Saltar a: navegación, buscar

Museo de Bellas Artes de Asturias

Museo de Bellas Artes de Asturias
Información sobre la plantilla
275px-MBAA.jpg
Fachada del Museo
Información geográfica
PaísBandera de España España
Información general
Inauguración1980
TipoInstitución cultural
Información visitantes
DirecciónUbicado Calle Santa Ana, Oviedo, Asturias.

Museo de Bellas Artes de Asturias. Es un Organismo autónomo, regido por la Comunidad del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Oviedo.

Ubicación

Se encuentra ubicado en la Calle Santa Ana, Oviedo, Asturias, España.

Historia

Este museo fue inaugurado en 1980, con los fondos de la antigua Diputación Provincial, y la exposición se localiza en tres edificios: el antiguo Palacio de Velarde, al que se une un edificio del siglo XX para servicios, y la Casa de los Oviedo Portal.

Es una de las mejores colecciones públicas de arte de España, con sus más de 12.000 piezas como son La Pintura asturiana del siglo XVII al XIX con obras de pintores como Nicanor Piñole o Evaristo Valle. La pintura española de los siglos XV al XX con cuadros de Pedro Berruguete, Zurbarán, Murillo, Goya, Sorolla, Regoyos, Baroja, Picasso, Barceló o Tapies, entre otros.

Podríamos destacar el Apostolado completo de El Greco, que es uno de los tres existentes en el mundo. Por otra parte, las pinturas de gran formato se exponen en el Patio del Palacio de Velarde. Pintura europea del siglo XIV al XVIII, con especial representación de las escuelas italiana y flamenca encontrando en la exposición lienzos de Rubens o Tiziano. Escultura asturiana y española del siglo XV al XX, localizándose algunos ejemplos de obras contemporáneas en el Jardín del Palacio de Velarde. Piezas de dibujo, grabado y fotografía. Artes aplicadas e industriales.

Existen piezas de vidrio y loza, del siglo XIX y XX, de casi todas las fábricas españolas pero también de Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra y Portugal. También se expone una pareja de pistolas, de 1795, realizada en la Fábrica de Armas de Trubia.

En 1995, la Colección de Pedro Masaveu pasa, en calidad de depósito, al Museo de Bellas Artes con piezas excepcionales como 18 tablas del retablo de Santa Marina realizado por el Maestro de Palanquines. Gracias a esta colección los fondos del Museo ovetense sólo son superados en importancia por el del Prado, el de Arte de Cataluña y el de Valencia.

Además de la exposición permanente, también realiza algunas temporales en las que se muestran distintas obras de autores actuales. Igualmente, entre otros servicios, cuenta con Departamentos de Conservación, de Restauración, de Educación y con salas de exposiciones temporales para artistas actuales y con biblioteca.

En 1997 la Casa de Solís Carvajal, que se encuentra junto al Palacio de Oviedo Portal, fue adquirida por el Museo para su ampliación. Posteriormente, y por el mismo motivo, se compraron otros cuatro inmuebles más de la Calle de la Rúa. Con estas obras de reforma, a cargo de Patxi Mangado, el Museo de Bellas Artes pretender ampliar en 8.000 metros cuadrados sus instalaciones.

Descripción

En este Museo se propone la construcción de un nuevo edificio en el interior de este conjunto urbano. Las fachadas adquieren en el nuevo proyecto dimensión de telón urbano. Desde el exterior se pudiera completar una gran construcción luminosa, cristalina, llena de reflejos, que se proyecta al exterior superpuesta a la historia urbana elaborándose así una imagen fuerte pero compleja para el nuevo Museo de Bellas Artes de Asturias.

En el patio de manzana. La propuesta es transforma este patio, mediante pasarelas luminosas de vidrio, en un lugar de encuentro, de fusión de los distintos edificios que van a constituir el conjunto del Museo.

Dos elementos singulares aparecen en la nueva construcción. Por un lado, la nueva fachada que se ubica detrás de la fachada histórica que se mantiene hacia la calle de la Rúa y la esquina de ésta con la Plaza de Alfonso II. Más que de una fachada, se trata de un elemento de gran intensidad formal, visual y funcional.

Por un lado va a ser la nueva imagen del museo, siempre pasado por la realidad de la historia. Conforma también la escalera pública que permite el acceso a todos los niveles del museo y los espacios de doble y triple altura de la entrada.

Espacios en diálogo con las fachadas históricas en la medida que se acercan y alejan de las mismas siempre en el interior. Concentrando en esta fachada gruesa las dos épocas y permitiendo una visión de la esquina de la ciudad desde el interior a través de estas fachadas. Y finalmente, la nueva fachada cristalina con un acabado labrado del vidrio, produce entre ella y el lienzo de fachada existente reflejos cruzados en su interior, una interacción entre las dos fachadas, originando un espacio de gran intensidad y riqueza.

El otro elemento singular, desde el punto de vista formal, lo constituyen las ventana de cubierta. Su posición, situada de la fachada, hace que su impacto sobre el exterior quede visualmente muy disminuido, transmitiendo sin embargo al interior de una gran calidad.

Fuentes

[1]

[2]