Saltar a: navegación, buscar

Santería

(Redirigido desde «Regla de Ocha»)
Santería
Información sobre la plantilla
Santeria.jpg
Creencia religiosa muy popular en Cuba.
Tipo:Politeísta

Santería o Regla de Ocha. Creencias de las cuales eran portadores los diferentes grupos étnicos de la cultura africana Yoruba.

Rasgos

La Santería o Regla de Ocha se conformó, con rasgos diferenciales, en las provincias occidentales de Cuba, desde fines del siglo XIX; y desde la década del 30 del siglo XX aproximadamente, se extendió por la región oriental.

En este credo se rinde culto a los orishas (deidades) y a los antepasados, cuyas funciones principales son las de proteger a sus devotos (creyentes) y orientar sus vidas.

Los devotos, para tomar decisiones o mantener determinada conducta, se valen de la interpretación de los diversos paradigmas conceptuales recogidos en mitos, leyendas, proverbios y sentencias que acompañan a cada deidad.

La relación espíritu-fetiche-magia, ocupa un lugar destacado en esta expresión religiosa. Los otanes (piedras), son objetos que simbolizan el poder sobrenatural del orisha al que se le rinde culto. Además, la atención a los espíritus, antepasados, la naturaleza, el sol y la luna, son aspectos que no pueden ser descuidados en el desarrollo del culto, en el que se emplean un lenguaje esotérico y la magia para establecer la comunicación entre las entidades (deidades) y los creyentes.

Las ceremonias son variadas y cumplen determinados propósitos: iniciación, propiciatorias (ebbó), adivinatorias (oráculo) y fúnebres (ituto). Mediante éstas se exteriorizan las concepciones, ideas y representaciones religiosas de los adeptos; quienes las realizan con cierta regularidad ya sea en grupos o individualmente, de acuerdo al caso. Con el culto, el creyente refuerza su vínculo con lo sobrenatural, al tratar de lograr la armonía entre las fuerzas del bien y del mal, buscando conquistar la voluntad del objeto de devoción con fines espirituales y materiales.

Jerarquía

El babalawo es el más alto representante de la jerarquía. Rinde culto al orisha Orula (dueño de la adivinación) y es conocido como sacerdote de Ifá. Le siguen en orden descendente otros iniciados que cumplen funciones específicas dentro del Ritual, entre ellos los babalochas (padrinos santeros) e iyalochas (madrinas santeras), encargados de efectuar las ceremonias de consagración y de "apadrinar" a los nuevos adeptos.

Los oriaté son los especialistas en la lectura e interpretación del oráculo del Diloggún (caracol) y se encargan de averiguar los tabúes (itá), a que se verá sometido el creyente el resto de su existencia, a partir de la iniciación. Los obba son otras figuras relevantes y su función es supervisar el ritual consagratorio. En tanto la oyubbona o yimbona acompaña y guía al neófito en todas sus acciones durante los siete días que dura "hacer el santo".

Organización

Los creyentes se encuentran organizados en grupos independientes, que comienzan en la base por la familia religiosa (padrino-ahijados), continúa en la casa religiosa (integrada por varias familias) y llega hasta la rama, un tronco independiente que puede o no tener contacto e intercambio con otros.

Las diferentes ramas reconocidas en La Habana son: Ainayobo, Aldewaro, Aramito, Ashakún, Atun, Awapitico, Oddun Tawade, Tillako, Ochailu, Obbilumi, Imale, Oyatagun, Abbita, Aiworo, Efuche Warikondo, Efuche Atiqueque, Maleque la grande y Maleque la chica.

El grupo, en cada una de sus jerarquías, se nuclea alrededor de una persona como centro o guía religioso. En él se establecen nexos específicos de dependencia y cooperación de forma directa e indirecta.

Cada grupo tiene un origen étnico que se ha ido ramificando en un proceso de iniciaciones sucesivas, originándose a su vez, varias casas en las que sin embargo se conservan en su esencia los principios del culto de los predecesores. No obstante, es bueno aclarar que esta estructura no alcanza gran complejidad organizativa, como sucede con las instituciones cristianas.

Asimismo, la Santería carece de templos como las iglesias católicas o protestantes. Sus prácticas religiosas se realizan en las casas-templos, locales generalmente compartidos con la vivienda de los dirigentes de culto, y en los que se conservan los objetos del ritual y las representaciones religiosas que son objeto de veneración.

Trascendencia

La trascendencia de la Santería en la sociedad cubana, no radica sólo en la cantidad de sus seguidores (cifra que es desconocida), sino por su aporte de símbolos, ideas, mitos, leyendas y procedimientos a la idiosincrasia y la cultura nacional.

En el culto se advierten también características que distinguen la religiosidad del cubano, como el carácter empírico y utilitario del ritual, la utilización de objetos y sustancias, la manipulación de lo sobrenatural, las formas de comunicación dialogada y la vinculación de lo festivo con lo religioso.

Fuentes