Saltar a: navegación, buscar

Profeta Jeremías

Jeremías
Información sobre la plantilla
Jeremías.jpg
NacimientoJudea 650 a. C.
FallecimientoBandera de Egipto Egipto 585 a. C.
NacionalidadJudía
OcupaciónProfeta
PadresHilcías

Jeremías. Es un profeta hebreo de Dios que desafió la política de los reyes de Judea.

Síntesis biográfica

Jeremías (Anatoth, Judea 650 a. C. – Daphnae, Egipto 585 a. C.). Profeta hebreo, hijo del sacerdote Hilcías. Según él mismo escribe, fue llamado por Dios en el decimotercer año de gobierno del rey Josías. Es autor del libro de la Biblia que lleva su nombre: el Libro de Jeremías.

Sus profecías

Con sus profecías desafió la política de los reyes de Judea, Joaquim y Sedequías y anunció el castigo de Yahvéh por la violencia y corrupción social, que rompían la alianza con Dios: Hablan de paz, pero no hay paz, escribió. Según Jeremías 36:23 la primera versión de su libro fue destruida por el rey Joaquim, bajo cuyo gobierno el profeta vivió en continuo peligro de muerte.

La persecución contra Jeremías se acrecentó bajo el mandato de Sedecías, que lo trató con crueldad y lo acusó de ser espía de los babilonios, por anunciar que Judea sería destruida si no se arrepentía de sus pecados y cambiaba para volver a la alianza con Yahvéh. Jeremías llegó a lamentarse por su destino, pero finalmente decidió continuar su misión profética Jeremías 20:7-11.

Jeremías llamó a liberar a los esclavos como muestra de conversión. En principio su llamamiento fue acatado, pero luego los amos volvieron a esclavizar a quienes habían liberado, con lo cual el profeta consideró sellada la suerte de reino de Judea, de Sedecías y de Jerusalén (ver Jeremías 34:8-22). El anuncio de la derrota de Judea fue acompañado sin embargo, por la profecía sobre la futura ruina de Babilonia, la Nueva Alianza Jeremías 31:31 y la restauración.

En el año 587 Nabucodonosor II derrotó a los judíos, llevó cautivos a los notables, esclavizó a miles de personas, ejecutó al rey y destruyó el Templo de Jerusalén. Únicamente los pobres fueron respetados y Jeremías se retiró a Mizpah y luego a Egipto, donde según la tradición murió aserrado.

Enlace relacionado

Fuentes