Saltar a: navegación, buscar

Países Bajos

(Redirigido desde «Holanda»)
Holanda
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Reino de los Países Bajos
Nederland'
Bandera Holanda.png
Bandera
Escudo de Holanda.png
Escudo
Mapa de Holanda.jpg
Mapa o ubicación de Holanda
Gobierno
Forma de gobierno:Monarquía constitucional
Capital:Ámsterdam
Idioma oficial:Holandés
Rey
Primer ministro
Guillermo Alejandro de los Países Bajos
Mark Rutte
Características Generales
Superficie:41.526 km²
Población16.785.088 (2008) hab
hab/km²
Moneda:Euro
Gentilicio:Neerlandés, neerlandesa, holandés/a

Países Bajos. (en neerlandés: Nederland). Es un país europeo que de conjunto con las Antillas Neerlandesas y Aruba, forma parte del Reino de los Países Bajos. Como su nombre indica, el territorio del país está formado por tierras bajas de las que aproximadamente, una tercera parte está situada al nivel del mar o por debajo de éste.[1]. Con frecuencia es conocido por metonimia con el nombre de su región histórica más influyente o relevante, Holanda, situada en la parte occidental del país. Su idioma también es conocido tradicionalmente, por extensión, como holandés, aun cuando su nombre oficial es neerlandés.

Holanda

El topónimo Holanda se utiliza en referencia a una región histórica de los Países Bajos, que desde 1840 está dividida en dos provincias, Holanda Septentrional y Holanda Meridional.

Holland puede venir de Holt-land, una región (probablemente) cerca de Leiden. En neerlandés antiguo Holt-land quiere decir aproximadamente 'tierra de madera' o 'tierra arbolada'. Otra acepción, con más base, se refiere al hecho de que Hol en neerlandés significa 'Bajo, hoyo, hondura', dando cuenta de la condición de la provincia, por lo tanto Hol-Land, significaría en español: 'tierra honda' o simplemente 'tierra baja'.

En el pasado, Holanda fue miembro principal de las Provincias Unidas (1581-1795). Debido a su importancia histórica en la región, el término Holanda se ha venido usando equivocadamente como el nombre del país, siendo Países Bajos la denominación oficial. Sin embargo, durante el reinado de Lodewijk I (Luis Bonaparte) entre 1806 y 1810, el estado llevó el nombre de Reino de Holanda.

Historia

Prehistoria

Uno de los dólmenes de Drente
Los Países Bajos han sido habitados desde la última Glaciación; los vestigios más antiguos hallados tienen una antigüedad de 100.000 años, cuando el país poseía un clima de tundra con muy escasa vegetación. Sus primeros pobladores fueron cazadores-recolectores.[2] Al finalizar la Edad de hielo, el área fue habitada por varios grupos paleolíticos. Uno de ellos fabricaba incluso canoas (Pesse, hacia 6500 a.n.e.) y después de eso, alrededor de 8000 a.n.e., una tribu mesolítica residió cerca de Bergumermeer (Frisia).

La Agricultura llegó hacia el año 5000 a.n.e., a través de la Cultura de Alfarería linear (probablemente proveniente de las granjas de Europa central), pero sólo fue practicada en las llanuras del extremo sur del país (Limburgo del Sur).

Los primeros restos notables de la Prehistoria fueron los dólmenes, que han sido encontrados en la provincia de Drente, y fueron probablemente construidos por gente de la cultura granjera de Funnelbeaker entre 4100 y 3200 a.n.e.[3]

La Edad del Bronce probablemente comenzó alrededor del 2000 a.n.e., como en la tumba de "El herrero de Wageningen". Después de este descubrimiento, más objetos de la edad de bronce aparecieron, como en Epe, en Drouwen y sobre todo en Drenthe que debido a la cantidad de objetos encontrados como cuentas de estaño en un collar nos indican que era centro de comercio de la época. La riqueza de los Países Bajos en la Edad de hierro puede ser vista en la "Tumba del rey en Oss" (sobre el 500 a.n.e.), allí un verdadero rey fue enterrado con algunos objetos como una espada de hierro con un grabado de oro y coral en el mayor túmulo funerario de Europa Occidental, que tenía 52 m de ancho.

En la época de la llegada de los romanos, los Países Bajos se hallaban habitados por varias tribus germánicas, quienes se habían asentado aquí alrededor del 600 a.n.e., como los tubanti, los canninefates o los frisios.[2] Tribus celtas se asentaron en el sur, entre ellas los eburones, menapios y texuandri. Diversos germanos se asentaron en el delta del Rin al comienzo de la ocupación romana, y formaron la tribu de los batavos.[4]

Época romana

Calles de canales en Giethoorn

En el siglo I a.n.e., los romanos conquistaron la parte sur del país, donde crearon la provincia romana de Germania Inferior.[2] Los romanos fueron los primeros en construir ciudades en el país, como Utrecht, Nimega y Maastricht.[5] La parte norte, que estaba fuera del Imperio romano y que era el lugar donde los frisios vivían, fue fuertemente influenciada por su poderoso vecino del sur.[2]

La relación con los habitantes del país fue buena en general; muchos batavios sirvieron en la caballería romana. La cultura batavia fue influenciada por la romana, resultando, entre otras cosas, en templos de tipo romano como el de Elst, dedicado a los dioses locales. Sin embargo, esto no impidió la rebelión de los batavos en el año 69, bajo el liderazgo del líder batavio Julio Civilis, un oficial de las tropas auxiliares.

Después de Roma

Los recién llegados se unieron a los habitantes originales para crear tres pueblos: los frisios a lo largo de la costa, los sajones en el este y los francos en el sur.[2] Los francos se convirtieron al Cristianismo después de que su rey Clodoveo I lo hiciera en el año 496 y así el cristianismo fue introducido en el norte gracias a la conquista de Frisia por los francos.

Los Países Bajos pertenecían al imperio franco de Carlomagno, cuyo núcleo se encontraba en lo que hoy es Bélgica y el norte de Francia, y que se extendía además por el resto de Francia, Alemania, norte de Italia y otros territorios de Europa occidental. En 843, con el Tratado de Verdún, el Imperio quedó dividido en tres partes: Francia Occidental, Francia Oriental y Lotaringia. Posteriormente, este imperio central se dividió; la mayor parte de los territorios de habla neerlandesa se integraron en Alemania y Francia intentó incorporar a Flandes sin exito.

Entre los años 800 y 1000, los Países Bajos padecieron los saqueos de los Vikingos, sus ataques eran muy violentos, como en la destrucción de la ciudad de Dorestad. Pero la supremacía vikinga terminó en 920, cuando el rey Enrique I de Alemania liberó Utrecht. Los reyes y emperadores alemanes dominaron los Países Bajos durante los siglos X y XI. Alemania recibió la denominación de Sacro Imperio Romano[6] tras la coronación de Otón I el Grande como emperador.

Borgoña

En 1433 buena parte del territorio de los Países Bajos y Bélgica fue unificada por el duque Felipe III de Borgoña. Antes de la unión borgoñona, los neerlandeses se identificaban con su ciudad, su condado o ducado local o como súbditos del Sacro Imperio Romano. Fue durante esta etapa borgoñona cuando comenzó a surgir entre los neerlandeses una conciencia de nación. Los principales nobles de Holanda invitaron al duque a conquistar este país, a pesar de que él no tenía ninguna pretensión histórica sobre Holanda. Ámsterdam creció y en el Siglo XV se convirtió en el principal puerto comercial europeo para el grano procedente de la región báltica.

Países Bajos de los Habsburgo

Vista de paisaje de los Países Bajos de Habsburgo

Por herencia y conquista el país llegó a estar bajo posesión de la dinastía de los Habsburgo bajo Carlos V en el Siglo XVI, quien los unificó en un solo estado.21 El este de Holanda sólo fue ocupado unas décadas antes de la lucha de los holandeses por su independencia. Sin embargo, en 1548, ocho años antes de su abdicación del trono, el Emperador Carlos V garantizó el estatus de las Diecisiete Provincias de Holanda como una entidad separada tanto del Imperio como de Francia. Esta Pragmática Sanción de 1549 no fue de independencia plena, pero permitió una autonomía significativa.

Losgo, los de Felipe II de España de reforzar la persecución religiosa de los protestantes y sus esfuerzos por centralizar el gobierno, la justicia y los impuestos le hicieron impopular y le condujeron a una revuelta. Los holandeses lucharon por su independencia de España, lo que originó la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648). Siete provincias rebeldes se unieron en la Unión de Utrecht en 1579 y formaron la República de los Siete Países Bajos Unidos.

República Neerlandesa (1581-1795)

Guillermo I de Orange, el fundador de la familia real holandesa, lideró a los holandeses durante la primera parte de la guerra. Los primeros años fueron un éxito para las tropas españolas. Sin embargo, los asedios siguientes en Holanda fueron contrarrestados. El rey de España perdió el control de los Países Bajos después de que soldados de las tropas de Felipe II amotinados saqueasen Amberes y matasen a un número considerable de sus habitantes.

Si bien finalmente la mayor parte del territorio en los Países Bajos se sustraería al dominio de la rama española de los Habsburgo, no sucedió lo mismo en Flandes, teniendo como resultado la separación histórica entre los Países Bajos y Flandes). Muchos flamencos huyeron a Holanda, entre ellos, la mitad de la población de Amberes, 3/4 de Brujas y Gante y toda la población de Nieuwpoort, Dunkerque y el campo.

La guerra continuó ininterrumpidamente durante 60 años más, pero el enfrentamiento principal había terminado. La Paz de Westfalia, firmada el 30 de enero de 1648, confirmó la independencia de las Provincias Unidas de España y Alemania.

Los barcos holandeses cazaban ballenas en la costa de Svalbard, comerciaban con especias en la India e Indonesia y fundaron colonias en Nueva Ámsterdam (hoy Nueva York), Sudáfrica y las Indias Orientales Neerlandesas. El mayor asentamiento neerlandés en el extranjero fue la Colonia del Cabo. Se estableció por Jan van Riebeeck, en nombre de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, en Ciudad del Cabo en 1652. El Príncipe de Orange adquirió el control de la Colonia del Cabo en 1788.

Reino de los Países Bajos

Vista de la ciudad de Amsterdam, capital de Holanda

El territorio de los Países Bajos fue incorporado al Primer Imperio francés bajo el mando de Napoleón I desde 1810 hasta 1814. Después se formó un Reino de los Países Bajos que incluía a las actuales Bélgica y Luxemburgo. El Congreso de Viena ocasionó dos importantes cambios: el control colonial sobre Indonesia fue perdido y el norte y sur de los Países Bajos se unificaron.

Las tensiones entre el norte y el sur entre otras causas por la diferencia religiosa, provocaron que en 1830 los belgas se declararan independientes y aunque el rey Guillermo I envió un año más tarde las tropas, la movilización de las tropas francesas en favor de la causa belga, lo hizo desistir de cualquier enfrentamiento. Sólo ocho años más tarde, en 1839, se reconoció oficialmente la independencia de Bélgica.

La ascensión de la reina Guillermina al trono en 1890 significó la separación de estos y Luxemburgo, debido a que el título de Gran Duque no puede ser heredado por una mujer.[7] Durante el Siglo XIX el país tardó en industrializarse en comparación con Alemania o Francia.

Guerras mundiales

A pesar de que los Países Bajos movilizaron sus tropas en agosto de 1914, permanecieron neutrales durante la Primera Guerra Mundial.[8] La invasión alemana de Bélgica aquel mismo año condujo a muchos refugiados belgas (en torno a un millón) a buscar cobijo en el país. Dado que los neerlandeses se encontraban rodeados por países en guerra y el Mar del Norte no era seguro para la navegación civil, los alimentos escasearon y se hizo necesario recurrir al racionamiento. Con el final del conflicto en 1918, la situación regresó a la normalidad.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939, declararon su neutralidad una vez más. No obstante, el 10 de mayo de 1940 los alemanes lanzaron un ataque contra los Países Bajos y Bélgica y conquistaron la mayor parte del país en poco tiempo. Las mal equipadas tropas neerlandesas pudieron hacer muy poco; el 14 de mayo ya sólo quedaban unas pocas bolsas de resistencia. Sin embargo, aquel día la Luftwaffe (fuerza aérea alemana) bombardeó Róterdam, la segunda ciudad más importante del país, matando a 800 personas y destruyendo buena parte de la ciudad, lo que dejó sin hogar a 78.000 personas.

Tras este bombardeo y las amenazas alemanas de realizar uno similar en Utrecht, los Países Bajos capitularon el 15 de mayo (excepto la provincia de Zelanda). La familia real y algunas tropas huyeron al Reino Unido. Algunos miembros de la familia real vivieron en Ottawa (Canadá) hasta la liberación aliada.

Historia reciente

Después de la guerra, la economía neerlandesa prosperó y el país fue miembro fundador de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en 1951 la cual desembocó finalmente en 1957 en la fundación de la Comunidad Económica Europea.

En 1953 el país sufrió una de las catástrofes naturales más grandes de su historia. En la noche del 2 de febrero se rompieron múltiples diques en el sur-oeste del país inundando grandes zonas de la provincia de Zelanda, causando la muerte a cerca de 1.800 personas y perdidas millonarias.[9] A partir de entonces, se inició el Plan Delta que proyectó la construcción de grandes diques y obras civiles para la retención de los embates de las aguas del Mar del Norte. Pero las obras que deberían proteger la provincia de Zelanda no se terminaron hasta casi el final del Siglo XX.

Forma de gobierno y política

Reinado Holandés

Los Países Bajos forman una monarquía constitucional y sus políticas liberales han llamado la atención mundial particularmente en el área de Consumo de drogas, Prostitución y Eutanasia.[10] Según la legislación, solo basta que el enfermo mencione dos o tres veces que tiene deseos de morirse, para que se considere legal iniciarle los trámites y practicarle la eutanasia.

Dentro de su conformación política, la Reina desempeña el poder ejecutivo y ratifica la libre elección del Primer Ministro por el pueblo. El poder legislativo está representado por lo que hasta hoy día se denominan Estados Generales (Parlamento), las cuales consisten en dos cámaras de representación legislativa, equivalentes por tanto a las Cortes Generales en España. El poder judicial es representado por las Asambleas Provisionales, las cuales también son elegidas por sufragio directo.

La sede del gobierno se encuentra en La Haya.

Geografía

Polder en Roelofarendsveen

El Reino de los Países Bajos es uno de los países de la Unión Europea. Limita al norte y el oeste con el mar del Norte, al este con Alemania y al sur con Bélgica. Su superficie es de 41.526 km², y tienen 1.027 km de fronteras. Además de este territorio europeo le corresponde las Antillas Holandesas y Aruba, en América. En español el nombre popular de este país es Holanda, aunque, en realidad Holanda sólo es su región costera. Su nombre (Países Bajos) es muy significativo, porque buena parte de su territorio está, físicamente, por debajo del nivel del mar. Su punto más bajo está a 6,74 m bajo el nivel del mar, en Zuidplaspolder cerca de Nieuwerkerk aan den Ijssel, Holanda Meridional, y el más alto 321 m sobre el nivel del mar, en Vaalserberg, municipio de Vaals, Limburg.

La superficie del país que está por debajo del nivel del mar es, realmente, una construcción humana ganada al mar gracias a un complejo sistema de canales y desagüe: los pólderes.

Sus costas son regulares. Están formadas por costas bajas y arenosas que forman casi una playa continua a lo largo de toda la costa. Le corresponde el archipiélago de las Frisias occidentales, una sucesión de barras arenosas delante de las costas. Las islas más grandes son las de Texel, Vieland, Terschelling y Ameland. Tras las frisias encontramos un gran lago interior dividido en dos partes Waddenzee, la más cercana la mar, e Ijsselmeer, la interior.

Organización político-administrativa

Administrativamente los Países Bajos están formados por doce provincias:

Cada provincia está gobernada por un comisionado, y dispone de una cámara legislativa elegida mediante sufragio universal. Las provincias se dividen en municipios, gobernados por una junta elegida por sufragio universal, al frente del cual está el burgomaestre (alcalde).

Relieve

Molinos de vientos en relieve llano

El relieve de los Países Bajos es falsamente uniforme. Se trata de una gran llanura de inundación en la que se han depositado derrubios aluviales procedentes de algunos de los ríos más importantes de Europa, y de la demudación de las morrenas glaciares que cubrieron el norte del continente durante la última glaciación. Pero esos depósitos no son uniformes, y consiguen diferenciar distintos paisajes.

La primera diferencia clara se encuentra entre el oeste y el este del país. Es el oeste, salvo la barra costera exterior, el que está por debajo del nivel del mar. Existe una línea divisoria entre Utrecht y Nimega que separa los depósitos glaciares, al norte, de los aluviales del sur. Al norte aparecen colinas arenosas y fondos arcillosos entre los que se encuentran grandes bloques de piedra, llegados allí en el interior de una desaparecida lengua glaciar.

Se pueden diferenciar cinco grandes unidades paisajísticas.

  • Los paisajes arenosos interiores, que ocupan las zonas del sur y el este. Aquí predomina la arena, que no es propicia para el desarrollo de grandes formaciones vegetales. Son producto de la demudación de morrenas y aparecen bloques erráticos, transportados por los glaciares. La topografía no es totalmente llana, si no que se resuelve en una serie de colinas de escasa altitud, las colinas de Veluwe y Utrecht.
  • Los paisajes dunares de la costa, que forman el amplio cordón costero que separa el mar de las tierras bajas. Se producen por los aportes arenosos de los grandes ríos, en equilibrio con la fuerza del mar que impide su dispersión por el fondo marino. Son de vital importancia para el país, ya que no sólo impiden que el mar invada las tierras bajas, si no que filtran el agua garantizando el agua dulce en el interior.
  • Los paisajes sedimentarios aluviales, que se extienden al suroeste (Zelanda) y en los golfos marinos ganados al mar, en el norte. Son la base del suelo de los pólderes. También aparecen en los márgenes de los ríos que atraviesan el país.
  • Las turberas, que aparecen sobre algunos fondos marinos arcillosos polderizados y puestos en explotación para aprovechar la turba como recurso. También aparecen en el noreste del país, sobre zonas pantanosas de origen periglaciar. Son las colonias de turberas de Gróninga y Drenthe.
  • La meseta calcárea del sureste. La existencia de caliza es una excepción en los Países Bajos. Forman el borde occidental del país, en torno a Maastricht. Se trata de un suelo calizo recubierto de loes, continuación del relieve belga. También aparecen los últimos vestigios del macizo de las Ardenas.

Hidrografía

Hidrografía de Holanda
Los Países Bajos son la tierras del agua. Tres son los ríos principales que atraviesan el país: el Escalda, el Mosa y el Rin, pero es su relación con el mar, con las tierras ganadas al océano a través de los pólderes lo que diferencia al paisaje holandés. Además, estas son tierras llanas, en las que los ríos adoptan un trazado meandriforme con multitud de brazos.

El río Escalda (Schelde) tiene una longitud de 430 kilómetros. Nace en Gouy (Aisne, Francia) y atraviesa Bélgica. Buena parte de su recorrido está canalizado, y es navegable hasta Cambrai (Bélgica). Sus principales afluentes son el Scarpe, el Lys y el Sensée. Además, de él parte numerosos canales que le ponen en contacto con otros ríos. Debido a su escaso desnivel las mareas se dejan sentir hasta a 160 km de su desembocadura. Antes de llegar al mar tiene un amplio estuario de varios kilómetros de anchura. Esta última parte es la que pertenece a los Países Bajos.

El río Mosa tiene unos 950 kilómetros de largo. Nace en la meseta de Landers (Francia) a tan sólo 384 metros de altitud. Es un río lento y meandriforme muy caudaloso, que permite la navegación de barcazas de hasta 2000 toneladas. Desemboca en el mar del Norte, formando un delta común con el Rin, a cuyo curso de aproxima hasta unos pocos kilómetros. Está canalizado en la mayor parte de su recorrido y de él derivan canales de riego para todo el sureste holandés. Sus principales afluentes son: Samson, Ourthe, Roer y Sambre.

El Rin tiene una longitud de 1.320 km de los cuales sólo el último tramo corresponde a los Países Bajos. Aquí es un río muy caudaloso, con hasta 2.100 m³/s. desemboca en el mar del Norte en un amplio estuario conjunto con el Mosa. Su boca principal tiene un ancho de un kilómetro. Es navegable hasta Basilea (Suiza), y está muy canalizado. En los Países Bajos se divide en varios brazos. Los más importantes son el viejo Rin, el Waal y el Lek.

Existen en el país muchos otros ríos, y canales, de tal manera que tiene miles de kilómetros de vías fluviales, a pesar de ser un país pequeño.

Los pólderes forman el característicos paisaje holandés. Un pólder es una tierra ganada al mar gracias a trabajos artificiales: diques, molinos, canalizaciones, etc. El origen de estos pólderes se remontan a la Edad Media. Existen más de un millón de hectáreas polderizadas. Se pueden distinguir cuatro tipos de pólderes, los de las tierras antiguas, en el suroeste, que aparecen tras los diques de protección, con una elevación de entre 0,5 y 1 metro sobre el nivel del mar. Los pólderes costeros, que son las islas y barras de arena que aparecen en los estuarios del suroeste. Alcanzan entre 0,5 y 1 metro sobre el nivel del mar. Los lagos desecados, sobre las antiguas turberas, desecados hacia el siglo XV y con una altitud de entre 4 y 6 metros bajo el nivel del mar. Y los pólderes del Zuiderzee, de una extraordinaria planitud, y a una altitud de entre 3 y 5 metros bajo el nivel del mar. Son los más jóvenes y se extienden por las zonas que el mar inundaba en el siglo XIII, y que dio origen a los trabajos de polderización del país.

Todos estos pólderes han sido reforzados y ampliados en el siglo XX, en el conjunto de obras que se conoce como el «plan delta». El Plan surge tras las inundaciones de 1953, y consiste en la creación de enormes diques costeros que separan las tierras bajas del mar. Además, se construyeron otros diques interiores que permiten la creación de lagos artificiales de agua dulce. Los diques modernos, además, son infraestructuras viarias, que dan acceso a las ciudades del interior. Si no fuera por los pólderes buena parte del país estaría bajo las aguas del mar.

Clima y vegetación

Vegetación holandesa

Los Países Bajos se encuentran en las latitudes medias-altas del hemisferio norte y al oeste del gran continente euroasiático. Por su posición ha de tener un clima frío y húmedo, pero la corriente del Golfo dulcifica los climas de esta parte de Europa convirtiéndolos en templados y húmedos. Es el clima marítimo de la costa oeste. Los centros de acción que le afectan son el frente polar, durante la mayor parte del año, y que trae masas de aire de tipo polar marítimo, frías y húmedas, el anticiclón de las azores, cuya influencia se nota uno o dos meses en verano, que trae masas de aire de tipo tropical marítimo, cálidas y húmedas, y el anticiclón siberiano, que llega ocasionalmente en los meses centrales de invierno y que trae masas de aire polar continental, muy frías y secas, pero que en contacto con

El carácter llano de relieve, y la cercanía al mar, hace que la influencia de este se haga notar en todo el país, lo que da una notable uniformidad climática, sin apenas matices. Los vientos del oeste, especialmente en invierno, son fuertes, las lluvias copiosas y las temperaturas moderadas, con una amplitud térmica, tanto diaria como anual, moderada.

Los vientos constantes, en torno a los 6-7 m/s en la costa y 3-4 m/s en el interior permitieron la tecnología de molinos de viento, que jalonan el paisaje.

Niebla en Amsterdam, capital de Holanda

Las temperaturas son, en general, suaves. El mes más frío es enero, con unas medias en torno a los 2 ºC, lo que implica muchos días con temperaturas reales por debajo de 0 ºC y precipitaciones en forma de nieve. Hay sobre 70 días de heladas seguras. El mes más cálido es julio, con medias de 17 ºC, y algunos días calurosos. Las temperaturas absolutas pueden bajar de los -20 ºC cuando llega el anticiclón siberiano, y superar los 35 ºC en los días en los que más se hace notar el anticiclón de las Azores, pero estas temperaturas se alcanzan durante algunas horas o unos pocos días, como mucho.

Las precipitaciones son relativamente abundantes. Están en torno a los 765 mm anuales, menos de lo que cabría esperar de un país orientado al mar, pero es que debido a su carácter llano las masas de aire pueden pasar por el territorio sin descargar. En general son lluvias débiles y constantes. Se dan hasta 216 días de lluvia al año.

La uniformidad geológica y climática hace que la vegetación natural sea, también, poco variada. Se encuentra en la ecozona y el imperio Holoártico. La vegetación natural se reduce a turberas, en las zonas arcillosas, y landas, en las arenosas. Así, predomina la vegetación herbácea, y de porte arbustivo. En las regiones más orientales y del sur llega a aparecer un bosque caducifolio de hayas, robles y castaños.

Nieve en Holanda

No obstante, y debido a su alta densidad demográfica, la práctica totalidad de la superficie está intervenida por la mano del hombre. En la práctica, y salvo algunas zonas protegidas recientemente, no existe vegetación natural en el país. Predominan los cultivos, en parcelas más o menos abiertas. Los cierres de las parcelas son muy grandes, y se hace por medios de líneas de árboles que frenan la acción del viento. Son olmos, alisios, coníferas, etc. En general se trata de árboles plantados para un determinado fin, y no vegetación natural.

Población

Los Países Bajos tiene una población de algo más de 16,7 millones de habitantes, lo que da una de las densidades de población más altas de Europa, e incluso del mundo si exceptuamos las islas pequeñas, ya que superan los 404 h/km². No obstante, la población se distribuye de manera desigual por el territorio. Holanda meridional es la región más poblada, con más de 1.200 h/km², le sigue Holanda septentrional con más de 975 h/km², y Utrecht, con más de 850 h/km², es decir, la costa y el ángulo suroeste. Por el contrario, otras regiones tienen una densidad media. Las provincias del norte: Frisia, Gróninga y Drente tienen densidades de población entre 190 y 250 h/km².

La población holandesa está envejecida, como corresponde a un país desarrollado que ha terminado la transición demográfica y aún están vivas las última generaciones de este periodo. Menores de 15 años cuenta con un 17% de la población, entre 15 y 65 años el 68% y más de 65 el 15% restante. El crecimiento de la población se sitúa en torno al 0,5% anual, muy bajo, y muy lejos de las tasas de reemplazo, y ello a pesar de un saldo migratorio del 2‰. La tasa de natalidad es muy baja, en torno al 10,5‰, lo que da una fertilidad de alrededor de 1,6 hijos por mujer. La tasa de mortalidad es muy baja (8,7‰), y más baja aún la tasa de mortalidad infantil (4,8‰), como corresponde a un país en el que la cobertura sanitaria de calidad alcanza a toda la población. Con estos datos la esperanza de vida al nacimiento se sitúa en torno a los 79 años.

La población holandesa tiene un altísimo grado de urbanización. Más del 90% de la población vive en ciudades, pero, sin embargo, no existe, realmente, grandes ciudades, si no toda una red de ciudades medias. Existe una gran conurbación, la de Randstad, pero en torno a las principales ciudades existen una series de ciudades que, por regla general, acumulan más población que la ciudad de referencia.

Los Países Bajos, son tierra de inmigrantes, y eso a pesar de ser un país superpoblado. La actual composición de inmigrantes se define tras la segunda guerra mundial. Para recuperar el país llegaron italianos, portugueses y españoles, pero el grueso de los inmigrantes son alemanes, turcos, marroquíes y los procedentes de sus territorios americanos: Surinam y las Antillas Holandesas.

Plan Delta

Durante la inundación del mar del Norte de 1953, la brecha en un dique causó la muerte a 1.835 personas, forzando la evacuación de otras 70.000, además de ser destruidas 4.500 edificaciones. Para evitar que una catástrofe así se repitiera, un ambicioso proyecto fue puesto en marcha, el Plan Delta que unió las desembocaduras del Rin y el Mosa.

La obra más destacada del complejo es la Oosterscheldekering que está considerada una de la Siete maravillas del mundo moderno según la Sociedad americana de ingenieros civiles.

Además, los Países Bajos son uno de los países que más sufren el cambio climático. No sólo son un problema las inundaciones producidas por el mar, ya que un desbordamiento de los ríos también podría ser muy peligroso.

Economía

Venta de quesos en el mercado Gouda

Los Países Bajos son unos de los países más ricos del mundo, incluso en cifras absolutas, y a pesar de su pequeño tamaño. Llegó a ser la octava potencia económica mundial. Tiene un índice de desarrollo humano altísimo, sobre el 0,953. Es uno de los países europeos en el que está más desarrollado el Estado del bienestar, ya que las prestaciones llegan a toda la población y son de primer nivel. Su economía se basa, fundamentalmente en los servicios. La agricultura aporta el 2% del PIB y acoge al 3% de la población activa, la industria supone el 24% del PIB y el 21% de la mano de obra y los servicios el 74% del PIB y el 76% de la fuerza de trabajo.

A pesar del poco peso que tiene la agricultura los paisajes agrícolas holandeses son los más representativos del país. Hay que tener en cuenta que los pólderes son territorios ganados al mar en principio para la producción agrícola. Se trata de un sector muy productivo, en el que se usan con ventaja todos los avances que proporciona al sector la revolución verde. Existen dos tipos de paisajes agrarios el abierto, los akker en Limburgo y los esser en Drente, y los paisajes cerrados, los kampen en Overijssel y Güeldres. Además, están los pólderes, que es donde se encuentran los canales y molinos típicos del país. También encontramos los terpen en antiguos pólderes y los slikke, en los lodazales de los brazos fluviales. Los principales productos holandeses son las hortalizas y las flores, especialmente el tulipán. Los tulipanes se extienden por Alsmeer-Hoorn y Haarlem-Leiden. La región agrícola más importante es el oeste del país, que cubre de invernaderos, casi de continuo, desde La Haya hasta Rótterdam y Hoek van Holland. Son pequeñas explotaciones muy rentables dedicadas a la producción hortícola. Estos invernaderos disponen de calefacción gracias a los yacimientos de gas holandeses.

NS Ferrocarriles de Holanda

La producción pecuaria también es muy importante. Una de las raza de vacas más productivas y más extendidas por toda Europa es holandesa, la raza frisona, de la que se obtiene excelentes quesos. Gracias a la gran productividad de la vaca frisona buena parte de la superficie agrícola útil del país se dedica a pastos y forrajes (maíz y cereales) para la ganadería.

La pesca es un sector potente para las dimensiones del país, pero muy alejado de las grandes potencias pesqueras europeas. No obstante, la acuicultura se ha convertido en uno de los principales sectores económicos del país, especialmente en la producción de moluscos.

Los recursos mineros son muy pobres, pero tiene yacimientos de petróleo y gas en el mar del Norte y Gróninga, respectivamente. El petróleo sólo garantiza el 7% del consumo del país, pero los yacimientos de gas cubren gran parte de las necesidades energéticas del país. También existe una importante región carbonífera en el sureste, cerca de la frontera con Alemania.

La industria es una de las más potentes de Europa, con varias multinacionales de primer orden. Destaca en todo tipo de industrias. La metalurgia se desarrolló gracias a que tanto el carbón como el hierro llegaban a sus importantes puertos. Limburgo es la gran zona siderúrgica del país. El textil y las tabaqueras se instalaron en Eindhoven, pero esta ciudad es famosa ante todo por su industria electrodoméstica, ya que es la sede de Philips. La industria química es, también, de primer nivel. Cuenta con la empresa Unilever, que controla el 10% del mercado mundial de cosméticos, y con AZKO una de las principales multinacionales de revestimientos químicos. La petroquímica Shell es de capital angloholandés, y tiene importantes refinerías en el complejo de Rótterdam y la bocas del delta de Zelanda. Además, de la explotación del yacimiento de gas de Gróninga.

Las altas tecnologías y la investigación en las industrias clásicas han dado al país ventajas decisivas a la hora de modernizar y hacer más productiva su industrial. Desde la automoción a la informática, pasando por la aeronáutica, etc., la investigación es un factor de desarrollo primordial.

El sector servicios es de vital importancia para los Países Bajos. Su capacidad industrial es tan grande que la población holandesa no es suficiente para consumir sus productos, por muy alto que sea su poder adquisitivo. Las exportaciones son inmensas, y su balanza comercial claramente positiva. Sus principales socios comerciales son los otros miembros de la Unión Europea, seguido de Estados Unidos, Japón y los mercados emergentes del este de Europa y Asia. Todo ello garantizado por un sector financiero de primer nivel, tanto en sus bancos privados, como en las compañías de seguros, como en las bolsas de comercio de Ámsterdam y Rótterdam.

La red de transportes es muy tupida y rápida. La mayor parte de los transportes son empresas públicas, y el transporte público es mucho más popular que en otras partes del mundo. Esto se debe a la gran densidad demográfica del país, y son los poderes públicos los que se sienten obligados a garantizar la movilidad.

En los Países Bajos se encuentran los dos primeros puertos comerciales del mundo Rótterdam y Ámsterdam, además del puerto de Schiphol y el de Limburgo, que controla la mitad del tráfico por el Rin. Todo este complejo se ha potenciado con el «Europort», que se ha convertido en el gran puerto comercial que da acceso a Europa.

Los Países Bajos tiene un moderado sector turístico, centrado en Ámsterdam, La Haya, Rótterdam, Utrecht, Leiden y los paisajes de tulipanes y de molinos de Holanda.

Demografía

El idioma oficial es el neerlandés y la esperanza de vida es de 79,1 años. El 99% de la población está alfabetizada y presentan una de las densidades de población más altas del mundo, con 399.494 hab/km2.[11] De 1950 a 2000, la población se incrementó de 10 a 15.9 millones de habitantes, pero la población decreció en comparación con los anteriores 50 años. La estimación del crecimiento actual es del 0.412%, con un promedio de hijos por mujer de 1,66.

Educación

Aula Educación Primaria Holanda

En Holanda 3,5 millones de estudiantes van a clases cada día a más de 8.700 escuelas. La educación se imparte en su mayoría en holandés; pero hay varios colegios que imparten clases en inglés.

Una de las cualidades más importantes de la educación en los Países Bajos es la libertad. Esto significa que los colegios pueden decidir qué cursos impartir y cómo hacerlo. Por supesto, el gobierno marca algunas pautas, tales como el número de horas que los niños deben estar en clase por año, las metas a alcanzar en los exámenes, etc.

Educación obligatoria

La educación es obligatoria en Holanda. Los niños deben asistir al colegio a tiempo completo desde los 5 hasta los 17 años, o al menos hasta el final del curso del año en el que cumplan 16. Luego de este período, se les exige que vayan a clase al menos una vez por semana hasta el final del curso en el que cumplan 17 años.

La educación en los Países Bajos es regulada por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia (Ministerie van Onderwijs, Cultuur en Wetenschap). El ministerio tiene un sitio web en el que puedes encontrar información en inglés sobre el sistema educativo

Estudios universitarios

Las universidades holandesas tienen la reputación de estar al frente en lo que respecta a desarrollo e introducción de métodos educativos. La educación holandesa funciona de modo eficiente y con orientación internacional.

Cultura

Rembrandt

Rembrandt es el más grande representante de las artes plásticas de los Países Bajos. Durante el periodo gótico y renacentista los Países bajos comenzaron a experimentar un desarrollo artístico notable, sobre todo en pintura. En el plano intelectual, Erasmo de Rotterdam, nacido en los Países Bajos tuvo gran influencia en la vida cultural de su país y de Europa durante el siglo XVI.

Posteriormente y en su honor se otorga desde 1958 el Premio Erasmus en el campo de las humanidades, ciencias sociales y las artes. En el Siglo XVII, durante el periodo que se conoce como la «Edad de Oro neerlandesa», la influencia cultural del país tuvo su cúspide. Entre las figuras neerlandesas más notorias de esa época estaban Christiaan Huygens y Baruch Spinoza. Además, había extranjeros que vivían en el país gracias a su ambiente de tolerancia, como el francés René Descartes o el inglés John Locke. El país es conocido popularmente por sus molinos de viento, zapatos de madera, tulipanes, bicicletas y tolerancia social.

Literatura

Laliteratura en lengua neerlandesa se inició en la Alta Edad Media, cuando cristalizaron las distintas lenguas nacionales en toda Europa. También los primeros escritos en holandés pertenecían al ámbito religioso y místico (monjes Hadewijch, Thomas Kempis). En el s. XIII el poeta místico Jacob Van Maerlant dio un gran impulso a su lengua, aunque tuvo que responder ante el mismo Papa en persona por una versión de la Biblia en verso. Sus discípulos Boendale y Weert escribieron poemas didácticos y obras satírico-morales respectivamente.

En el siglo XIV se extendió la realización de poesía caballeresca, patrocinada por nobles que deseaban trazar sus genealogías. La Reforma supuso un cambio de orientación de la literatura neerlandesa, eliminando todo resabio de época medieval. Pero fue el s. XVII la época más brillante de la literatura en lengua flamenca: el dramaturgo y poeta católico Joast Vander Vonden es considerado el más notable en la historia de los Países Bajos; fue, además, fundador del primer teatro público de su país. Otras grandes figuras de la época fueron: Hooft, idealista epicúreo y poeta aristocrático; Bredero, humanista y sensual; y el poeta moralista y lírico Huygens. En el s. XVIII se inició un período de ostensible decadencia, con escasas excepciones de alguna notable novela burguesa, como Sarah Burgerhart (Aagje Deken). La reacción se produjo en el s. XIX con el poeta Bilderdijk. En la prosa del s. XIX brillaron el humor realista de Beets, el romanticismo de Potgieter y, en particular, la mordaz sátira de «Multatuli», fundador del Movimiento de los Tachtigers. Louis Couperus fue el mejor novelista del s. XIX. El Movimiento de Liberación del Verbo llevó el Naturalismo al teatro. El cambio de siglo conoció la labor difusora de la revista Nieuwe Gids.

En los primeros años del siglo XX dominó la creación poética, primero con el vitalismo, y después buscando mayor sencillez. En los años 30 los mejores escritores holandeses estuvieron vinculados a la revista Forum. A partir de 1945 la narrativa de los Países Bajos devino pesimista influenciada por el existencialismo y la novela norteamericana, y la poesía se ramificó en dos tendencias: la experimentación o búsqueda de la realidad, y el lenguaje cotidiano.

Arte

Museo Van Gogh en Amsterdam

En el siglo IX los monjes benedictinos y cistercienses consolidaron el cristianismo en el NO de Europa, cubriéndolo de monasterios de estilo románico. En los Países Bajos eran características la construcción de dos torres en la fachada y la escasa decoración, a menudo limitada a los capiteles. En toda la época medieval se usó casi exclusivamente el ladrillo, debido a la inexistencia de piedra de buena calidad. Incluso las esculturas eran, en su mayoría, de importación. Esta particularidad de los Países Bajos hizo que la implantación del estilo gótico de orígen francés se adaptara a las particularidades locales: sobriedad y simplificación de formas configuraron el Gótico holandés o Vermevlen. Las iglesias tenían entre tres y cinco naves, y carecían de capillas o, a lo sumo, tenían capiteles radiales (Hallenkirche). En aquellos lugares en que la configuración de suelo no permitía grandes construcciones, se hicieron las Iglesias de los Navegantes, de baja estatura y con cubiertas de madera.

Casa Museo de Rembrandt en Amsterdam

La arquitectura civil se centró en palacios municipales de ladrillos, torres y puertas de las ciudades y construcciones militares. En la escultura de la Baja Edad Media destacó la Escuela de Taller en madera de Utrecht; en esta misma ciudad se producían miniaturas influenciadas por las ideas intimistas de la Devotio Moderna. En pintura el Gótico produjo figuras estilizadas, siendo las de mayor calidad las de la escuela de Haarlem. Tommaso Vincidor importó el Renacimiento italiano, representado por la escuela de Frisia en escultura y por Jan Van Scorel en pintura. A partir del siglo XVI la pintura adquirió un desarrollo extraordinario, con grandes maestros, especialmente en el período barroco. Influyeron en ello dos factores fundamentales: la penetración del calvinismo y la expansión comercial. Los consumidores de arte gustaban de temas no religiosos: bodegones, naturalezas muertas o mitologías. Pero sobre todo destacan los retratos, individuales o colectivos, trazados con un dibujo correcto y firme, acentuando los contrastes entre luz y sombras y buscando el análisis subjetivo de la realidad. Resaltaron Vermeer como pintor intimista, Fraz Hals, creador del retrato, con temas costumbristas y cotidianos y, por encima de todos, Rembrandt, con su penetración psicológica. En el siglo XVIII la escuela holandesa decayó bajo la influencia francesa, recuperándose en el siglo XIX, particularmente gracias al impresionista Van Gogh. Ya en el siglo XX se fundó el Stijlgroep, gracias al cual se impulsó el arte abstracto. En la actualidad se han abandonado conceptos como el arte por el arte y el individualismo. En arquitectura predomina la búsqueda del racionalismo, pregonada por Le Corbusier y la Baulous y arraigada en el Grupo de los Arquitectónicos holandés. En los últimos años se busca la colaboración entre todas las artes plásticas para conformar el espacio que rodea al hombre y mejorar la calidad de vida. Para ello se han creado lugares experimentales como la ciudad de Zoetermeer, donde artistas, arquitectos, sociólogos, etc. ensayan proyectos de habitáculos.

Música

Aunque con grandes influencias extranjeras, durante los ss. XV y XVI fue muy importante en los Países Bajos un gran movimiento musical, la escuela neerlandesa. Grandes músicos neerlandeses de esta época, como Pierre de la Rue o Isaak, se constituyeron como modelo ante Europa. Posteriormente, ya en la primera mitad del s. XVI, surgieron las grandes personalidades de la escuela: Willant, Gombert, Créquillon, etc.

La Voz Holanda

En el s. XVII, los Países Bajos sufrieron una imaginaria división musicalmente hablando: mientras que en ciudades meridionales como Bruselas, Gante, Malinas, Brujas, Bergues, Comtrai y Lieja se desarrollaban centros musicales propios, la parte septentrional, Leiden, Deft, Amsterdam y Dordrecht, seguía claramente influencias inglesas, francesas e italianas. Cercano el final de ese siglo, y de manos de Derosier y Van Noordt (entre otros), aparecieron sonatas y suites, y en 1680 se estrenó en Amsterdam Le fatiche (Zianis), primera ópera neerlandesa, aunque un siglo después penetró la ópera francesa. Ya a finales del s. XIX y principios del s. XX, la llegada de la música romántica y contemporánea, con clara influencia germana, coincidió con la fundación de conservatorios, escuelas de música, etc. De entre ellos, cabe destacar, por su importancia internacional: la Orquesta del Concertgebow (Palacio de la Música, inaugurado en 1888) dirigida durante muchos años por W. Mengelberg (y ahora bajo la dirección de Bernard Haitink); la Orquesta Residencia de La Haya, de 1903, y la Orquesta Filarmónica de Rotterdam, de 1917. Actualmente, además de estas tres instituciones, completan la base tradicional de la música neerlandesa dos compañías de ópera y tres de ballet. En el terreno del jazz y la música improvisada se da una oferta amplia. Destacan los conjuntos de Willem Brenker y de Misha Mengelberg. Es importante el festival que, anualmente, reúne en La Haya a grandes y aficionados de la música jazz: es el North Sea Jazz Festival.

Cine

Si bien en torno al cambio de siglo actual los Países Bajos figuraron entre los países precursores del cine, esta evolución no se vio continuada posteriormente. Tras la Segunda Guerra Mundial, y gracias a la creación de la Fundación del Fondo de Producción de Películas Holandesa y la Academia Holandesa de Cine, a un mayor interés por el largometraje por parte de neerlandeses, y a coproducciones con Bélgica en lengua neerlandesa, la situación de la industria cinematográfica mejoró. Incluso la Asociación Holandesa de Cines daba su soporte económico para la realización autóctona de películas. No obstante, en los Países Bajos las proyecciones solían ser mayoritariamente de películas extranjeras. Intentando evitar esto, se dio un nuevo relanzamiento de la cinematografía propia, primero con Dorp aan de rivier (Fons Rademakers), que quedó finalista para la obtención de un Oscar en 1979 y que provocó la realización de films neerlandeses de calidad (Max Havelaar, Van de koele meren des doods, Soldaat van Oranje, etc). En 1987 se consiguió el Oscar a la mejor película extranjera, gracias a la película de Foms Rademakees, De Aaslag.

Gastronomía

Arenque crudo, típico platillo holandés

La gastronomía holandesa cuenta con una amplia variedad de exquisitos platos, en ella cabe destacar que los ingredientes principales más utilizados son el pan y las patatas, acompañados normalmente por carne, verduras o pescado.

En pescados, en Holanda son muy típicos los platos de anguila ahumada (Gerookte Paling). También son muy consumidos a modo de tentempié el Haring, el cual es un arenque que se come totalmente crudo y se sirve solo o acompañado por cebolla cruda.

En cuanto al marisco, son muy populares los mejillones fritos con mantequilla y el Garnalen o Nordseegarnelen, el cual es una especie de gamba pelada que se sirve cocida y acompañada por diferentes salsas.

La cocina holandesa también es muy popular por sus famosos quesos, ya que muchos de ellos son muy reconocidos en el mundo, como por ejemplo el queso Gouda, Leyden o el Edam.

Platos típicos

Rijsttafel: El Rijsttaf una comida de origen indonesio que se compone de una gran cantidad de pequeños platos de carnes y verduras, con diferentes grados de picante y se acompaña siempre con arroz. Erwtensoep: El Erwtensoep también es muy popular en las cenas holandesas, este plato consiste en una especie de sopa de guisantes. Pannekoeken: El Pannekoeken también es muy típico de la gastronomía holandesa, se trata de una especie de Crepe sobre el cual se ponen tanto ingredientes salados como dulces (beicon, compota de manzana, uvas pasas etc).

Costumbres culinarias

  • Los desayunos se toman muy pronto, entre las 8:00 y las 9:00, suelen ser fueres y muy variados, ya que se toman tanto alimentos dulces como salados. Lo más típico es el chocolate caliente, chocomel, con slagroom (una especie de crema batida).
  • El almuerzo se toma entre las 11:00 y las 13:00, suele ser mucho más flojo, ya que suelen comerse platos de comida rápida como bocadillos etc. El plato más típico para el almuerzo es el uitsmijter y el Pannekoeken.
  • La cena es tomada habitalmente de 18:00 a 20:00. La cena es considerada como el plato más importante del día. Aquí se suele servir una gran variedad de platos algo más elaborados como por ejemplo el Rijsttafel o Erwtensoep.

Referencias

Fuentes

  • Wilson, Charles (1968). Los países Bajos y la cultura europea en el siglo XVII, Guadarrama edición (en español).
  • Kossmann, E. H. (1987). The Low Countries: History of the Northern and Southern Netherlands (en inglés).
  • (1994) Guía de viajes. Holanda (Países Bajos) (en español). Plaza & Janés.
  • Israel, Jonathan (1995). The Dutch Republic: Its Rise, Greatness, and Fall 1477-1806 (en inglés).
  • (1998) History of the Low Countries (en inglés). J. C. H. Blom and E. Lamberts, eds..
  • Echevarria, Miguel Angel (1998). Flandes y la monarquia hispánica, 1500-1713 (en español). Silex. ISBN 978-84-77-37068-0.
  • Queipo de Llano, Gonzalo; Alcala-Zamora, Jose (2001). España, Flandes y el mar del Norte (1618-1939) (en español). Centro de estudios constitucionales. ISBN 978-84-25-91144-6.
  • Herrero Sánchez, Manuel; Crespo Solana, Ana (2002). España y las 17 provincias de los Países Bajos: una revisión historiográfica (XVI-XVIII) (en español). Universidad de Córdoba. ISBN 84-7801-661-9.
  • Arblaster, Paul (2006). A History of the Low Countries (en inglés). Palgrave Essential Histories Series New York: Palgrave Macmillan. ISBN 1-4039-4828-3.
  • Gray, Jeremy (2008). Ámsterdam (en español). Lonely Planet. ISBN 978-84-08-07727-5.
  • Tomado de Justlanded
  • Tomado de sobreholanda.com
  • Tomado de visitaramsterdam.com
  • Tomado de laguia2000.com
  • Tomado de naturaeduca.com