Pintura románica

Pintura románica
Información sobre la plantilla
Pintura romaniggg.jpg

La pintura románica es una pintura bidimensional, sometida a un soporte que viene determinado por la arquitectura. Este arte se apartará de la imitación de la realidad para dar una imagen interpretativa, un símbolo, en el que se busca la esencia de lo que representa. Las figuras se dibujaban según ejes verticales y horizontales de simetría. La línea es el elemento predominante, dibujando las figuras y definiendo las zonas donde se aplicarán los colores. Entre los colores utilizados por el pintor románico destacamos el color blanco de la cal, el negro del hollín, pigmentos como el ocre amarillo, verde, azul… Éstos serán tratados como tonos fuertes, ya que las pinturas se verán con poca luz.

Lugar de aplicación

La pintura románica, al igual que la escultura, está subordinada al marco arquitectónico y esta se va a plasmar principalmente en los muros, ábsides y bóvedas de las iglesias, aunque también veremos pintura románica en manuscritos y sobre tabla. En lo que se refiere a los manuscritos y libros miniados, adquiere una gran importancia la pintura románica dándose la posibilidad de una decoración a página completa o por partes aisladas, como por ejemplo está en el llamado Libro de los Testamentos, que se conserva en la Catedral de Oviedo y se podría considerar una de las mejores muestras de miniatura románica en España. El objetivo principal era el de adornar los libros, sin ninguna intención didáctica.

Características

Características más importantes

A continuación, vamos a analizar las características generales de la pintura románica atendiendo a la técnica y a la iconografía de este tipo de arte.

Técnica

La técnica más utilizada es la del fresco para lo que se refiere a la pintura mural de los interiores de las iglesias y ábsides, sin embargo, los retoques se hacían con la técnica del temple en la que se utilizaba como aglutinante el huevo. Esta técnica también se utilizaba para decorar los frontales del altar.

Características generales

La singularidad de la pintura románica hay quien dice que deriva del mosaico bizantino y de la miniatura mozárabe, siendo su principal aportación la estilización, el hieratismo y el siluetado de figuras. Entre sus características formales podemos concretar las siguientes:

  • La figura humana se va a reducir a esquemas, para plasmar así una idea concreta.
  • Trazo dibujístico grueso, silueteando las figuras en negro o rojo.
  • Utilización de colores planos, sin mezcla.
  • Representación de figuras hieráticas, es decir, sin movimiento.
  • Carencia de profundidad, es decir, sin perspectiva.
  • Composiciones yuxtapuestas, eso significa que van aparecer muchas figuras juntas y agolpadas.
  • La pintura va a ser antinatural y llena de misticismo.
  • Anatomía desproporcionada

Pintura románica en Europa

Pero en Francia y en Italia también se puede disfrutar de la pintura románica más destacada de Europa.

Francia

Destaca la gran bóveda de cañón de la cripta San Savin sur Gartempe, que data de 1200 y toda ella está decorada con clores claros y escasos: ocre, gris, verde, blanco, negro… en el techo destaca el Apocalipsis, pero en la bóveda el pintor ha representado muchas escenas de la Biblia. En la cripta se narra el martirio de San Savin y San Cipriano.

Pintura románica en Italia

Hay una gran influencia bizantina, donde las pinturas parecen mosaicos hechos al fresco. Los mejores frescos de Italia Central en este momento son los de la iglesia de San´t Angelo in Formis, que narra escenas evangélicas y del Antiguo Testamento.

Fuente