Peter Heyn

Piet Pieterszoom Heyn
Información sobre la plantilla
NombrePiet Pieterszoom Heyn
Nacimiento25 de noviembre de 1577
Bandera de Holanda Holanda
Fallecimiento1629
Bandera de Alemania Alemania

Piet Pieterszoom Heyn (1577- 1629) Holanda y aprendió de su padre el arte de la navegación.

Datos Biográficos

Piet Heyn nació el 25 de noviembre de 1577 en la ciudad de Delft, Holanda y aprendió de su padre el arte de la navegación. Tripuló y comandó barcos; cayó en poder los españoles y por cuatro años vivió como galeote, hasta que tuvo la suerte de que lo canjearan por un oficial español.

Historia

Aún no existía la ciudad de Matanzas, corría el año 1628 y Europa hervía por las rencillas entre España, Inglaterra, Francia, Holanda... El motivo: América y las fabulosas riquezas que España y Portugal extraían de sus colonias.

En 1609, España y Holanda habían firmado una tregua que duró 12 años y en 1621 se reiniciaron las hostilidades. Holanda contaba con una poderosa flota la Compañía de las Indias Occidentales, que operaba en el Atlántico, con alcance que abarcaba a las naciones de la costa oriental Américana y causaba estragos en el monopolio impuesto por España sobre esa región. Fue esta flota bajo el mando de Piet Heyn la que protagonizó la histórica batalla en la Bahía de Matanzas y la captura de la Flota de la Plata en 1628.

Otras actividades maritimas

Siguió navegando, acopió experiencias y demostró cualidades de marino intrépido a plenitud, por lo que cuando se incorporó a la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, en 1623, era un hombre maduro para la época con 46 años y un largo historial, al punto que se le nombró vicealmirante de una de las flotas y con posterioridad Almirante Capitán General.

Incursionó con éxito por el litoral brasileño donde tomó la ciudad de San Salvador de Bahía en 1624, capturó una buena cantidad de buques españoles cargados de mercarías y se paseó por el Atlántico como dueño y señor de esos mares.

Cuando el almirante Piet Heyn se aventuró en las costas matanceras era ya un personaje legendario, héroe en su tierra y temido fuera de ella. En 1628, con 31 embarcaciones bajo su mando, se aprestó a capturar el más grande de los botines: el de la conocida Flota de la Plata. Esta flota que hacía su ruta desde América a Europa, había zarpado en julio de 1628 del puerto de Veracruz en México. Estaba compuesta por cinco barcos repletos de riquezas y una decena de naves de guerra artilladas con 175 cañones de bronce y 48 de hierro bajo el mando del general Juan de Benavides Bazán. El militar español desconocía que los corsarios holandeses se hallaban tras ellos, a la caza.

El 8 de septiembre las naves españolas fueron cañoneadas y posteriormente capturadas con su preciosa carga: 177 000 libras de plata, 66 libras de oro, 1000 perlas, pieles, ámbar, almizcle entre otras riquezas. El victorioso Piet Heyn arribó a Rotterdam tres meses después donde fue acogido como un héroe y se celebraron festejos en su honor, recibió los máximos honores, su efigie fue acuñada en monedas conmemorativas, y hasta se compuso un himno que aún se canta en los Países Bajos en el Día de la Reina que trata de Piet Heyn y la Armada de la Plata.

Muerte

Un año después de su gran hazaña fue promovido al grado de Teniente Almirante de Holanda y Frisia Occidental -región limítrofe con Alemania-, pero eses mismo año de 1629 murió en un encuentro con corsarios en el Mar del Norte. Los españoles nunca dejaron de considerar al intrépido Heyn sino como un pirata de los mares, aunque para los holandeses se tratara de un héroe cuyas hazañas se recogen en textos, poemas y canciones.

Monumento en su nombre

Historia, cultura y una naturaleza generosa coinciden en la ciudad y puerto de Matanzas, que ahora tiene de nuevo a Piet Heyn entre sus moradores. Desde julio de 1998 puede admirarse su estatua en bronce, obra del escultor holandés Willem A. Verbon, autor de otras cabezas célebres como las de Picasso, Erasmo de Rotterdan y Winston Churchill.

La iniciativa, muy loable, contribuye al afianzamiento de los nexos culturales entre cubanos y holandeses. Piet Heyn está de nuevo en Matanzas. Sólo que ahora la saluda, como lo puede hacer un viejo amigo luego de una larga ausencia... de algo más de 380 años.

Fuente

Archivos Biblioteca Provincial Gener y del Monte ‎