Saltar a: navegación, buscar

Pacto de El Pedrero

(Redirigido desde «Pacto del Pedrero»)
Pacto del Pedrero
Información sobre la plantilla
Pacto de el pedrero.jpg
Firma del documento conocido como Pacto del Pedrero.
Creación1 de diciembre de 1958
PaísBandera de Cuba Cuba
UbicaciónEscambray, Las Villas
SignatariosMovimiento 26 de Julio
Directorio Revolucionario

Pacto de El Pedrero. Documento que fue hecho público y se hizo extensivo al resto de las organizaciones revolucionarias que desearan firmarlo, suscrito por una parte por el Directorio Revolucionario 13 de Marzo y el Movimiento 26 de Julio el 1 de diciembre de 1958.


Inicios

El 1 de diciembre, después de algunas reuniones en las que participaron Ernesto Guevara y Ramiro Valdés por el Movimiento 26 de julio, y Faure Chomón, Rolando Cubela y Humberto Castelló, por el DR, fue firmado el documento conocido como Pacto de El Pedrero, fruto de la ingente labor desplegada por Ché en función de la unidad desde su arribo a la Sierra del Escambray.

Ese pacto además de constituir un importante paso para el curso futuro de la Revolución Cubana, propinaba un fuerte golpe a los planes divisionistas o sextarios de algunos elementos al recibir el apoyo de las restantes fuerzas que operaban en Las Villas, excepto las del II Frente Nacional del Escambray.

Ese resultado no era más que la correcta y cabal interpretación de las orientaciones dadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 12 de noviembre de 1958, cuando al referirse a las tropas rebeldes destacadas en esa provincia señaló:
Las columnas 2 y 8 del Ejército Rebelde situadas en Las Villas, recabando el apoyo de las demás fuerzas revolucionarias que allí combaten, deben a su vez interceptar las carreteras y vías férreas, para impedir el cruce de tropas enemigas hacia Oriente y evitar que puedan retirarse las que permanezcan junto a la tiranía y queden combatiendo en este extremo de la isla, donde virtualmente están siendo arrollados ya por nuestras fuerzas.

La derrota enemiga en El Pedrero significó el inicio de un plan estratégico cuyo objetivo era la toma de Santa Clara.

Texto del Pacto de El Pedrero

El proceso de descomposición del gobierno dictatorial de Fulgencio Batista ha entrado en su etapa definitiva. Todos los esfuerzos de la dictadura estaban encaminados a mantenerse hasta la farsa electoral del 3 de noviembre, esa fecha ha pasado y constituyó una sonora bofetada del pueblo a los candidatos de la dictadura, oficiales o no.

Una nueva fecha se abre ante la perspectiva de los cansados soldados de la tiranía: el 24 de febrero, momento teórico en que se deberá transmitir el mando presidencial, pero el soldado del batistato, cada vez cree menos en fechas ilusorias y cada vez palpa más en sus carnes la eficiencia de las armas del pueblo.

Haciendo patente la plena identificación que existe en la lucha contra la tiranía entre el Movimiento 26 de julio y el Directorio revolucionario, ambas organizaciones se dirigen al pueblo de Las Villas, desde la Sierra del Escambray donde sus fuerzas combaten por la libertad de Cuba.

El propósito del Movimiento 26 de julio y del Directorio Revolucionario era mantener perfecta coordinación en sus acciones militares llegando a combinar operaciones, donde sus fuerzas participan al mismo tiempo, combatiendo de ambas organizaciones, así como utilizar conjuntamente para beneficio de la Revolución, las vías de comunicaciones y abastecimiento que están bajo control de una u otra organización.

En la política administrativa, el territorio libre ha sido dividido en zonas que están bajo la jurisdicción del Directorio revolucionario y el Movimiento 26 de julio, donde cada organización recaudará los tributos de guerra.

En cuanto a la política agraria y la administración de justicia, el Movimiento 26 de julio y el Directorio revolucionario, que representan los más puros ideales de la insurrección cubana, derramando su sangre sin la cual no se hubiera dado un 26 de julio en el Moncada ni un 13 de marzo en el Palacio presidencial.

Estamos conscientes de nuestro deber con la patria y en nombre de los postulados revolucionarios de Frank País y José Antonio Echeverría llamamos a la unión a todos los factores revolucionarios, e invitamos a las organizaciones que poseen fuerzas insurreccionales en el territorio para que se adhieran públicamente a este llamamiento, coordinando su acción en beneficio de la nación cubana.

Unir es la palabra de orden: juntos estamos dispuestos a vencer o morir.

Movimiento 26 de julio y Directorio revolucionario. Las Villas, 1 de diciembre de 1858.

Nota aclaratoria

Aunque no se recogen en el texto, se ha conocido que en esa reunión se reconoció al Ché como jefe máximo de todas las fuerzas guerrilleras en Las Villas y se trazó la estrategia para las futuras acciones combativas.

Antecedentes

La columna 8 Ciro Redondo partirá de Las Mercedes entre el 24 y el 30 de agosto.

Se nombre al Comandante Ernesto Guevara, jefe de todas las unidades rebeldes del Movimiento 26 de julio que operan en la provincia de Las Villas, tanto en las zonas rurales como urbanas y se le otorgan facultades para recaudar y disponer en gastos de guerra las contribuciones que establecen nuestras disposiciones militares, aplicar el código penal y las Leyes agrarias del Ejército Rebelde en el territorio donde operan sus fuerzas, coordinar operaciones, planes, disposiciones administrativas y de organización militar con otras fuerzas revolucionarias que operan en esa provincia, las que deberán ser invitadas a integrar un solo cuerpo de ejército para vertebrar y unificar el esfuerzo militar de la Revolución, organizar unidades locales de combate, y designar oficiales del Ejército Rebelde hasta el grado de comandante de columna.

La columna 8 tendrá como objetivo estratégico de batir incesantemente al enemigo en el territorio central de Cuba e interceptar hasta su total paralización los movimientos de tropas enemigas por tierra desde occidente a Oriente, y otros que oportunamente se le orienten.

Fidel Castro Ruz.

Comandante en jefe.

Sierra Maestra, agosto.

Escambray: Victorias y desaciertos

El 16 de octubre de 1958 los guerrilleros arribaban al Escambray. Aunque tenían algunas referencias sobre la división creada entre los grupos de alzados en la zona, la realidad era mucho más compleja. Desde febrero se había constituido el Segundo Frente del Escambray, organizado por el Directorio revolucionario 13 de marzo, pero algunos miembros de esa organización dirigidos por Gutiérrez Menoyo habían negociado con el grupo politiquero de Prio Socarrás a espaldas del Directorio y crearon una guerrilla que conservó el nombre de Segundo Frente.

Además de estos dos grupos armados, en la zona en la que habría de operar el Ché existía un destacamento guerrillero del Movimiento 26 de julio encabezado por el Comandante Victor Bordón que se había alzado definitivamente tras los sucesos de abril.

Los hombres del Directorio, bajo la jefatura del Comandante Faure Chomón, recibieron con los brazos abiertos a los recién llegados, de lo cual dio fe el propio Faure: En nuestro campamento José Antonio Echeverría, del Estado Mayor del Directorio revolucionario, recibimos a nuestro compañero Comandante Ché Guevara y a sus abnegados seguidores. El Directorio revolucionario da la bienvenida fraternal al valiente guerrillero Guevara y ratifica una vez más su fe en la unión de la heróica y nueva generación representada por el Directorio revolucionario y el Movimiento 26 de julio. Extendemos nuestro abrazo revolucionario a los compañeros recién llegados a nuestro frente de combate.

También el Ché dejó constancia escrita del recibimiento el 21 de octubre en unas palabras que fueron publicadas por la prensa extranjera: Al llegar a la Sierra del Escambray, escenario de heroicas luchas por libertad de Cuba, desde este campamento general del Directorio revolucionario, los hombres del 26 de julio damos testimonio de nuestro agradecimiento por el recibimiento fraterno que nos hiciera esta organización combatiente y expresamos nuestra esperanza de que las largas jornadas de sacrificio por los llanos se vean coronados por el éxito supremo de una unión entre todos los grupos combatientes de esta región cubana para el logro común de la extinción de la dictadura.

Grandeza de guerrillero

Comenzaba la difícil tarea de unir en un frente común a todas las fuerzas insurrectas que operaban en la zona. Solo la inteligencia de un hombre como el Ché podía enfrentar las adversas circunstancias. Primero absorbió a un pequeño grupo del 26 de julio, encabezado por Pompilio Viciedo que había tenido conflictos con la tropa del Segundo Frente, inmediatamente la columna de Victor Bordón, respondiendo a una nota en la que ordenaba reunirse con él tratando de esquivar todo tipo de encuentro con la tropa del Segundo Frente, llegó a Las Piñas, finca donde se encontraba en ese momento el jefe de Columna 8.

El máximo dirigente del Directorio le expresa al Ché la imposibilidad de actuar juntos con los denominados integrantes del Segundo frente y denuncia su sectarismo y agresión a los campesinos. Su interlocutor explica que él tiene la orientación de Fidel de proceder unitariamente y, por lo tanto, se ve obligado a tratar con todas las fuerzas.

Rápidamente el Comandante en Jefe de Las Villas por el Movimiento 26 de julio se percata que era imposible llegar a un acuerdo con la gente de Menoyo, porque en las primeras conversaciones rechazan su presencia y la de sus hombres. Entonces se delimita el teatro de operaciones guerrilleras, la columna 8 se sitúa en el área donde venía operando el Directorio, es decir en el territorio comprendido entre Trinidad, Sancti Spíritus, Cabaiguán, Fomento, Placetas, Báez, Guinía de Miranda a Dos Arroyos y Topes de Collantes hasta Manicaragua, quedando el llamado Segundo Frente en el sitio donde se habían replegado desde un tiempo atrás, enmarcado entre Cienfuegos y Cumanayagua hacia el circuito sur.

Había que sobreponerse a la incómoda situación. En respuesta a la misma y con el objetivo de asedia al ejército batistiano, cuyo ocaso ya se vaticinaba, surgía la idea del guerrillero heroico de redactar un documento que testimoniara la unión de las fuerzas rebeldes.

El pacto de la unidad

Después de un mes y medio de la llegada de la Columna Ciro Redondo, y de realizarse algunas acciones en las que participaron juntas tropas del 26 y del Directorio, se firma el documento conocido históricamente como Pacto de El Pedrero, signado por el Ché, en nombre de su organización, por Rolando Cubela (traidor después), quien era en ese momento segundo al mando de las fuerzas del 13 de marzo.

El Comandante Faure Chomón no pudo llegar a tiempo porque la ofensiva de la tiranía sobre El Pedrero, que venía realizándose desde el 29 de noviembre, se lo impidió.

Ni la metralla, ni las bombas que caían en la fría mañana del lunes primero de diciembre de 1958 sobre esa zona montañosa fueron capaces de impedir la firma de aquel manuscrito, al cual se adhirió días más tarde el Partido Socialista Popular y que surgió como una necesidad política y militar que se resume en las últimas frases:
Unir es la palabra de orden, juntos estamos dispuestos a vencer o morir.
Carta del Ché a Camilo refiriéndose a la situación que había en el Escambray:
Camilucho.

El bollo de perra de la Sierra del Escambray aumenta día a día con nuevas confusiones que hacen mi tarea sumamente difícil, por ello debo pedirte que aplaces tu viaje al oeste hasta después de las elecciones del 3 de noviembre.

Si te fuera posible hacerlo así debemos coordinar planes para lo siguiente:

a. Interposición de los guerrilleros de Yaguajay bajo la autoridad militar del Movimiento 26 de julio con un verdadero trabajo de unidad.

b. Acción combinada tendiente a provocar actos guerrilleros y de masas contra las elecciones. A mí me correspondería la Zona TrinidadCienfuegos y a ti una zona más, la de Morón, operando los dos sobre Santa Clara y Sancti Spíritus. Todo esto sería actuando de acuerdo con el 26 del llano quien esté en pleno para una reunión el día 20 y las organizaciones que se presentarán a cooperar en unión de nosotros. Todo planteamiento definitivo estaría supeditado a que puedas quedarte estos 15 días en que debemos echar (SIC) el resto en una demostración de fuerza.

Importante que lograras dado que mi condición política es muy precaria en esta zona y tu aporte en la lucha contra las elecciones sería muy escasa dadas las características de tu marcha.

De mi odisea te contaré: recientemente perdimos dos hombres en Cuatro compañeros fuera de los Zapotes que se incorporaron (ojo con la cámara) (que tal salieron las fotos) (...) Después (...) por todo el movimiento de Camaguey hasta (...) donde estamos descansando los pies y dedicándose a la innoble tarea de hacer la guerra por otros medios.

Con abrazos para todos

Ché

Acciones posteriores a la firma del Pacto

  1. Inicio de la campaña
  2. Liberación de Fomento
  3. Toma de Sancti Spíritus
  4. Combate de Guayos
  5. Combate de Cabaiguán
  6. Toma de Placetas
  7. Combate de Remedios
  8. Combate de Caibarién
  9. Liberación de Trinidad
  10. Combate de Jatibonico
  11. Batalla de Santa Clara

Fuentes