Saltar a: navegación, buscar

Puerto de La Habana

Puerto de La Habana
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Area del puerto de La Habana.jpg
Importante puerto cubano
Fundación:Siglo XVI
País:Cuba Bandera de Cuba
Sede:La Habana
Dirección:Costa norte de La Habana

Puerto de La Habana. Situado en la capital cubana, desde sus inicios ha constituido una importante vía comercial entre la isla y el resto del mundo. Es parte de la Bahía de La Habana.

Antecedentes históricos

El Puerto de La Habana surgió con el Puerto de Carenas, fondeadero de naves en los primeros tiempos del descubrimiento y donde la villa de San Cristóbal de la Habana fue fundada en 1514. Con el tiempo se convirtió en el punto de concentración de las flotas que se dirigían a España, y más tarde en el mejor astillero de la Armada Española, El Arsenal.

Esto trajo como consecuencia el aumento del comercio y de las riquezas de la clase dominante de la villa, que para su protección se creó un sistema defensivo de fortalezas y murallas que la bordeaban y se rellenaron playas y manglares para construir muelles y atraques que facilitaran el arribo de los buques, todo lo cual desarrolló las construcciones civiles que desbordaron los limites de esas murallas.

Con el tiempo, el puerto habanero perdió importancia comercial con respecto a otros puertos de América como eran New York y New Orleans. El puerto como tal, creció en forma anárquica durante el periodo colonial y ya en el siglo XX se observan grandes contradicciones entre el desarrollo urbano, más creciente y en proceso de consolidación, y el portuario, diversificación y aumento de las cargas y las áreas de almacenes y atraques, llegando al estrangulamiento de este último entre la bahía y la ciudad. Aun así, en los comienzos del siglo XX se sustituyen los precarios muelles por modernos docks (muelles) y almacenes, propiedades fundamentales de empresas norteamericanas, mientras que el antiguo Arsenal es sustituido por la Estación Central de Trenes, cabecera del Nudo ferroviario de La Habana, que servía con sus ramales a los atraques.

Esta confrontación puerto - ciudad se plantea desde los primeros planes directores, como el de Cristóbal de Roda, pero sólo con el plan de J.C. Forestier en 1929 se perfila ya la ampliación portuaria hacia el Sureste de la Bahía, específicamente en la zona de Cayo Cruz en las orillas de la Ensenada de Guasabacoa. Ya en la década del 50, con la construcción del Túnel de la Bahía se limita el calado de los buques que entran al puerto, ubicándose además nuevas instalaciones en sus orillas como la Refinería de petróleo Ñico López.

Los planes de convertir La Habana en un emporio turístico-hotelero, como parte de la cadena Las Vegas-Miami, propiciarían la construcción de más atraques para los ferries llegados de EE.UU. y áreas para el parqueo de cientos de autos de turistas, aunque sin perder la perspectiva de la ampliación portuaria hacia el Este. (Werner-Sert, Plan de 1958).

Con la Revolución se nacionalizan las instalaciones pertenecientes a compañías norteamericanas y en 1962 se comienzan los trabajos de planeamiento del puerto, Con ello comienza la renovación del Puerto de La Habana, con la construcción de la Terminal Marítima Haiphong, el Puerto Pesquero, las terminales de granos y otras instalaciones, realizándose en menos de 10 años más obras que en cerca de los 60 años de la etapa republicana.

En 1965 y 1972 se realizan los planes maestros del Puerto con consultoría inglesa, mientras que es en los años 80 donde se definen y plantean plazos ejecutivos para este Plan Maestro, llegándose a establecer que la consolidación de la actividad portuaria comercial se trasladaría desde la margen Oeste de la Bahía hacia el Sur, o sea hacia la Ensenada de Guasabacoa, proceso que tuvo un fuerte auge constructivo en ese periodo hasta que en los años 90 se produce la crisis económica del Período Especial que afectó sensiblemente estos proyectos.

Entre 1990 y 2000 quedó claramente establecida la vocación de las instalaciones del viejo puerto para ser convertidas en espacios turísticos y recreativos de la ciudad.

Características del Puerto de La Habana

El puerto de La Habana está situado en la costa N. de la provincia de Ciudad de La Habana, en la Bahía de La Habana aproximadamente a 170 M. al ENE. del Cabo de San Antonio. Es una bahía de bolsa, muy cerrada y abrigada, su canal de entrada es corto y recto, tiene un largo de 1530 m., un ancho máximo de 330 m y un ancho mínimo de 220 m. Su profundidad es de 12.8 m.

La punta de entrada W del canal se denomina Sotavento, y sobre la misma está situado El Astillero de la Punta; la punta E de entrada se llama Barlovento sobre la cual están construidos el Castillo y el Faro del Morro de la Habana. La distancia que separa estas puntas es de 370.4 m. La parte central de la bahía, de forma rectangular, tiene 1800 m (N – S) y 926 m (E – W).

En sus costas se forman tres grandes ensenadas que, con respecto a la parte central de la bahía, se ubican y nombran: al este, la de Marimelena; al sur, la de Guasabacoa y al suroeste la de Atares.

Las corrientes de marea en el interior del puerto son imperceptibles. Fuera de la entrada a la bahía existe una corriente a la altura de Punta Barlovento, que corta el canal de entrada transversalmente, la misma en los meses de mayo a junio alcanza velocidades de hasta 4 nudos. La pleamar más baja promedio es de 0,4 m y la bajamar más baja promedio es de 0,1 m.

Fondeaderos

Fondeadero No. 1. (Fondeadero Principal La Tasajera)

Está situado en la parte central del puerto. La capacidad es de 5 buques con eslora máxima de 230 m y calado máximo de 10,00 m. (32' 10"). El fondo es de fango duro y tenedero bueno. El área está protegida de fuertes vientos, excepto cuando hay vientos persistentes del NW.

Fondeadero No. 2. (Fondeadero de Casablanca)

Situado al norte del canal de acceso a la Refinería. Es utilizado por buques de travesía y cabotaje. Las profundidades son de 7.6 –8.2 m y el calado oficial es de 6,7 m (22' 00"), el fondo es de fango blando. Tiene capacidad de fondeo para 4 buques de eslora máxima 165 m.

Fondeadero No. 3. (Fondeadero de Guasabacoa)

Está situado en la ensenada de Guanabacoa. Tiene capacidad de fondeo para 3 buques de 150 m de eslora máxima. Es utilizado por buques de pesca y ocasionalmente por buques mayores en lastre. Las profundidades son de 4.6 –11.9 m y el calado máximo de 7,03 m. El fondo es de fango blando.

Puntos notables en la Bahía

Es fácil reconocer la bahía y el puerto de la Habana desde mar afuera. Las diferencias topográficas entre el E y W de la bahía son de gran utilidad para su identificación.

Al W está la baja planicie donde se extiende la ciudad y se destacan altos edificios, monumentos y objetos que se ven a gran distancia. En el lado E se alza de forma abrupta una elevación costera en la costa E del canal de entrada para hacerse visible también a gran distancia, además de las correspondientes a la Cabaña, Cojímar y Bacuranao, que bordean por el E la Bahía de la Habana.

De noche, y a unas 25 M de distancia, se hace visible la llama de una torre de quemar gases que hay al S del puerto de la Habana, y las luces rojas que hay en el tope del Obelisco “José Martí”. El resplandor de la ciudad se percibe a más de 40 M de distancia.

Es muy característico del puerto de La Habana, el Castillo del Morro y el faro del mismo, que están situados sobre punta Barlovento y que se descubre de día a más de 15 M. De noche, la linterna del faro tiene un alcance de 18 M, con dos destellos cada 15 segundos. El Morro de la Habana es un castillo colonial construido sobre una alta costa rocosa y acantilada, el cual se halla protegido de los fuertes embates de las marejadas.

Servicios que presta

Importación y exportación de carga general, gráneles sucios, chatarra, materiales de la construcción, gráneles limpios, ensacados, maderas, saquería de alimentos, hidrocarburos autos, carga líquidas, tabaco, contenedores, fondeo, remolque, recogida de desechos. Reparación a buques, control aduanal, transitarios, practicaje, salvamento y rescate.

Fuentes