Saltar a: navegación, buscar

Miguel Mendivil

Miguel Leocadio Mendivil Benavides
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Destacado boxeador profesional
Nacimiento10 de julio de 1920
Morón, Ciego de Ávila, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento27 de octubre de 1980
Morón, Ciego de Ávila, Bandera de Cuba Cuba
Otros nombresKid Mendivil
OcupaciónMaquinista ferroviario

Miguel Mendivil Benavides. Boxeador, gloria deportiva moronense, considerado uno de los mejores de todos los tiempos en esa disciplina. Con los resultados obtenidos en las más de 100 peleas celebradas en los años de 1950, se convirtió en uno de los grandes boxeadores de Cuba.

Adolescencia

Nació en Morón el 10 de julio de 1920, en el seno de una humilde familia obrera perteneciente al sector ferroviario. Es por ello que desde muy pequeño domina distintos oficios del sector. Se hace Maquinista desde la adolescencia y debe vencer una fuerte oposición de sus padres para acceder al boxeo y hasta para realizar su primer viaje a La Habana como Boxeador.

Debut como pugilista

A los 17 años debuta en una cartelera celebrada en las Instalaciones del Instituto de Segunda Enseñanza  de la ciudad  moronera y en sus primeras presentaciones vence a los púgiles locales Aurelio Betancourt, Eladio García (Boca de Tubo) y Víctor Moret.

Con solo cuatro peleas celebrada enfrenta y vence al experimentado Papito la Hoz y acto seguido se impone al espirituano Kikaro García y al placeteño Joaquín Landin antes de imponerse al fuerte pegador Orestes (Zurdo) Sánchez.

Con estos resultados el ya popular Kid Mendivil engrosa el grupo de ídolos locales en el que también están Osvaldo Ventosa (Kid Kendy), Benito astillo (Bururù II), Jesús (El Barquerito) Lastre, Ernesto Garrido (Kid Bombón), el sastres Johnny Dundee y el pimentoso santiaguero Luís Felipe Fuentes.

Principales resultados

Su primera incursión fuera de Morón la hace a Camaguey, ya con sólido prestigio. Allí tras un mal comienzo, al final se impone por puntos al experimentado Julián Varona, cuyo resultado lo empuja hacia la cima de su división.

Admite que su rival más difícil a lo largo de su carrera resulta Bombón Oriental con quien combate en cuatro ocasiones: lo vence en dos oportunidades y empata y pierde en una ocasión respectivamente.

En turno estelar del Palacio de los Deportes de la capital cubana, en combate a diez asaltos, supera al campeón júnior-welter Orlando Zulueta, y al regresar a la Ciudad de El Gallo es recibido por el pueblo y la banda de música en la Terminal del Ferrocarril y se le hace entrega por las autoridades municipales de las llaves de la ciudad.

Con este resultado gana el derecho para discutir dos meses después la faja nacional y esta vez pierde con Zulueta en apretado fallo de los jueces.

Tras esta derrota regresa a la Arena Ron Yucayo de Morón para vencer al veterano Juan Bautista Sierra (Kid Bururú) quien ha visto pasar sus mejore días pero sigue siendo una figura relevante, más tarde vence al peruano “Cachorrin” Carrasco fácilmente y enfrenta al pegador oriental Wilfredo Mayet, el más espectacular de los pegadores criollos de aquel momento.

Mayet logra derribarlo dos veces en el asalto inicial, lo pone en muy malas condiciones, pero Kid Mendivil se recupera, domina la difícil situación, recupera terreno, aplica su velocidad de piernas y finalmente logra la victoria que le abre la escena nacional para los turnos estelares en la capital. Al terminar este combate los fanáticos lo sacan de la Arena y lo llevan en hombros hasta la Avenida de Tarafa. Mendivil ya es una figura en el firmamento boxístico nacional.

Regresa al Palacio de los Deportes de la capital y pelea por el título con el campeón welter de Cuba Rafael Latre, quien lo supera en recio combate. Es esta la segunda vez que el Kid de Morón pierde la pelea por el pergamino nacional de su división.

Viaja a Estados Unidos

Ya que sus demostraciones son convincentes, cubre turno estelar frente al sensacional peleador afro norteamericano Pershi Basset, ubicado en el ranking en los primeros de su división en el mundo. Pierde en buen combate con Basset, pero logra un contrato para viajar a los Estados Unidos donde obtiene triunfos sobre Richard Anderson y Jacket Komullandit, fogueado boxeador que había acompañado a Kid Gavilán en calidad de “sparring”.

Miguel vence en estos combates, avanza y va al Madison Square Garden donde supera inobjetablemente al curtido Toni Anthony, en un combate de jugosa bolsa. Está en el momento culminante de su carrera pero Mingo es demasiado noble para sobrevivir en el corrupto mundo del boxeo rentado yanqui, siempre controlado y dirigido por los espurios intereses mafiosos que a él también abrieron las puertas de la gloria, de los cabaret, de la bohemia para convertirlo en mercancía o peldaño para el ascenso de los protegidos, más al tratarse de un latino negro.

En este deambular constante, cargando un nombre, acariciando ilusiones, con pocas esperanzas y recibiendo golpes, enfrenta a hombres reconocidos, peleadores de calibre, siempre sin reparar en condiciones, al extremo de enfrentar a Ezzard Charles, aspirante al título mundial de los pesos completos a quien concede nada menos que 38 libras de peso.

Regresa a Cuba

En su ultima etapa, ya sin nombre, el Kid de Morón se desempeña como ayudante del cubano Kid Gavilán. El 22 de mayo de 1959, con el mismo Triunfo de la Revolución, Miguel Mendivil regresa a Cuba y a su Morón querido. A su llegada así le dijo al periodista Nell Sánchez Darias: “Mi recuerdo de Estados Unidos no puede ser peor. Un latino o un negro allí no valen nada. Cuando pasé por Miami con destino a Cuba, la policía me detuvo, me esposó y me metió en el talego por 72 horas. Me confundieron con mi tío Isidro, mi entrenador, quien abandonó Estados Unidos dos años antes por ser comunista”.

Con el regreso a Morón, Mingo intenta volver a su locomotora para servir a la Revolución pero ya su estado físico se lo impide. Se presenta en distintos centros nocturnos de las localidad cantando canciones del repertorio de Nat King Cole a quien se le parece físicamente; transmite muchas de sus experiencias a jóvenes boxeadores locales ante de verse limitado a una silla de ruedas consumido por la diabetes.

Su muerte

Muere el 27 de octubre de 1980 a la edad de 60 años, con las huellas imborrables del boxeo rentado. De Mendivil dijo el recordado periodista especializado en boxeo Tommy Albear: ”Con mas de 100 peleas celebradas, solo unas pocas derrotas y cinco años como semifinalista en el Madison Square Garden y la Arena San Nicholas de New York, en la década de los años 1950, el moronense Miguel Mendivil Benavides, debe colocarse entre los grandes boxeadores de Cuba”.

Fuentes

  • Investigación realizada por el historiador deportivo Arquímedes Romo Pérez, con datos aportados por el propio atleta Miguel Mendivil a su regreso a Cuba en entrevista concedida al periodista Nell Sánchez Darias, Para el semanario “Invasor”.
  • Fragmento del artículo del periodista Tommy Albear, publicado en el periódico "El mundo" en junio de l959.

Véase también

Enlaces externos