Saltar a: navegación, buscar

Mozambique

Este artículo trata sobre Mozambique. Para otros usos de este término, véase Mozambique (desambiguación).
Mozambique
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República de Mozambique
FlagMozambique.png
Bandera
EscudoMozambique.PNG
Escudo
Mapa de mozanbique.jpg
Mapa o ubicación de Mozambique
Gobierno
Forma de gobierno:República Presidencialista
Capital:Maputo
Presidente:
Primer ministro:
Filipe Jacinto Nyussi
Carlos Agostinho do Rosário
Características Generales
Superficie:799 380 km²
Población
 • Densidad
21 284 701 (julio de 2008 est.) hab
24,28 hab/km²
Moneda:Metical (MZM)
Gentilicio:Mozambiqueño
Horario:CET (UTC +2, +3)

La República de Mozambique es un país situado al sureste de África, a orillas del océano Índico. Limita al norte con Tanzania y Malaui, al noroeste con Zambia, al oeste con Zimbabue, al suroeste con Suazilandia, al sur y al suroeste con Sudáfrica, y al este con el océano Índico. Fue explorado por Vasco da Gama en 1498 y colonizado por Portugal en 1505. Accedió a la independencia en 1975, convirtiéndose poco después en la República Popular de Mozambique.

Historia

Los primeros habitantes de Mozambique fueron cazadores y recolectores san, ancestros de los pueblos khoikhoi. Aunque no se han encontrado muchos restos fósiles de homínidos, es razonable pensar que por su ubicación en el lugar donde se pudo dar el origen de los humanos modernos (desde el punto de vista evolucionista), el actual territorio de Mozambique lleva muchos miles de años poblado.

Varios hallazgos arqueológicos permiten el estudio de eventos cruciales de la prehistoria de Mozambique, como el establecimiento de los pueblos bantúes en el Siglo III a. C., los cuales introdujeron la metalurgia entre los siglos I y IV durante su tercera fase de expansión. Además de su pericia en el trabajo con hierro, los bantúes eran buenos agricultores, lo que produjo una explosión demográfica y una consecuente expansión. La más conocida de sus organizaciones administrativas fue el Imperio monomotapa.

A finales del siglo X, grupos de nyika emergieron en la zona central de Mozambique. Un asentamiento conocido como Mapungubwe, que incluía muchos nyikas, se desarrolló en la zona superior del río Limpopo.

Exploradores árabes y asiáticos

En el Siglo X, el explorador Al-Masudi describió una importante actividad comercial en el golfo Pérsico y en Bilad as Sofala.

Por su parte, el geógrafo Al Idrisi cuenta que en el Siglo XII la actual provincia de Sofala era una importante fuente de hierro, oro y pieles, señalando asimismo que en esa época China e India ya sostenían estables relaciones comerciales con África Oriental. La actividad comercial en esas localidades se remonta por lo menos al Siglo IX.

Hacia el Siglo XIII había en la costa oriental africana entre treinta y cuarenta ciudades-estado suajilis. En Mozambique, su extrema extensión meridional fue la localidad de Angoche. Muchos puertos de la actualidad como Isla de Mozambique, Ibo, y probablemente Inhambane, fueron construidos en antiguas localidades comerciales suajilis.

Se considera que el Canal de Mozambique pudo ser el punto más lejano (occidental) visitado en los años 1420 por el explorador Zheng He.

Colonización europea

El viaje de Vasco da Gama alrededor del Cabo de Buena Esperanza en 1498, marcó la entrada de Portugal en el comercio, la política y la sociedad del Océano Índico. En efecto, desde 1500 los puestos comerciales portugueses se convirtieron en puertos permanentes en la nueva ruta hacia el oriente, de modo que en 1505 se tomó la decisión de ocupar África Oriental. Además, en 1507 se fundó un asentamiento permanente en la Isla de Mozambique, lográndose hacia 1530 el objetivo de tener bajo control portugués la zona. Primer viaje de Vasco da Gama, que definió la historia de África Oriental en el Siglo XV. Templo católico en la Isla de Mozambique, herencia de la colonización portuguesa.

Controlado el puerto de Sofala a principios del Siglo XVI, grupos de comerciantes portugueses y gambusinos se adentraron en busca de oro, organizando guarniciones y puestos comerciales en Vila de Sena y Tete en el río Zambeze, buscando establecer un monopolio.

Durante ese período, la mayor amenaza para la hegemonía portuguesa la constituyeron los turcos, quienes entre 1538 y 1553 lanzaron varios ataques desde el Mar Rojo y el Golfo Pérsico. Dichos avances, sin embargo, no pudieron prosperar debido a las dificultades de aprovisionamiento de maderas para construir barcos, y debido a los esfuerzos defensivos portugueses, que tuvieron como consecuencia debilitar su poderío naval para abrir una brecha aprovechada por los británicos y neerlandeses para extenderse hacia el Oriente. Por su parte, los franceses sólo comenzaron sus exploraciones a principios del Siglo XVII, fundando su Compañía francesa de las Indias Orientales en 1664. En su afán por conservar su monopolio comercial y sus intereses estratégicos en la zona, los portugueses no dudaron en difundir toda clase de temores para crear una atmósfera de extrema hostilidad hacia los otros europeos.

Con los ingleses (en 1635), y neerlandeses (en 1640) se firmó la paz, propiciada entre otros por las tres derrotas neerlandesas en los años 1600, en sus intentos de establecerse en la zona, así como por las dificultades de navegación que presenta el Canal de Mozambique.

Consolidación portuguesa

El Imperio portugués logró alejar de las costas de África oriental a sus competidores coloniales europeos. Los portugueses trataron de legitimar y consolidar sus posiciones mediante la creación de prazos (concesiones) unidos a su aparato administrativo. Aunque en un principio los prazos fueron desarrollados para ser dirigidos por portugueses, a través de los matrimonios mixtos se convirtieron en centros lusoafricanos o luso-indígenas, defendidos por esclavos negros llamados chikunda.

En Mozambique se practicó la esclavitud por parte de jefes tribales africanos, comerciantes árabes, y portugueses (prazeiros). De hecho, entre 1500 y 1800, cerca de un millón de personas fueron vendidas como esclavos.

Aunque la influencia portuguesa se expandió, su poder fue limitado y ejercido a través de algunos oficiales y colonos, a quienes se les garantizaba una gran autonomía. Si entre 1500 y 1700 fue posible controlar la expansión comercial árabe, con la caída de Fuerte Jesús en la Isla de Mombasa en 1698 (en la actualidad perteneciente a Kenia), los portugueses se encontraron en una situación desventajosa, y su poder decreció. Como resultado, la inversión disminuyó mientras que Lisboa se consagró a realizar negocios más lucrativos con India y el Extremo Oriente, así como a la colonización de Brasil.

Siglos XVIII y XIX

Durante los XVIII y XIX, los mazrui y árabes omaníes controlaron gran parte del comercio marítimo de la región, desplazando la influencia portuguesa hacia el sur. Hacia 1780, los portugueses habían perdido toda influencia al norte de Cabo Delgado debido a los avances omaníes. Muchos prazos fueron abandonados a mediados del siglo XIX.

En esa época, otros poderes coloniales como los imperios británico y francés (éste último proveniente de Madagascar) se implicaron cada vez más en el comercio y en la política del África Oriental Portuguesa. En ese sentido, sólo con el reparto de África durante la Conferencia de Berlín en 1885, la penetración lusa se transformó en un ocupación militar, lo que llevó durante los primeros años del siglo XX a una verdadera administración colonial.

En efecto, Portugal reclamó una franja de tierra desde Mozambique hasta Angola, lo cual fue aceptado por las autoridades imperiales alemanas, sus vecinos coloniales en la septentrional África Oriental Alemana, pero no por los británicos, quienes controlarían asimismo la sección de Tanganica. Debido a las deudas de los portugueses, y a la capacidad militar de ambas potencias, en 1891 éstos se vieron obligados renunciar a sus pretensiones y a aceptar las líneas definidas por los británicos. En ese sentido, aunque el mapa de Mozambique se definió por los cuatro siglos bajo dominación portuguesa, el resultado se debe más a una secuencia azarosa de intentos de expansión, que a una política exitosa.

Siglo XX

A principios del siglo XX, los portugueses habían trasladado la mayor parte de administración a grandes compañías privadas, como la de Mozambique (actuales privincias de Manica y Sofala), la de Zambezia o la de Niassa (actuales Cabo Delgado y Niassa), dirigidas y financiadas principalmente por el Reino Unido, que establecieron líneas férreas para comunicar Beira con Nyasaland y Rodesia del Norte, y desarrollaron plantaciones de azúcar, copra y sisal

Aunque se abolió oficialmente la esclavitud, a finales del siglo XIX las compañías aplicaron políticas de trabajo forzado, suministrando hombres para el trabajo en las minas y en las plantaciones de las colonias británicas vecinas, lo mismo que de Sudáfrica. La Compañía de Zambezia, la más rentable, se apropió de varios prazeiros, y estableció puestos militares de avanzada. Se construyeron rutas, puertos y otras vías de comunicación, en particular una vía férrea que unía Zimbabue y el puerto de Beira. Avenida central de Lourenço Marques (actual Maputo) en 1905.

Debido a sus malos resultados, bajo el Estado Novo de Salazar, el control del Imperio portugués aumentó y las concesiones no fueron renovadas, por lo cual en 1929 desapareció la Compañía de Niassa, y en 1942 la de Mozambique. En 1951 todas las colonias de África fueron rebautizadas como Provincias Ultramarinas de Portugal.

Durante este período se intensificó la concentración de poder en manos de compañías y particulares portugueses.

Independencia

En los años 1950, los portugueses lanzaron una serie de planes de desarrollo para extender y modernizar la infraestructura nacional de transporte y de comunicaciones. Los buenos precios de los productos tropicales de la posguerra favorecieron la economía, lo cual no fue favorable para la población nativa, que sufrió graves limitaciones de movilidad debido a la falta de oportunidades, causadas principalmente por la llegada de colonos portugueses, lo cual empeoró unas relaciones de por sí malas entre las dos comunidades. Samora Moises Machel, Presidente durante el gobierno de Frelimo entre 1975 y 1986.

A medida que las ideologías comunistas y anticoloniales se extendieron por el continente, se crearon muchos movimientos políticos favorables a la independencia de Mozambique. Estos alegaban que como las políticas y los planes de desarrollo estaban diseñados para favorecer a los portugueses, se le había prestado muy poca atención a la integración tribal y al desarrollo de sus comunidades nativas.

El Frente de Liberación Mozambiqueño (Frelimo), comenzó una guerra de guerrillas contra el régimen portugués en 1964. Junto a las luchas en África Occidental Portuguesa (actual Angola) y Guinea Portuguesa (actual Guinea Bissau), Mozambique hizo parte de la Guerra colonial portuguesa. Hacia 1974 el Frelimo podía moverse en la zona norte con tranquilidad, lo mismo que en zonas del centro, aunque las zonas urbanas de la mayor parte del sur y litoral seguían aún en manos portuguesas. En 1975, tanto por la acción de la guerrilla como por los efectos de la Revolución de los Claveles en Portugal, Mozambique obtuvo su independencia junto al resto de las regiones que aún pertenecían a su Imperio colonial.

Política

Mozambique es una república presidencialista, cuyo partido político con mayoría parlamentaria, compone y organiza el gobierno. Las elecciones se celebran cada cinco años.

El Frelimo fue el movimiento que luchó por la liberación nacional desde el inicio de la década de los sesenta. Después de la independencia, el 25 de junio de 1975, el ex grupo guerrillero pasó a controlar el poder. En 1978 se convirtió en un partido político marxista-leninista y su líder, Samora Machel, ocupó la presidencia del país en un régimen unipartidista. Ocupó el cargo desde la independencia del país, hasta su muerte en 1986. Desde entonces gobernó hasta 2005 su sucesor Joaquim Chissano.

Mozambique sufrió una guerra civil de quince años, entre 1977 y 1992, la cual se resolvió con el acuerdo de paz firmado por el entonces presidente Joaquim Chissano, y Afonso Dhlakama, líder de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo).

En 1990 fue aprobada una nueva constitución que transformó el estado en una República multipartidista. El Frelimo permanece en el poder hasta hoy, habiendo ganado tres veces las elecciones multipartidistas realizadas en 1994, 1999 y 2004. La Renamo es el principal partido de la oposición.

Geografía

Mozambique es el 52° país más poblado y el 36° más grande del mundo, con una población cercana a los 21 millones de personas, y un área de 801.590 km². Para efectos comparativos, su población corresponde a la mitad de la colombiana, y su superficie total a la de Turquía, o a grandes líneas, al doble de la de Paraguay o California.

El país se localiza en el litoral de África Oriental, en la mayor planicie costera del continente (la mitad del territorio del país se encuentra a 230 msnm). La cadena montañosa conocida como Inyanga se localiza al oeste del país. Las mayores elevaciones montañosas se encuentran cerca de Zimbabue, Zambia y Malaui. El Monte Binga, en la provincia de Manica, con sus 2.436 m de altitud, constituye el 26° territorio montañoso de mayor altitud en África, y el punto más elevado de todo Mozambique. Otras montañas relevantes son Gorongosa (con 1862 m, situada en un parque natural de 4.000 km² en Sofala), el Monte Domue (con 2.095 m en Tete), Monte Chiperone (con 2.052 m), y Monte Namuli (con 2.419 m en la región fronteriza occidental de Zambezia).

Ecorregiones

Debido a la guerra civil, su flora y su avifauna son poco conocidas, encontrándose asimismo en un estado de conservación crítico por la explotación maderera y la extensión incontrolada de la frontera agrícola y de las zonas de pastoreo. Varias ecorregiones están incluidas en la lista Global 200.
Río Limpopo.

La selva mosaico costera de Inhambane es una selva umbrófila, que se extiende desde el río Lukuledi, en el sur de Tanzania, hasta el río Changane, cerca de las bocas del Limpopo, ocupando por ende buena parte del litoral nacional en las provincias de Cabo Delgado, Nampula y Zambezia, lo mismo que una sección de Inhambane. Enclavado en esta ecorregión se encuentran secciones de manglar de África oriental, encontrándose su área más extensa en el delta del río Zambeze, así como de salobral del Zambeze, en el valle del Changane, en las provincias meridionales de Gaza e Inhambane

Economía

La economía colonial se caracterizó por los monopolios privados, la planeación estatal, así como la comercialización de productos básicos, con el fin de promover la acumulación de capital, los asentamientos portugueses, y en general, sus industrias y comercio, excluyendo a los africanos de los trabajos cualificados y directivos.

Tras la independencia, el gobierno del Frelimo nacionalizó las propiedades, y promovió la educación y la formación de los africanos. La economía se caracterizó porque los cultivos agrícolas a gran escala dirigidos por el estado, y las cooperativas agrarias y comunales, reemplazaron las plantaciones de los colonos y de las Compañías. Pero sus resultados fueron malos, lo que combinado con el abandono de los cultivos por sus antiguos dueños y la inestabilidad de la guerra civil, llevó al colapso de la producción agrícola, el comercio, y el sistema de distribución. Buscando reconstruir la economía, el estado siguió las directrices del Fondo Monetario Internacional, las cuales hacían énfasis en las descentralización y en la privatización.

Las remesas de los trabajadores mozambiqueños en Sudáfrica, los ingresos del turismo, así como de los sectores portuario y ferroviario, han sido históricamente importantes fuentes de comercio exterior. Aunque esos sectores se vieron muy deprimidos durante los años 1980 y principios de los 1990 debido a la confrontación armada, volvieron a ser operativos tras los acuerdos de 1992, viéndose el sector industrial igualmente relanzado, en particular la explotación de recursos, el procesamiento de aluminio y la producción de electricidad. A principios del siglo XXI, el país había logrado cierto crecimiento económico.

La economía de Mozambique, en desarrollo y altamente endeudada, fue una de la principales beneficiarias de la iniciativa HIPC (para países en vías de desarrollo altamente endeudados, con lo cual espera consagrar sus recursos a mejorar las condiciones de la población, que en un 70% vive por debajo del umbral de pobreza, así como invertir su desbalance comercial).

Agricultura

Casi el 45% del territorio de Mozambique se puede utilizar para agricultura, ya que el 80% de la producción agrícola es de subsistencia. Del modo similar, aunque cerca de un quinto de la fuerza de trabajo nacional se consagra a la agricultura, ese sector sólo representa el 20% del producto interno bruto nacional. La mayor parte de la producción agrícola se debe a pequeñas explotaciones familiares, que producen las dos principales cosechas de maíz, mandioca, fríjol, arroz, verduras y aceite vegetal de cacahuete, sésamo, y semillas de girasol.

Aunque en la década de 1970 y 1980, en la mayoría de las áreas rurales la producción agrícola disminuyó, una mayor estabilidad social y política, y condiciones climáticas favorables, ayudaron a la mejoría en los años 1990. La producción es muy vulnerable a las sequías y a las inundaciones. En 2000, por ejemplo, fuertes inundaciones en el centro y en el sur causaron serios problemas.

Algunos productos de la época colonial que se han seguido cultivando son caña de azúcar, té, copra y sisal; a los usuales se han agregado algodón, marañón, mandioca, cítricos, papas, girasoles, bovinos, porcinos, y cada vez más aves de corral.
Pesca tradicional en el Canal de Mozambique.

Las selvas cercanas al ferrocarril de Beira, en Zambezia, han sido explotadas como fuente de combustible y pulpa papelera. La deforestación (que ha disminuido sin llegar a ser sostenible la explotación maderera) y la siembra de eucaliptos, son preocupaciones ambientales.

Pesca

Las aguas mozambiqueñas albergan langostas, atunes, verdeles, sardinas y anchoas, pero son sobre todo conocidas por sus camarones y mariscos, que son productos de exportación.

La pesca es un área de la economía inmune a la inseguridad rural, de modo que desde 1973 la producción y comercialización de los frutos de mar ha sido un mercado estable con productos en alza continua.

Fuentes