Saltar a: navegación, buscar

Manuel "Piti" Fajardo

(Redirigido desde «Piti Fajardo»)
Manuel Fajardo redirige aquí, para ver otros usos, consulte Manuel Fajardo (desambiguación)
Piti Fajardo
Información sobre la plantilla
Comandante manuel piti fajardo.jpg
Médico y combatiente del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra. Muere al enfrentar el ataque de un grupo contrarrevolucionario armado.
NombreManuel Fajardo Rivero
Nacimiento8 de noviembre de 1930[1]
ciudad de Manzanillo,
provincia de Oriente
(actualmente en la
provincia de Granma),
República de Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento29 de noviembre de 1960 (30 años) 
zona rural
actual poblado Piti Fajardo,
4,1 km al oeste de la
ciudad de Trinidad,
antigua provincia de Las Villas,
República de Cuba Bandera de Cuba
Otros nombresPiti Fajardo
OcupaciónMédico y combatiente revolucionario cubano

Manuel Piti Fajardo Rivero (Manzanillo, 8 de noviembre de 1930 - Escambray, 29 de noviembre de 1960). Médico y combatiente revolucionario del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra.[1]

Al Triunfo de la Revolución cubana (enero de 1959) desempeñó diferentes funciones. En abril de 1960 fue nombrado jefe de Operaciones del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, donde participó en la lucha contra las bandas de alzados organizadas y financiadas por el Gobierno de los Estados Unidos para intentar el derrocamiento del Gobierno revolucionario.

Síntesis biográfica

Nació en Manzanillo, el 8 de noviembre de 1930. Cursó estudios primarios en la Escuela José Maria Heredia de su pueblo natal y luego el bachillerato.

Siempre quiso ser médico y admiraba a su madre, Francisca Panchita Rivero, la primera mujer que fue directora de un hospital en Cuba. De ella tomaba los consejos, pero hubo uno que desobedeció, de lo cual Panchita luego se sintió orgullosa:

Como conocía bien su espíritu, temía que se fuera a meter en litigios políticos. Entonces hicimos un pacto: se comprometió a no meterse en problemas hasta que se graduara. Aceptó y me dijo: «Bueno, hacemos el pacto, pero cuando me gradúe, ¿tú me das la libertad?». Le respondí que sí, pero no cumplió porque se enroló en varias manifestaciones estudiantiles.
Francisca Panchita Rivero, madre de Piti Fajardo[2]

Su vocación por la Medicina lo llevó a cursar estudios en la Universidad de La Habana. Al graduarse obtuvo una plaza de cirujano residente en el Hospital de Emergencias de La Habana (hoy Freire Andrade). Luego volvió a su natal Manzanillo, para trabajar en el Hospital Civil de esta ciudad y con el comandante y doctor René Vallejo en la clínica La Caridad, donde curaban a los heridos del Ejército Rebelde y la clandestinidad.

Practicaba deportes y le gustaba nadar, jugar voleibol y pelota.

En 1948 viaja a los Estados Unidos y queda impresionado con la discriminación racial en ese país.

Trayectoria revolucionaria

Piti ―así llamado por sus compañeros y familiares― tuvo la responsabilidad profesional y patriótica de asistir a los heridos del Ejército Rebelde enviados desde la Sierra.

La amistad surgida entre el doctor Vallejo y el joven médico se consolidó día a día durante la etapa de la lucha insurreccional. Al conocerse la vinculación de ambos galenos con las fuerzas revolucionarias, las fuerzas represivas de la dictadura de Fulgencio Batista asaltaron la clínica y el entonces célebre Salas Cañizares, famoso por sus fechorías, detienen a Vallejo quien, al ser liberado, se incorpora a la Sierra Maestra. Fajardo le siguió poco después, el 24 de marzo de 1958.

En la Sierra, Piti alternó sus funciones de médico con las de soldado, cuando participó en los combates de Santo Domingo, Providencia, Cuatro Caminos, Las Mercedes, El Jigüe, Cerro Pelado, Veguitas, El Meriño y El Salto, en los que se destacó hasta obtener el grado de capitán.

Dio pico y pala en la construcción del Hospital de Pozo Azul y otros, que se construyeron en la Sierra durante la rebelión, donde salvó la vida de muchos soldados del Ejército Rebelde.

Bajo las órdenes de Fidel, actúa como médico y asume el cargo del arsenal de guerra y la contabilidad de los equipos. Era más bien alto y delgado, pero la práctica de los deportes desde pequeño le proporciona una gran resistencia física.

Durante la ofensiva batistiana actúa con las guerrillas como médico de primera línea, atiende a los heridos dentro del combate; es médico y combatiente.

Cuando Fidel Castro ordena al comandante Eduardo Lalo Sardiñas que, al frente de la columna n.º 12, Simón Bolívar, impida que las fuerzas de la tiranía cerquen, en el límite de Camagüey y provincia de Oriente, a las columnas invasoras de Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, que avanzan hacia Las Villas, Piti Fajardo planeó con Sardiñas las operaciones y cumplimentó las órdenes de Fidel Castro.

Luego las tropas de Sardiñas se dividen en dos grupos con fines operacionales y a Fajardo se le sitúa al frente de uno, para operar en la Zona de Tunas, Holguín, Puerto Padre y Jobabo, entre otras. La Columna 12, forma el Cuarto Frente y aquí Piti Fajardo organiza las comunicaciones, el hospital y combina con Lalo Sardiñas las operaciones militares.

Después del triunfo revolucionario

Al triunfar la lucha armada, Manuel Fajardo es ascendido a Comandante, destinado como Director del Hospital Civil de Manzanillo y, más tarde, director del Hospital Militar de Santiago de Cuba. Asiste a un congreso en Porto Alegre Brasil. Poco tiempo después es nombrado Jefe de Operaciones de la Sierra Maestra en la Lucha Contra Bandidos y dirige las operaciones de captura de la banda del traidor Beatón.

Al frente de las obras de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, inaugura la Primera Unidad con 500 camilitos, el 26 de julio de 1960. Por un tiempo fue médico de cabecera de Fidel Castro, cuando el jefe de la Revolución sufrió una afección respiratoria en 1960.

Su muerte

En noviembre de 1960 ―en el marco de la lucha contra bandidos― fue nombrado jefe de Operaciones en la zona del macizo montañoso del Escambray, al centro de Cuba, con la encomienda de limpiar el área de elementos contrarrevolucionarios. En la medianoche del 29 de noviembre de 1960, en la carretera de Trinidad a Cienfuegos, apenas a 4,9 km al oeste de la Plaza Mayor de Trinidad, y 450 metros al oeste del cruce de la carretera de Topes de Collantes, en la entonces provincia de Las Villas, participó con sus hombres en un cerco tendido contra un grupo de contrarrevolucionarios. Fue herido de muerte en el enfrentamiento, y falleció en el lugar. Tenía al caer 30 años.

Homenajes

Siguiendo el pensamiento de Fidel Castro de que «donde cae un héroe nace un pueblo», en el lugar se levantó una comunidad que lleva por nombre Piti Fajardo.[2]

Piti Fajardo era un combatiente con el bisturí en una mano y el fusil en la otra.
Fajardo cumplió su deber, lo cumplió en la guerra como médico y soldado, lo cumplió en la paz y en el corazón de los primeros 500 niños de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. El nombre de Manuel Piti Fajardo Rivero será siempre recordado como lo que fue: médico, maestro y soldado, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticas. [...]
Descansa en paz, te ganaste el derecho al cariño eterno de tu pueblo, de la generación presente y de las generaciones venideras. Nos consuela poder decirte que la Patria seguirá adelante, cueste lo que cueste. Que los enemigos contrarrevolucionarios, los vendepatrias, seguirán encontrando delante hombres como tú, soldados como tú, combatientes como tú, de la primera línea, capaces de morir como has muerto tú, por ir tú mismo al frente de tus hombres a cumplir con el deber. [...]
Te ganaste el cariño eterno de tu pueblo, de la generación presente y de las generaciones venideras.[2]
Fidel Castro, discurso ante la tumba de Piti Fajardo

Fuentes