Saltar a: navegación, buscar

Sagunto

Sagunto
Información sobre la plantilla
Ciudad de España
<span/>
Bandera de Sagunto
Bandera

Escudo de Sagunto
Escudo

Sagunto está ubicado 39°40′35″N 0°16′24″O
Sagunto está ubicado 39°40′35″N 0°16′24″O
EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
 • Fundación219 a. C.
Población 
 • Total65,595 hab.
GentilicioSaguntino/a
Ciudad sagunto.jpeg
Vista de la Ciudad de Sagunto

Sagunto (históricamente conocida como Murviedro) es una ciudad española situada en la provincia de Valencia, siendo la más importante de la comarca del Campo de Morvedre. La ciudad tiene dos núcleos principales: el casco histórico o Sagunto-Ciudad, situado en la falda del castillo y del teatro romano, y el Puerto de Sagunto, a 5 kilómetros del casco histórico. El término municipal cuenta con más de 61.823 ciudadanos (INE 2005) repartidos entre estos 5 kilómetros que separan la playa del antiguo castillo romano, viviendo la mayoría de ellos (cerca de 35.000) en el Puerto.

Historia

De la antigua Arse a Saguntum

Ya se habla de la ciudad de Sagunto en algunos textos de la literatura clásica, relacionándola con acontecimientos sucedidos en la Segunda Guerra Púnica. Esta ciudad ibero-edetana era conocida como Arse, pero con el tiempo daría lugar a la ciudad hispanorromana Saguntum. La historia de Sagunto como ciudad portuaria es muy extensa. Ya en el siglo III a. C., Sagunto (ciudad de origen griego y aliada de Roma) constituía un punto estratégico en el comercio por el Mediterráneo. En aquella época, comerciantes de Sagunto vivían instalados en las proximidades del puerto (fuera de la ciudad amurallada) con el fin de hacer prósperos a los comercios a costa de los marineros que llegaban a Sagunto. Este puerto antiguo es el barrio conocido como "Grau Vell".

La ciudad ibero-edetana fue asediada por el general Aníbal en el año 219 a. C. debido a su situación estratégica. El asedio duró cuatro meses, y los habitantes de Saguntum basaron su estrategia en que Aníbal no podría atravesar las enormes murallas que cercaban la ciudad en poco tiempo. Pese a la negativa de ayuda de las comarcas de alrededor, que veían con temor el creciente poder de Saguntum sobre los pueblos de la región, pudieron resistir los embates del ejército cartaginés para tomar la ciudad. La situación se hizo insostenible tras la negligencia y tardanza de la Antigua República Romana de enviar ayuda a los saguntinos. La ciudad desmoralizada pudo resistir unos meses más ante un ejército mayor en número y en recursos; hay que tener en cuenta que el ejército que asedió la ciudad se había formado con el objetivo final de derrotar a Roma, además de estar comandado por uno de los grandes caudillos de la antigüedad. El asedio se efectuó frontalmente y tras varias semanas, Aníbal derrotó Sagunto. Para él era muy importante hacerse de la plaza tan incólume como se pudiera.

Había tres razones. Arrasar con el dinero y oro que tomaría de la ciudad vencida, para poder financiar su invasión a Roma (Segunda Guerra Púnica); segundo, incorporar a sus filas la mayoría de hombres aptos para su incursión, y, tercero, dejar a Asdrúbal, su hermano, y comandante de Hispania (del Ebro hacia el sur), una plaza fuerte, más cercana a Nova Cartago, la ciudad madre, (Cartagena actual) (ver Polibio). Y así sucedió. Lo que a continuación se narra es una versión muy "romántica" de la toma de Saguntum, pero no es veraz. Tras el asedio, Aníbal se encontró con una ciudad desolada, parcialmente destruida y quemada. Aquello enfureció al cartaginés que había sacrificado tiempo, soldados y recursos en la conquista de la ciudad. Cuenta la leyenda que los ciudadanos de Sagunto, al no recibir la ayuda de los romanos, y con la negativa de rendirse, decidie ron encender una gran hoguera y se arrojaron todos a ella. Así se inició la segunda guerra púnica entre Cartago y la república de Roma. Siete años después la ciudad fue recuperada por los romanos, bajo el nombre de Saguntum. En el 214 a. C., pasó a ser administrada como municipium (municipalidad romana); los romanos construyeron un gran circo en la parte baja de la ciudad y un teatro con capacidad para ocho mil espectadores.

Edad Media

Los árabes tomaron la ciudad en el 713. A partir de esta época es cuando el topónimo Saguntum cambió a Morbyter y otras variantes, y más tarde se denominaría Murviedro en castellano y Murvedre o Morvedre en valenciano, denominaciones derivadas de los muri veteres ("muros viejos", "muros veteranos") de la Edad Media. Tras la invasión de los árabes, inició su decadencia a favor de Balansiya (Valencia). En 1239 se produjo la conquista de la ciudad por Jaime I el Conquistador, rey de la Corona de Aragón.

Edad Moderna y Contemporánea

En el siglo XVIII, Sagunto era conocida como Murviedro y Antonio José Cavanilles nos hace referencia al crecimiento de su población:

En 1749 solamente tenía 938 vecinos y hoy cuenta ya 1515. Débese este aumento al progreso de la agricultura. Los cerros y montes abandonados antes hoy se cultivan con esmero; no se ven allí eriales ni descuido.

Durante la guerra de la independencia española Sagunto fue tomada por los franceses. En 1811 la ciudad fue sitiada durante 34 días, en los cuales unos 2.900 soldados españoles establecidos en el castillo se defendían de los ataques de los hombres del Mariscal Suchet. El 26 de octubre, el coronel Andriani, nombrado gobernador de la plaza, se rendía tras la derrota sufrida el día anterior por el ejército español en la llamada batalla de Sagunto. Los franceses reforzaron las defensas del castillo, desmocharon los campanarios y permanecieron en la villa hasta el 22 de mayo de 1814.

En 1868, el nuevo Gobierno Provisional modificó el nombre de la ciudad, llamada Murviedro desde hacía más de diez siglos, por el antiguo nombre romano de Sagunto, siguiendo los cánones románticos y clasicistas de la época: se restituyó a Murviedro el glorioso nombre de Sagunto.

Fue en Sagunto donde, en diciembre de 1874, se produjo el pronunciamiento militar encabezado por Martínez Campos, que puso fin a la I República y originó el periodo de la Historia de España conocida como Restauración borbónica.

A principios del siglo XX se desarrolló una potente industria siderúrgica alrededor del Puerto de Sagunto, originando el actual núcleo urbano del Puerto. En los años 80, debido a la reconversión industrial y a la crisis económica, se cerró el último alto horno.

La ciudad se declaró seguidamente como zona industrial, lo que favoreció una mayor diversificación de su sector productivo (cementos, química) y una especialización del sector sídero-metalúrgico, atrayendo las inversiones de grandes sociedades, como el grupo Arcelor o la Thyssen Krupp.

Geografía

Municipio capital de la comarca a orillas del río Palancia. El río es poco sinuoso y tiene un fuerte gradiente hasta las cercanías de la misma Sagunto. Después de bordear el casco de la ciudad, se aboca en un cono aluvial, más propiamente que un verdadero delta, por cuanto su pendiente es de 5,7 por mil en los últimos 4 Km., superior al normal de los deltas. La costa es baja y arenosa, cubierta de dunas. Su vegetación climax se puede dar hoy por desaparecida y debió estar dominada por la encina. En la actualidad hay algunos bosques de pinos de Alepo en las montañas más cercanas al mar. Entre las especies mejores, las que más abundan son el romero y el lentisco, en los montes; y el senil, la boga y el trencadalles, en los marjales costeros. El medio climático es mediterráneo.

En el término municipal de Sagunto se encuentran también los siguientes núcleos de población:

  • Almardá.
  • El Baladre.
  • El Puerto.
  • Partida de Gausa.
  • Partida de Montiver.

El extenso término municipal de Sagunto limita al norte con Soneja, Alfondeguilla, Vall de Uxó, Almenara (de la Provincia de Castellón) Algar de Palancia, Cuart de les Valls, Benavites, Benifairó de les Valls, Faura, al este con Canet de Berenguer y el mar Mediterráneo, al sur con Puzol y Puig y al oeste con Petrés, Gilet, Albalat de Taronchers, Estivella, Torres Torres, Alfara de Algimia, y todas ellas en la provincia de Valencia

Demografía

Sagunto contaba con 66.070 habitantes en 2009, siendo la cuarta ciudad de la provincia de Valencia por población. Su peso demográfico se debe a la instalación de importantes industrias siderúrgicas en su costa a principios del siglo XX, formando el núcleo urbano actual del Puerto de Sagunto. En el núcleo histórico de Sagunto es común el uso del valenciano, mientras que en el Puerto de Sagunto, donde habita la mayor parte de la población, el castellano es la lengua predominante.

Economía

Su economía está basada principalmente en la industria siderúrgica y en la exportación de agrios. Dentro del suelo cultivado prevalecen cultivos de secano como algarrobos, olivos y algunas vides y almendras; mientras que los cultivos de regadío se caracterizan por el naranjo y otros frutales.

Hasta el siglo XIX fue una población esencialmente vinícola, exportando vinos y aguardientes a Francia: tras la destrucción de los viñedos por la filoxera en los inicios de este siglo y la conversión del secano en regadío, los viñedos fueron sustituidos por los agrios.

La actividad pesquera comenzó con la construcción del puerto pesquero. La industrialización se produjo en el siglo XX. A principios de este siglo empezó la exportación de mineral de hierro de Ojos Negros (Teruel) aparte de las fábricas de aguardientes, harina y tejedores de lienzos comunes de hilos.

Cultura

Fiestas populares

El carácter abierto y festivo de los pueblos de la Comunidad Valenciana es bien conocido. Sagunto también es buena muestra de ello. Para festejar la llegada de la primavera, se celebran las Fallas del 15 al 19 de marzo. Ruido, color, pólvora y alegría. Los veinticinco monumentos falleros que se erigen en la ciudad, la música y los pasacalles, contribuirán a dejarle un buen recuerdo de su estancia. También tiene gran tradición la Semana Santa saguntina que data del siglo XV. Destacan el Vía Crucis desde la Ermita de la Sangre hasta el Calvario y la procesión del Santo Entierro. Otros actos son los conciertos de música sacra, la subasta de Pasos y Sayones, la procesión del Silencio, el Sermón del Descendimiento y la Misa de Resurrección.

Durante la segunda quincena de julio, se celebran las fiestas patronales en honor a los Santos Abdón y Senén, y a la Virgen del Buen Suceso. La presencia en el pasado de los árabes en toda esta zona ha hecho que actualmente se celebren desfiles y representaciones de Moros y Cristianos durante la festividad de la Virgen del Remedio, en el mes de octubre. En el Puerto de Sagunto tienen lugar las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de Begoña, durante la primera quincena de agosto, con cucañas y cogida de patos en la dársena del puerto.

Artesanía

El producto más característico de la artesanía saguntina es un botijo de corcho llamado popularmente colxo o colxa, según si es vertical u horizontal. Se fabrica con la corteza del alcornoque, a la que se le da forma cilíndrica y se le añaden unos aros de metal ricamente adornados. Utilizado antiguamente por los caminantes y agricultores para conservar el agua fresca, en la actualidad su función habitual es puramente decorativa.

Arquitectura

Monumentos

Deportes

En Sagunto existen instituciones de prácticamente casi todas las categorías deportivas existentes como clubes de atletismo, ajedrez, gimnasia, lucha, natación, tenis de mesa, judo, voleibol, etc, que representan el nombre de la ciudad a nivel regional, nacional, e incluso en algunos casos internacional (caso del Balonmano Sagunto, Club de Lucha Ares y Club de Lucha Camp de Morvedre). Así mismo también hay dos clubes de baloncesto: el Bàsquet Sagunt y el Club Baloncesto Puerto Sagunto.

En lo que respecta al balonmano existen dos clubes de importante nivel y prestigio:

En relación con clubes de fútbol de Sagunto existen once clubes (tres en el núcleo histórico y ocho en El Puerto) registrados en la FFCV (de los cuales uno está inscrito en la modalidad de fútbol sala y dos exclusivamente en la modalidad de futbol femenino). De esto clubes tan sólo dos han llegado a militar en categoría nacional:

Enlaces externos