Saltar a: navegación, buscar

Ofensiva de Verano

Primer combate de la Ofensiva de Verano.
Información sobre la plantilla
Fecha:29 de mayo de 1958
Descripción:
Combate dirigido por el Capitán Guillermo García Frías apoyado por campesinos en el Macio, Buey Arriba, Cuba
Consecuencias:
Victoria del Ejército Rebelde en el primer combate de la Ofensiva de Verano en la Sierra Maestra.
País(es) involucrado(s)
Bandera de Cuba Cuba
Líderes:
Guillermo García Frías

Ofensiva de Verano . Estaba dirigida por la dictadura de Batista para eliminar a Fidel Castro y su ejército en la Comandancia de La Plata, inició el 23 y 24 de mayo de 1958 con la organización de los batallones y compañía diseñada para subir a la montaña por las diferentes vías de acceso posibles.

El Batallón 11 del Ejército de la tiranía al mando del Teniente Coronel Ángel Sánchez Mosquera ocupaba el poblado de Minas de Bueycito y es quien dirige las operaciones desde el día 23 y 24 de mayo.

Combate en el Macio

El Combate de El Macio dirigido por Guillermo García Frías se realiza el 29 de mayo de 1958 con el apoyo de un pelotón de la Columna 6 de Juan Almeida Bosque que se había trasladado a la zona. El Batallón 11 dirigido por Ángel Sánchez Mosquera ya había tenido en San Miguel y Montero dos encuentros con pelotones del Ejército Rebelde los días 23 y 24 de este mes.

Esta fuerza al no contar con el armamento necesario tiene que retirarse a otras posiciones pero rechazan al enemigo, que había utilizado intenso bombardeo de mortero.

La primera acción de importancia en este sector ocurrió el jueves 29 de mayo de 1958. Ese día, el Batallón 11 comenzó su avance definitivo hacia el interior del territorio rebelde desde su base de operaciones en Minas de Bueycito. Cerca del mediodía, después de pasar por La Otilia la fuerte y bastante experimentada tropa enemiga choca con la emboscada de Guillermo García a la altura de El Macio y se entabló un furioso combate.

La columna principal de los guardias fue obligada a detener su avance y nuestros combatientes lograron repeler los varios intentos del jefe enemigo para salir a la retaguardia. Durante el intenso bombardeo de mortero que ordenó Sánchez Mosquera para tratar de desalojar a los hombres de Guillermo. En este combate resultó herido de cierta gravedad el combatiente Manuel Díaz.

En El Macio se siguió combatiendo intermitentemente a lo largo de los tres días siguientes, a pesar de la presión constante de Sánchez Mosquera quien contaba con más de trescientos hombres bien armados y equipados, y sus hábiles intentos de infiltrarse en los flancos de las fuerzas rebeldes; la rápida movilidad de las escuadras rebeldes, la tenaz determinación de sus integrantes de cumplir las intenciones de no ceder hasta el último esfuerzo y la capacidad demostrada por Guillermo para situar una emboscada tras otra con el máximo de aprovechamiento del terreno, permitieron lograr el propósito de desgastar y retardar el avance enemigo. Esto obliga el enemigo a realizar otras acciones y no es hasta el 8 de junio en que llega hasta La Estrella.

En las diez jornadas, el poderoso Batallón 11 que contaba con los soldados más veteranos de los que luchaban contra nosotros en la montaña, no habían logrado penetrar ni siquiera otros tantos kilómetros en el territorio rebelde, lo que dice mucho de la tenacidad y eficiencia de la resistencia de nuestros combatientes en ese sector y las adecuadas medidas de protección tomadas para evitar el avance enemigo. La acción del Ejército Rebelde fue un éxito porque se detuvo la columna y Mosquera se retiró con varias bajas.

Derrotado los esbirros

El enemigo no contó con la moral y el prestigio del Ejército Rebelde y de su deseo de destruir aquella dictadura que explotaba y maltrataba al pueblo y no contó nunca con el firme apoyo del campesino que cooperó con hombres, armas, alimentos y facilitó todo tipo de recurso permitiendo alcanzar la firme resistencia que mostró en cada combate el Ejército Rebelde.

Véase también

Fuente

  • Historiador del municipio Buey Arriba Bartolo Matamoro Quintana