo el panorama cultural y social de Cuba entre los años 1912 y 1925.

Trayectoria

Cultivó con maestría la crónica literaria que se caracteriza por su fina, ágil, pintoresca y culta expresión. En general sus crónicas constituyen verdaderas lecciones en el arte de narrar y describir impresiones sobre personajes y sucesos de la época y resultan una enseñanza para todo aquel que pretenda conocer este género. Dejan traslucir que quien las escribe además de periodista es un literato.

Considera la crónica como “la sonrisa de la primera plana”, aunque según él, es capaz de llegar a convertirse en mueca de llanto. En su crónica con este título publicada el 19 de diciembre de 1919 en El Heraldo de Cuba, De la Torre profundiza sobre este género. Expresa que el alma del periódico se refugia en esa sonrisa, prefiriéndola a los editoriales mixtificados “por los ácidos fermentos de la mentira política”.

Con buen dominio del periodismo Miguel Ángel plantea que la misión del cronista es interponer unos lentes rosados entre los ojos del lector y la noticia. El periodista deforma de acuerdo a su subjetividad la realidad para captar la atención de los lectores.

Florentino Morales, dijo:

como buen cronista Miguel Ángel llegó a escribir las mejores crónicas cienfuegueras hasta el presente

Leyendo las crónicas de Miguel Ángel de La Torre se puede reconstruir todo un periodo de la historia de Cuba, sobre todo desde el punto de vista cultural, porque dejó plasmadas sus impresiones sobre una pléyade de personalidades de la cultura cubana y artistas extranjeros que visitaron el país en esa época.

Obras

Aunque se conocen pocas piezas oratorias de Miguel Ángel de la Torre se puede catalogar como un orador brillante por la manera en que incursionó en ella, significando, sin lugar a dudas, el discurso más resplandeciente, el pronunciado en el Teatro Terry la noche del 24 de febrero de 1922, y publicado en La Correspondencia el 28 de febrero de ese año. Esta pieza oratoria se destacó por su acento de pasión patriótica y por la dramática verdad de sus palabras. En el mismo sobresale su antiimperialismo convencido y su conocimiento de la historia de Cuba.

Como crítico escribió en páginas de revistas y periódicos crítica literaria, pictórica y teatral, propone como un tema a explotar artísticamente la guerra de independencia cubana, sus héroes y conflictos. Proclama la necesidad de obras literarias con este tema, que era casi una obsesión para Miguel Ángel.

Muerte

De la Torre se frustra tempranamente por haberse dejado dominar por la droga y el alcohol, que lo condujeron a la pérdidas gradual de sus facultades intelectuales y lo llevaron al suicidio, el 14 de septiembre de 1930.

Fuentes