Saltar a: navegación, buscar

Pedro Lantigua

(Redirigido desde «Pedro Lantigua Ortega»)
Pedro Lantigua Ortega
Información sobre la plantilla
Pedro Lantigua Ortega.jpeg
Campesino y miliciano cubano.
Nacimiento27 de abril de 1919
Trinidad, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de noviembre de 1961
Limones Cantero, Finca Palmarito, Trinidad, Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinato
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónCampesino

Pedro Lantigua Ortega. Campesino cubano asesinado en 1961 por bandas contrarrevolucionarias al servicio de la CIA que operaban en el Escambray.

Síntesis biográfica

Pedro Lantigua Ortega nació en una familia de campesinos el 27 de abril de 1919 en el lomerío trinitario, antigua provincia Las Villas (hoy Sancti Spíritus), Cuba. Se dedicó a la siembra y participó como obrero durante la construcción del Sanatorio Nacional de Topes de Collantes.

Al triunfar la Revolución Cubana en 1959 se incorpora a las Milicias Nacionales Revolucionarias, ingresó en la Escuela de Entrenamiento de Milicias de La Campana.

Participó en la Limpia del Escambray. Fue combatiente, práctico y administrador en la finca Palmarito en Limones Cantero. En su casa se estableció el maestro brigadista Manuel Ascunce Doménech encargado de alfabetizar la zona.

Asesinato

El 26 de noviembre de 1961 ocurrió uno de los crímenes más abominables perpetrados por los bandidos. Fue en Limones Cantero, Finca Palmarito, donde resultaron asesinados el joven alfabetizador Manuel Ascunce Domenech y su alumno, el campesino Pedro Lantigua Ortega, a manos de los bandidos Braulio Amador Quesada (principal ejecutor), ajusticiado tres meses después; Pedro González Sánchez, también ejecutado posteriormente, y Julio Emilio Carretero Escajadillo, en aquel momento jefe de una comandancia, y más tarde, jefe de la Comandancia General quien fue ajusticiado el 28 de marzo de 1964.

Al presentarse en la vivienda del humilde campesino, los forajidos habían fijado su atención en el muchacho:
— Y ese ¿quién es? - preguntaron.
—¡Yo soy el maestro! - Respondió con dignidad y valentía el joven brigadista, cuyas palabras incitaron la sed de odio y sangre de los contrarios, que cometieron de la forma más brutal y cobarde el alevoso crimen contra los dos hombres indefensos.

Fuente