Saltar a: navegación, buscar

Playa Santa Lucía (Camagüey)

(Redirigido desde «Playa Santa Lucía (Nuevitas)»)
Este artículo trata sobre Santa Lucía. Para otros usos de este término, véase Santa Lucía (desambiguación).


Santa Lucía
Información sobre la plantilla
Entidad subnacional de Cuba
 • ProvinciaCamagüey
 • MunicipioNuevitas
Playa santaLucia1.jpg
Santa Lucía
Playa Santa Lucía
Información sobre la plantilla
(Playas del cayo Santa Lucía)
Océano o mar de la IHO (n.º id.: Caribe)
Localización geográfica / administrativa
OcéanoCaribe
ArchipiélagoCubano
Islas (límite)Cuba
Ecorregión----
País (es)Bandera de Cuba Cuba
Cuerpo de agua
Ríos drenados-----
Longitud23 km
Accidentes del cuerpo de agua
-----

La playa Santa Lucía está ubicada en el cayo del mismo nombre, situado en el extremo más oriental de la costa norte de la provincia de Camagüey. Tiene la particularidad de estar insertada dentro de un polo turístico, lo cual le proporciona especiales características. Presenta mayor exuberancia, zona de esparcimiento y recreación para el turismo nacional y extranjero por la gran variedad de bellezas naturales ya sea terrestres o marítimas.

En sus cercanías se encuentra la localidad de Santa Lucía (Nuevitas), a 110 km (una hora y media de viaje por carretera) de la ciudad de Camagüey.

Este lugar está categorizado como rural-urbanizado de base, y tiene un índice de habitabilidad de 3.0 habitantes/vivienda.

Ubicación

Ubicada al sur del Canal Viejo de Bahamas, en medio de un entorno semidesolado, natural, virgen, paradisíaco. Tiene 20 km. de playa arenosa de origen coralino. El ancho promedio de la franja de arena de sol es de 15 metros.

Extensión

Mapa de la playa Santa Lucía (Camagüey) en OpenStreet.

Posee una longitud total de costa de 26,2 km, con un área aproximada de 35 km2, destacándose en el conjunto 19 km de playas, de las cuales, 15 km son playas arenosas y 4 km son de arena y roca. Los restantes 7,2 km están representados por tramos costeros rocosos acantilados o por sectores biogénicos (manglares).

Historia

En julio de 1818, el presbítero Agustín de Cisneros Hidalgo donó una legua cuadrada de sus terrenos en la zona de El Bagá para que se hiciera allí la villa de esa zona. Además, le solicitó al rey Fernando VII que a la aldea que se fundaría le pusiera el nombre de San Fernando en honor al santo onomástico del propio rey. El rey Fernando VII]] respondió bien a la adulación: no solo autorizó su propio nombre, sino que nombró al cura Cisneros, «marqués de Santa Lucía». El poblado finalmente no se levantó en los terrenos donados por el cura. De todas maneras adoptó el nombre de San Fernando.

El cura Cisneros y sus familiares poseían muchas tierras en esta zona, pero no eran suyas las de la costa que van desde La Boca a Nuevas Grandes. A pesar de eso no son los pocos los que creen que lo que conocemos como playa de Santa Lucía, lleva ese nombre porque eran tierras que pertenecían al «marqués de Santa Lucía».

Toda la parte oriental, el contorno de la bahía de Nuevitas el nombre de Santa Lucía porque constituye el límite natural de la hacienda Santa Lucía, de Cisneros. Pero esta no llegaba por el norte hasta la costa, sino solamente por el interior de la bahía.

La costa norte desde La Boca hasta la bahía de Nuevas Grandes estaba ocupada por algunas haciendas, una de las más conocidas era Júcaro y la hacienda Laguna de Guano. En definitiva todos esos terrenos pasaron a formar parte del latifundio que en los mapas aparece como El Júcaro, y que también es conocido como El Júcaro de Primelles.

Ya en los años 1950, las 1682 caballerías de la hacienda eran propiedad de una sociedad anónima, la Compañía Territorial Porro Primelles S. A., y en la costa se instaló la salina El Real, así como el arrendamiento de pequeñas parcelas.

Es entonces como un grupo de hombres de negocios, conocedores de las magníficas condiciones naturales que tiene la zona costera de la hacienda El Júcaro, comenzaron a desarrollar la idea de construir allí una playa residencial urbanizada. Se lo propusieron a la empresa Porro Primelles, y estos aceptaron si se les pagaban 200 000 pesos (unos 1,84 millones de dólares estadounidenses de 2017).[1]

Los capitalistas, que no contaban con semejante suma, pagaron una primera cuota de 35 000 pesos y se comprometieron a saldar la cuenta en un límite de cinco años. Sabían que la venta de solares en la playa, superará con creces aquel precio.

Así fue como surge el nombre de Santa Lucía en aquel año 1954, año en que comienza la campaña propagandística para el desarrollo de la playa. Allí se quiso hacer el mayor centro de atracción turística del interior del país. Primero se construyeron dos moteles, Santa Lucía y La Concha, así como el club Amigos del Mar y una gasolinera. También se dispusieron espacios para playas públicas, moteles, zona residencial, zona comercial y sección para clubes y residencias privadas.

Características

Sus aguas son muy tranquilas, ideales para el deporte náutico, la pesca superficial, la fotocaza submarina y los baños de mar. Las áreas de baño son muy tranquilas, transparentes y de fondos arenosos. La profundidad mayor es de 1,8 metros. Para nadar, la placidez de sus aguas y la ausencia de especies agresivas, completan lo que se puede esperar. El clima es cálido y sus aguas son tibias. La temperatura media anual oscila entre 28,7 °C en agosto y 23,0 °C en febrero.

Presenta una estructura física estrecha y alargada en la que además de la existencia de las viviendas particulares y servicios básicos para el asentamiento, funcionan otros con características diversas. Las bondades naturales del territorio, tanto por sus valores estéticos como por la existencia de importantes recursos naturales lo convierten en objetivo de especial interés para el desarrollo del turismo internacional, el cual se comercializa desde 1980, aunque la relativa fragilidad de su ecosistema y los compromisos existentes en el mismo, relacionados con los usos actuales imponen todo un conjunto de importantes y diversas condiciones y estrategias para el ordenamiento de sus áreas.

Desarrollo socioeconómico

Se caracteriza por tener una red de servicios extrahoteleras para el turismo internacional como son: clínica internacional, restaurantes, alquiler de vehículos (rent-a-car), hoteles, etc. Como asentamiento está dotado de los servicios mínimos indispensables: tiendas de productos industriales, pizzería, bodega, poliservicio, sala de video, farmacia, policlínico, escuela primaria, etc.

Existen además una base de campismo con 228 capacidades y un conjunto de aproximadamente 461 capacidades pertenecientes a la Empresa Nacional de Turismo y Recreación, así como las villas del MININT y MINFAR con 226 camas, que brindan servicio al turismo nacional. Todas estas instalaciones representan 995 capacidades.

La fuerza de trabajo que labora en él lo conforman 1786 trabajadores, los cuales proceden de diferentes asentamientos de la provincia como: Camalote, Minas, etc., además de otras provincias, representando Nuevitas como cabecera municipal el 21.5 % de esa fuerza total. Esto genera un movimiento pendular, sobre todo los fines de semanas, en que muchos trabajadores se dirigen a sus lugares de origen.

Con el desarrollo del turismo en el polo, el éxodo de personas en busca de mejores condiciones de vida y de empleo ha crecido. Según datos del año 1981, residían allí solo 381 personas, actualmente viven 1 1936, por lo que se evidencia que este asentamiento es un receptor de población, dado en lo fundamental por al infraestructura creada desde el punto de vista turístico. Los servicios de telecomunicaciones presentan una situación favorable, ya que existen en la actualidad 64 estaciones públicas que opera tanto en moneda nacional como en divisa, además de los servicios particulares instalados.
Santa-Lucia
Cuenta con una infraestructura técnica (acueducto, alcantarillado, eléctrica) distribuido por todo el territorio, la cual satisface las necesidades de todos sus pobladores. Por otro lado existe una buena conectividad entre él y el resto de los asentamientos, incluyendo la ciudad de Nuevitas, incluso con la cabecera provincial a través de un sistema vial mayormente en buen estado jerarquizado por el vial Sur y el principal. Este asentamiento no tiene posibilidades de crecimiento físico por encontrarse ubicado precisamente dentro de un polo turístico, el cual tiene grandes perspectivas de desarrollo por la infraestructura existente y las propuestas.

Desarrollo turístico

Posee una extensa barrera coralina, la segunda mayor del planeta luego de la australiana, y la mayor del hemisferio occidental; que la convierte en una gigantesca piscina. Forma parte de la barrera arrecifal del norte del archipiélago cubano, que se extiende desde Punta de Hicacos (Varadero) hasta más allá del límite oriental de la provincia de Camagüey. Frente a la playa y a distancias que oscilan entre los 200 y 1500 metros, puede verse un espectáculo original: una larga franja de corales rompiendo las olas como si fuera acaso otra orilla. Entre la barrera y la línea de costa, el mar alcanza profundidades de hasta 3 metros. Los corales permiten conservar una gran variedad de peces y una flora marina envidiable para el buceo submarino y la pesca superficial.

Otra de las virtudes de Santa Lucía, es haber conservado la mayor población de flamencos rosados del Caribe en su entorno y cayos próximos. El rosado de los flamencos, los variados azules del cielo y el mar, el verde incandescente de la abundante vegetación circundante, y la piel de diversas tonalidades de los miles de visitantes que aquí llegan cada año, componen una policromía especial bajo el influjo del sol de Santa Lucía. Una de las zonas más codiciadas es La Boca, aledaña al canal de acceso a la bahía de Nuevitas, una de las mayores de Cuba. Lugar semiaislado, próximo a un pintoresco poblado de pescadores. Si no bastara, cerca de Santa Lucía, a unos minutos de viaje por aire o por mar, se pueden hallar varios cayos inmensos, pequeñas islas llenas de animales salvajes y varias especies en extinción; excelentes playas llenas de cocoteros y protegidas por la barrera de corales.

Hoteles

Playa de uno de los hoteles del lugar.
  • Hotel Camagüey:*** Este hotel céntrico está ubicado en la ciudad de Camagüey, famosa por sus enormes tinajones de agua y la sobriedad de su arquitectura colonial. Sus habitaciones tienen aire acondicionado y baño privado. En 6 cabañas hay televisión. Cuenta con restaurante internacional, parrillada, 4 bares, cabaré, cafetería, servicio de habitaciones, centro nocturno, piscina, servicios médicos, tienda, cambio de moneda, caja de seguridad, estacionamiento, servicio de alquiler de autos y taxis, y buró de turismo.
  • Club Santa Lucía:*** Se encuentra en Playa Santa Lucía a pocos metros del mar. Cerca hay varios hoteles y restaurantes del polo turístico. Sus habitaciones tienen aire acondicionado, terraza con vista al mar o a los jardines del hotel, televisión por satélite, minibar, caja de seguridad, y baño privado con ducha. Cuenta con mesa buffet de cocina internacional, restaurante a la carta especializado en comida criolla y pastas, restaurante a la carta especializado en mariscos, cafetería-snack bar, 3 bares, piscina con área para niños, espectáculos animados, actividades para niños, discoteca, áreas para practicar minigolf y voleibol, deportes náuticos (windsurf, snorkeling, kayak y bicicletas acuáticas), sala de juegos con billar y tenis de mesa, servicio de alquiler de bicicletas, servicio de alquiler de autos, servicios médicos, servicio de fax, cajas de seguridad en la recepción, cambio de moneda, lavandería, servicio telefónico internacional, tienda, servicio de correo, sala de reuniones para clientes y buró de turismo. Opera mediante las modalidades EP, CP, MAP, AP y "todo incluido".
  • Club Mayanabo:**** Se encuentra a pocos metros de la playa. Posee habitaciones cómodas con aire acondicionado, terraza con vistas al mar o a los jardines del hotel, teléfono, televisión por satélite, radio reloj, caja de seguridad, y baño privado con bañera, y ducha o poceta. Además, cuenta con facilidades para el alojamiento de las personas discapacitadas. Dispone de la mesa buffet "Azul Cielo", con servicio de comida internacional; el restaurante a la carta "Hola Ola", especializado en cocina internacional; 2 bares; piscina de agua dulce con área para niños; espectáculos animados; actividades para niños; discoteca "Hola Ola"; canchas de tenis, voleibol y baloncesto; sala de juegos con billar, tenis de mesa, ajedrez y dardos; clases de baile e idioma español; gimnasio; servicio de alquiler de bicicletas; servicio de alquiler de autos y taxis; servicios médicos; cambio de moneda; lavandería; servicio telefónico internacional; tiendas; servicio de correo; sala de reuniones capacidad para 40 personas; buró de turismo; club de salud con tratamientos basados en fangoterapia, masajes, digitopuntura y acupuntura; servicio de cuidado de niños a solicitud y deportes náuticos. Opera mediante la modalidad "todo incluido".

Fuentes

  • Artículo [Sobrecaribe].Disponible en "www.sobrecaribe.com". Consultado el 2 de septiembre del 2011
  • Artículo Turisbot.Disponible en "www.turisbot.com". Consultado el 2 de septiembre del 2011

Actualidad

Santa Lucía, principal destino turístico de la provincia de Camagüey. Poseedor de una bien conservada naturaleza que sirve de hábitat a importantes colonias de flamencos rosados. Las formaciones coralinas, situadas a solo 2 km de la costa, atesoran una sorprendente biodiversidad que invita a contemplar las bellezas sumergidas.

Aquí existen 35 puntos de inmersión que posibilitan a los buzos encontrarse con restos de barcos hundidos entre el siglo XIX y XX, y disfrutar de un curioso espectáculo en las cercanías de la bahía de Nuevitas, en el que experimentados guías alimentan con sus manos a amigables tiburones.

Entorno

Su entorno es semidesolado, natural, virgen y paradisíaco. Tiene 21 km de playa arenosa de origen coralino. El ancho promedio de la franja de arena de sol es de 15 metros. Sus aguas son muy tranquilas, ideales para el deporte náutico, la pesca superficial, la fotocaza submarina y los baños de mar.

Las áreas de baño son transparentes y de fondos arenosos. La profundidad mayor es de 1,8 metros. Para nadar, la placidez de sus aguas y la ausencia de especies agresivas, completan lo que se puede esperar. El clima es cálido y sus aguas son tibias. La temperatura media anual oscila entre 28,7 °C en agosto y 23,0 °C en febrero.

Posee una extensa barrera coralina, la segunda mayor del planeta luego de la australiana, y la mayor del Hemisferio Occidental; que la convierte en una gigantesca piscina. Forma parte de la barrera arrecifal del norte del archipiélago cubano, que se extiende desde Punta de Hicacos (Varadero) hasta más allá del límite oriental de la provincia de Camagüey.

Frente a la playa y a distancias que oscilan entre los 200 y 1500 metros, puede verse un espectáculo original: una larga franja de corales rompiendo las olas como si fuera acaso otra orilla. Entre la barrera y la línea de costa, el mar alcanza profundidades de hasta 3 metros. Los corales permiten conservar una gran variedad de peces y una flora marina envidiable para el buceo submarino y la pesca superficial.

Otras virtudes

Otra de las virtudes de Santa Lucía es haber conservado la mayor población de flamencos rosados del Caribe en su entorno y cayos próximos. El rosado de los flamencos, los variados azules del cielo y el mar, el verde incandescente de la abundante vegetación circundante, y la piel de diversas tonalidades de los miles de visitantes que aquí llegan cada año, componen una policromía especial bajo el influjo del sol de Santa Lucía.

Una de las zonas más codiciadas es La Boca, aledaña al canal de acceso a la bahía de Nuevitas, una de las mayores de Cuba. Lugar semiaislado, próximo a un pintoresco poblado de pescadores.

Si no bastara, cerca de Santa Lucía, a unos minutos de viaje por aire o por mar, se pueden hallar varios cayos inmensos, pequeñas islas llenas de animales salvajes y varias especies en extinción; excelentes playas llenas de cocoteros y protegidas por la barrera de corales, y un punto fuerte en la belleza de la zona es la cercanía a cayo Sabinal, una reserva biológica, y zona de playas prácticamente vírgenes que ha guardado la naturaleza para el disfrute de nuestros pobladores.

Fuente