Saltar a: navegación, buscar

Ramón Paz Borroto

Ramón Paz
Información sobre la plantilla
Ramón Paz borroto.jpg
NombreRamón Paz Borroto
Nacimiento31 de diciembre de 1924
Ciego de Ávila, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento28 de julio de 1958
Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAcción de combate
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónMecánico
PadresIsidro Paz González
Sara Borroto Fernández

Ramón Paz Borroto. Natural de Ciego de Ávila, procedente de una familia humilde, se formó como un auténtico patriota. Su labor revolucionaria fue realizada en las provincias de Camagüey, La Habana y Santiago de Cuba. Es considerado personaje histórico del municipio Morón.

Datos biográficos

Nació el 31 de diciembre de 1924 en horas de la noche, en la calle B # 211, al oeste del municipio Ciego de Ávila. Hijo de Isidro Paz González, natural de Rodas en la provincia Cienfuegos y de Sara Borroto Fernández, natural de Morón provincia de Ciego de Ávila. Su padre trabajaba como empleado y su madre como ama de casa.

A los 3 años se traslada a vivir, junto a su mamá, para la casa de una tía en el Central América, propiedad de Fico Hernández. En dicho Central trabajaba el esposo de su tía, llamado Trino Hernández, trabajaba como mayoral. De procedencia humilde, la situación socioeconómica no le permitió alcanzar un alto nivel escolar y tuvo que abandonar los estudios en cuarto grado.

Actividad revolucionaria

El contacto diario con la difícil situación socioeconómica formó su conciencia y se convirtió en un acérrimo enemigo de los males que azotaban la sociedad. Pronto se convirtió en un revolucionario y junto a otros compañeros de trabajo se dedicó a la agitación sindical.

Se trasladó a Camagüey, trabajó en un aeropuerto, de ahí marchó a La Habana haciendo contacto con revolucionarios que preparaban la expedición de Cayo Confites. Intentó formar parte de este grupo que planeaba la liberación de Santo Domingo, no lo logró y tuvo que regresar a Camagüey.

Comenzó a trabajar en el Central Santa Martha (Central Cándido González), aunque sin perder el contacto con los luchadores del Central América. Después pasó a las minas de “Charco Redondo”, en la región de Oriente, allí también tuvo dificultades con los dueños del lugar, por su posición intransigente.

Perteneció al sindicato de mineros, junto a compañeros protestó contra los peligros a que se exponían los trabajadores subterráneos, la falta de preocupaciones que había y los bajos salarios que apenas alcanzaban para subsistir.

Incorporación al Movimiento 26 de julio

Se vinculó al Movimiento 26 de julio, a las órdenes directas de Frank País García. Dentro del movimiento se dedicó a la captación de elementos de confianza, armas, fondos y efectuaba actos de sabotaje en una máquina que compró para trasladar las armas. Aunque usaba un antifaz para realizar sus acciones, fue reconocido por su extraordinaria estatura de 6 pies, 3 pulgadas y cayó en manos de Chaviano, oficial del régimen batistiano, quien lo torturó 14 días sin lograr su objetivo.

Fue encarcelado en una celda tipo cajón; uno de sus familiares logró que lo liberaran. Después de esto la persecución de los esbirros de la tiranía hizo temer por su vida, de forma que Frank País le ordenó encaminarse a la Sierra Maestra, el 15 de agosto de 1957 con una pistola que le regaló. Poco después en el lugar donde radicaba la Comandancia del Ejército Rebelde, el Comandante en Jefe Fidel Castro le encargó el mando de una escuadra.

Labor como guerrillero

La primera acción como guerrillero fue en Veguita, junto al Capitán Lolo Sardinas, luego participó en otras acciones realizadas en Oro de Guisa, El Pozón, Naranjal, El Jigüe, Casa de Piedras, Altos de Pinos Quemados, Ocujal de Turquino, Altos de la Caridad, Palma Mocha, El Naranjo, Purialón y la Plata.

En un mensaje del Che enviado al Teniente Hugo del Río decía,

“Hugo, pasaré tu informe al CE para que él decida, pero recordarte que Paz es nuestro mejor Capitán, un poco duro a veces, pero justo y muy valiente”.

El Capitán Sotomayor dijo sobre sobre Ramón Paz,

"Lo observé por primera vez en Vegas de Jibacoa pocos días después del Combate del Pilón, cuando por orden de Fidel Castro, Paz avanza hasta Ceja del Ocujal para evitar el arribo a la zona de tropas que desembarcarían en una fragata por Ocujal. Los guardias estaban parados en firme y Paz me dijo de pronto: ¡Aquí nos mataron, pero los guardias no pasarán y no pasarán!".

Ramón Paz participó en la acción “El Jigue”, que duró 12 días. El 25 de julio de 1958 fue ascendido a comandante y dos días más tarde partió hacia providencia en una importante misión, no dejar pasar refuerzos hacia la zona donde se encontraba cerca de Sánchez Mosquera, llegando a este lugar al amanecer del día 28 de julio.

En su libro “Camilo señor de la Vanguardia”, William Gálvez expresó:

Alrededor de las 6:00 AM del jueves 21 de agosto, el comandante Camilo, al frente de la mayor parte de la columna, comenzó la marcha por el lecho del río, cuyo cauce ya había descendido. Al cabo de dos horas de recorrido, llegamos a la providencia. Allí varios compañeros esperaban al jefe de la columna Invasora. Este acampó en un bohío con portales, de techo de guano y zinc.

Su último sueño de libertad

El 28 de julio de 1958, en el mismo lugar donde Camilo acamparía casi un mes después, el comandante Paz Borroto y otros compañeros durmieron su último sueño de libertad, a unos quinientos metros a la derecha, en una altura visible desde el bohío cayeron acribillados a balazos.

En la acción ocurrida ese día Ramón se percató que los guardias ocupaban el firme donde se encontraba Eddy Suñal. Ordenó la retirada a sus hombres y se quedó cubriendo la retirada de la vanguardia. Cayeron varios compañeros que se encontraban a su lado y a él lo alcanzó una ráfaga de ametralladora que lo mató.

Al oscurecer, después del largo encuentro en que los soldados batistiano sufrieron numerosas bajas entre muertos y heridos y dentro de los heridos estaba el propio Sánchez Mosquera quién tenía un estado grave; los guerrilleros lograron rescatar el cadáver de su jefe Paz Borroto.

Se le comunicó a Fidel Castro de la muerte de Ramón Paz y cuando llegó a “El Salto”, ordenó recoger todos los documentos y pertenencias; entregó la pistola de Paz al Tte. Luciano Paco Gullén y le dijo: “la guardas hasta que los muchachos sean hombres”, refiriéndose a los hijos de Paz.

Ver también

Fuente

  • Casa del Historiador del Municipio Morón

Enlaces externos