Polea

Polea simple
Información sobre la plantilla
Polea.jpg
Polea simple.
Polea simple. Así se llama al dispositivo mecánico de tracción o elevación formado por una rueda o roldana montada en un eje, con una cuerda que rodea la circunferencia de la rueda. Tanto la polea como la rueda y el eje pueden considerarse máquinas simples que constituyen casos especiales de la palanca.

Definición

Para arrastrar algunos objetos pesados, se emplea una rueda que gira libremente sobre un eje, y que está provista de una llanta con una forma apropiada para pasar una cuerda u objeto similar. Este mecanismo es lo que se conoce como una polea, que constituye uno de los casos especiales de la palanca, y pertenece al conjunto denominado como máquinas simples. La ventaja que nos proporciona es facilitar la aplicación de la fuerza. A partir de sus distintos tipos se consiguen diferentes combinaciones, en función de la actividad a la que van a ser destinadas.

Características

Una polea, garrucha, carrucha, trocla, trócola o carrillo, una de las máquinas simples, es una rueda, generalmente maciza y acanalada, que con el curso de una cuerda se usa como elemento de transmisión en máquinas y mecanismos, para cambiar la dirección del movimiento o su velocidad y formando conjuntos (aparejo o polipasto); para además reducir la magnitud de la fuerza necesaria para mover un peso. Según definición de Hatón de la Goupillière «la polea es el punto de apoyo de una cuerda, que moviéndose, se arrolla sobre ella sin dar una vuelta completa», actuando en uno de sus extremos la resistencia y en otro la potencia.

La polea se emplea principalmente para transmitir movimientos o para elevar cargas. La forma que adoptan las acanaladuras de las ruedas cambia en función del tipo de objeto que vaya a pasar por ellas. Por este motivo, pueden ser de sección semicircular, para el paso de los cables o las cuerdas; trapezoidal, en el caso de correas con esta forma; y alveolada, para el paso de cadenas.

Historia

No se sabe quién inventó la polea ni cuándo; la única nota histórica sobre su uso se debe a Plutarco quien en su obra "Vidas paralelas" (100 a.n.e) relata que Arquímedes, en carta al rey Hierón de Siracusa -a quien unía gran amistad-, afirmó que con una fuerza dada podía mover cualquier peso e incluso se jactó de que si existiera otra Tierra yendo a ella podría mover ésta. Hierón, asombrado, solicitó a Arquímedes que realizara una demostración, acordando ambos que fuera un barco de la armada del rey el objeto a mover ya que Hierón creía que éste no podría sacarse de la dársena y llevarse a dique seco, sin el empleo de un gran esfuerzo y numerosos hombres.

Según relata Plutarco tras cargar el barco con muchos pasajeros y con las bodegas repletas, Arquímedes se sentó a cierta distancia, y halando la cuerda arrastró sin gran esfuerzo el barco, sacándolo del agua tan derecho y estable como si aún permaneciera en el mar.

Tipos

Según su desplazamiento, las poleas se clasifican en:

  • Fijas: aquellas que se suspenden de un punto fijo y, por lo tanto, no sufren movimiento de traslación alguno, cuando se emplean.
  • Móviles; que son aquellas en las que un extremo de la cuerda se suspende de un punto fijo y que durante su funcionamiento se desplazan, en general, verticalmente.
  • Compuestas o polipasto: cuando la polea se encuentra reunida con otras -formando un sistema-, recibe la denominación de combinada o compuesta.

Poleas fijas

Este tipo de máquina cuelga de un punto fijo y aunque no disminuye la fuerza ejercida, que es igual a la resistencia, facilita muchos trabajos.

La polea fija simplemente permite una mejor posición para tirar de la cuerda, ya que cambia la dirección y el sentido de las fuerzas. Por ejemplo, en un pozo se consigue subir un cubo lleno de agua de forma más cómoda, tirando hacia abajo en vez de alzándolo.

Polea móvil

En esta modalidad, la polea está unida al objeto y puede moverse verticalmente a lo largo de la cuerda. De este modo, la fuerza se multiplica, ya que la carga es soportada por ambos segmentos de cuerda; cuantas más poleas móviles tenga un conjunto, menos esfuerzo se necesita para levantar un peso. La fuerza motriz que se emplea para alzar una carga, es la mitad que la resistencia, aunque para ello se tenga que tirar de la cuerda el doble de la distancia.

Poleas compuestas o polipasto

A esta clase de máquina también se le llama aparejo y se utiliza para poder levantar grandes pesos mediante un esfuerzo moderado. El polipasto se compone de un sistema de poleas fijas y móviles, con lo que consigue los efectos de las dos. En cada grupo, se instala un número arbitrario de poleas. La carga se une al grupo móvil.

Fuentes

Diario El Mundo

Enciclopedia Libre Universal