Saltar a: navegación, buscar

Protestantismo

(Redirigido desde «Protestantes»)
Protestantismo
Información sobre la plantilla
MARTIN LUTERO.jpg
Concepto:Movimiento cristiano surgido en 1517, a partir de la Reforma protestante de Martín Lutero.

El protestantismo es un movimiento cristiano surgido en el siglo XVI, a partir de la Reforma protestante de Martín Lutero.

El término es utilizado principalmente para referirse a los grupos que se separaron de la Iglesia católica romana con motivo de la reforma. El teólogo y reformador religioso alemán Martín Lutero precipitó la reforma protestante al publicar en 1517 sus 95 tesis denunciando las indulgencias y los excesos de la Iglesia católica.

Ideas luteranas y otras

El nombre «protestantes» se comienza a utilizar para mencionar a los partidarios de las ideas de Lutero. Se les llamó así porque en la Dieta de Espira, convocada por el emperador Carlos V, se estableció que el luteranismo no podía extenderse más allá de Alemania. Los príncipes luteranos de la dieta protestaron contra dicho edicto; y por tal razón les fue aplicada la denominación de protestantes, que se utilizó, después de los luteranos, para denominar a todos cuantos siguieron el movimiento reformista.

Los calvinistas fueron también llamados «protestantes», al igual que los anabaptistas, presbiterianos, bautistas y otros. En la contemporaneidad, los términos «protestantes» y «protestantismo» se utilizan entre los medios profanos y católicos en referencia a quienes se autodenominan «cristianos evangélicos»: adventistas, anabaptistas, bautistas, calvinistas, cristiadelfianos, luteranos, metodistas, pentecostales, presbiterianos, testigos de Jehová.

Origen del término

El término protestante deriva del latín protestari, que significa ‘protestar’. Esta palabra latina se utilizó en la protesta de los 5 príncipes electores y las 14 ciudades imperiales alemanas contra la decisión de la Dieta de Espira en 1529, que reafirmaba el edicto de la Dieta de Worms de 1521, en el que se proscribía creer y enseñar las doctrinas luteranas.

El término protestante no se utilizó en su origen para describir a los reformadores, sino posteriormente para describir a los diferentes grupos disidentes de la ortodoxia católica. Desde entonces se ha utilizado en diferentes sentidos, siendo común para referirse a aquellos devotos no pertenecientes a la Iglesia católica ni a la ortodoxa.

Se trata de una de las principales divisiones de la cristiandad, junto con el catolicismo, las iglesias ortodoxas orientales y las iglesias ortodoxas occidentales. Las doctrinas de las diversas ramas protestantes varían, pero son prácticamente unánimes en la que implica una relación personal directa del individuo con Dios sin ninguna institución de por medio y la Biblia como autoridad última en asuntos de fe.

Historia de la Reforma

Artículo principal: Reforma Protestante

La Prerreforma (1366-1517)

Debido a los errores de los sacerdotes y obispos de la Iglesia católica, que durante mucho tiempo había estado atesorando bienes materiales y se había empeñado en una lucha por el poder terrenal, las capas sociales más bajas, campesinos, artesanos y comerciantes estaban descontentos con las jerarquías eclesiásticas, que se llevaban el diezmo de sus bienes y de los que prácticamente no recibían nada a cambio. La vida de lujo y «pecado» de los cardenales y obispos en Roma era bien conocida por toda la población de Europa e incluso reyes y emperadores sentían rencor hacia el Papado que interfería frecuentemente en sus Gobiernos. Sin embargo, ya desde el siglo XIII, con san Francisco de Asís, se planteaba la cuestión de si la Iglesia debería acumular riquezas o debería repartirlas entre los pobres.

Causas de la Reforma

El Renacimiento, con su mentalidad crítica, trajo consigo el cuestionamiento de las enseñanzas y prácticas de la Iglesia, confrontándose principios humanistas con la teología escolástica medieval. Con la invención de la imprenta como nuevo elemento divulgador, las ideas de los reformadores se expandieron con rapidez. También fue determinante el crecimiento de las ciudades y de su elemento intelectual, la universidad, de la que saldría la Reforma.

El fortalecimiento de las monarquías nacionales europeas creó una palpable fricción entre poderes. La decadencia de los postulados dogmáticos de la reforma eclesiástico-cluniacense, y más concretamente de los papas Gregorio VII, Inocencio III y Bonifacio VIII sobre el poder supremo del papado. La corrupción de la máxima cúpula del sistema jerárquico medieval desde principios del siglo XIV con los cismas de Avignon y de Occidente dieron lugar al surgimiento de exposiciones teológicas como las de Johannes Tauler, de Guillermo de Occam y de Marsilio de Padua de un trasfondo antipapal. Surge la tesis conciliarista. El creciente fervor nacionalista europeo que llevó a mirar con desconfianza y repudio el dominio papal sobre las diferentes naciones del viejo continente. Muchos monarcas vieron en la Reforma un modo de afianzar el estado nacional y su poder monárquico o imperial. En el norte de Europa hubo países como Suiza o Suecia donde la Reforma fue uno de los instrumentos más eficaces de la lucha contra los países católicos que los dominaban.

Influyen también la rápida decadencia del escolasticismo y el resurgimiento de la teología agustiniana con unos caracteres renovadores, volviendo con mayor vigor la lectura y el estudio de la teología de san Agustín en detrimento de la teología tomista.

Programa reformador

Los principales reformadores, de vasta cultura teológica y humanista, se consideraban a si mismos fieles cristianos que aspiraban a regresar a las doctrinas apostólicas y a renovar la iglesia cristiana en la práctica y doctrina.

Juan Calvino estudió en la Sorbona y su padre trabajaba con un obispo; Lutero era monje y profesor universitario de la Biblia; Zuinglio era sacerdote y humanista. De acuerdo al programa de los humanistas, buscaron en las fuentes de la antigüedad cristiana las bases para una renovación. Releyeron la Biblia y a los Padres de la Iglesia (especialmente a san Agustín), interpretando una visión de la fe y una doctrina más bíblica y cristocéntrica, despreciando, por otro lado, toda la tradición cultural y religiosa acumulada por la iglesia desde los primeros siglos.

Doctrinas protestantes

Pese a no existir unas doctrinas protestantes uniformes, las doctrinas de «sola scriptura, sola fide y sola gratia» son creencias comunes. «Sola scriptura» sostiene que la Biblia ―en lugar de las tradiciones o las interpretaciones eclesiásticas― es la fuente final de autoridad para todos los cristianos. La doctrina «Sola fide» mantiene que la salvación proviene solo por la fe en Jesucristo, y no a través de las buenas obras. «Sola gratia» sostiene que la salvacion del creyente no depende de su esfuerzo, sino solo por la misericordia de Dios (que se obtiene a través del esfuerzo del creyente).

Las iglesias protestantes generalmente rechazan las doctrinas católicas y ortodoxas de la sucesión apostólica (teoría que los papas han establecido como ley, que indica que el papa es el representante de Dios en la Tierra) y el ministerio sacramental del clero (que permite que los sacerdotes administren exclusivamente los sacramentos).

Véase también

Fuentes